Santo Domingo 23°C/24°C few clouds

Suscribete

PRESOS FUERA DE SU PATRIA

Criollos enfrentan rigor de cárceles en el exterior

LAS VISITA A RECLUSOS DEPENDE DE LA DISTANCIA ENTRE LOS CONSULADOS Y LAS PRISIONES

Avatar del Listín Diario
Juan Eduardo ThomasSanto Domingo

Tener protección de la justicia o lograr una respuesta al instante ante una situación de carácter jurídica suele ser el deseo de cualquier persona que afronte estos casos o la familia de aquellos que enfrentan algún tipo de proceso judicial en el exterior. Estar sometido a un problema penal fuera del país natal es tormentoso y un dolor de cabeza para sus parientes cuando desconocen lo complicado que resulta lograr asistencia legal y tener el soporte y comunicación directa de los suyos. Muchos afectados no saben siquiera cómo proceder con sus casos, teniendo inconvenientes hasta con el idioma del país en el que se les va a acusar o a juzgar. Pero para estos casos, el Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX) cuenta con un departamento que brinda asistencia judicial a reos dominicanos en el exterior, aunque, según relatan sus directores, el proceso de asistencia conlleva cierto tiempo, todo por causa de la burocracia existente en otras naciones. Según relata Nallibe Sapeg, de la División de Protección Intereses del Dominicano en el Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX), los procesos de gestión de la documentación pueden extenderse por meses tan solo en la tramitación del expediente que permita brindarle asesoría legal a los imputados. “Muchas veces hay familiares que no entienden que nosotros no podemos ser injerentes en asuntos internos de otros países. Hay procesos legales. Por ejemplo, en cada país las investigaciones de un caso pueden durar un mes, dos meses, tres meses, cuatro, cinco o seis meses, dependiendo el país”, expresó la funcionaria. Sapeg asegura que dependiendo de los casos, y de sus complicaciones, la Cancillería dominicana da una respuesta rápida, por lo que siempre piden, cuando personas se acercan con una situación legal de algún pariente en el extranjero, el estatus legal del caso. “Nosotros no somos ni juez ni parte, para decir tú eres inocente o culpable”, dijo Sapeg. “Muchas veces los familiares no entienden esa problemática, que ya no depende de nosotros”, dijo Sapeg como explicación ante el tiempo que suelen durar los procesos. “Cancillería, lo que es el MIREX, hace lo que humanamente puede hacer, pero hay respuestas que dependen de las autoridades de esos países”, comentó la funcionaria. ProcedimientoComo punto de inicio para la asistencia por parte del Departamento Consular es necesario una carta de los familiares, dirigida al canciller de la República de turno, en la que se solicite la gestión del estatus legal de su pariente mediante copias de identidad de la persona afectada. Uno de los mayores inconvenientes que confronta el MIREX, de acuerdo a Sapeg y Julio César Ramírez Segura, embajador encargado del departamento consular, es que una gran cantidad de las personas que son detenidas tienen otra identidad, por lo que se necesita verificar la identificación real de los internos. Esta situación produce que al ser detenidos, estos den una información de identidad ficticia, por lo que cuando sus familiares hacen las gestiones con su identidad real a través del ministerio, no es posible localizarles, lo que conlleva inversión de tiempo que a fin de cuentas no arrojará ningún resultado positivo. “Tenemos un problema y es que muchas veces son detenidos con otros nombres; tenemos innumerables casos”, dijo Sapeg. En el caso contrario, es decir, que los detenidos ofrezcan su verdadera identidad, los funcionarios estatales aseguraron que el proceso es mucho más ágil. En otros casos, los detenidos figuran en el listado de dominicanos con que cuentan los consulados, lo que ayuda mucho en la localización de sus familiares en territorio patrio, en caso de que estos desconozcan la situación. AsistenciaSegún los funcionarios del departamento consular, los consulados dominicanos realizan visitas periódicas a las cárceles extranjeras donde se encuentren dominicanos recluidos, con la intención de conocer sus estados físicos y emocionales. Esta situación, agregan, ha facilitado dar asistencia a muchos nacionales dominicanos con inconvenientes, sobre todo de salud. Las visitas suelen depender de la distancia en que se encuentren los consulados de los centros correccionales y, por lo regular, son mensuales, bimensuales o trimensuales. Sobre estas visitas, los consulados remiten un informe mensual de sus actividades a la Cancillería, donde explican qué gestiones han realizado y cuáles son las quejas e inconvenientes que les afectan. “Muchas veces nos llaman quejándose de la comida que se les brinda, pero lamentablemente he tenido que decirles que el lugar donde están no es un resort”, explicó Sapeg. Las visitas también permiten conocer si dentro de los recintos hay nuevos reclusos dominicanos. Asesoría legalEn algunas comunidades, como Nueva York, España y Panamá, donde residen muchos dominicanos, las embajadas tienen servicios de oficinas de abogados privados que se encargan, según los entrevistados, de brindar asesoría legal a los dominicanos que lo deseen. “Se le paga a una oficina de abogados para que asista a dominicanos residentes en esos países; es decir, dar asesoría gratuita”, dijo Sapeg. Un dato importante es que los integrantes de delegaciones diplomáticas no conocen que entre sus atribuciones está este tipo de obligaciones hasta que cursan el diplomado de Actualización Diplomática y Consular. CASOS DE DOMINICANOS RECIBIERON ASISTENCIAUn caso que ha llegado a luz pública es el de Fabio Gómez, un pelotero dominicano que fue condenado a la pena de muerte en el Estado de California y que, a solicitud de su familia, y a través de la intervención de la Cancillería, el Departamento de Estado accedió a una revisión. Una vez reabierto el expediente, y con un nuevo juicio, la condena fue ratificada. Los honorarios de los abogados de Gómez fueron pagados por el Estado dominicano.Este departamento también maneja los casos de las personas desaparecidas. Y según las declaraciones de Ramírez y Sapeg, se han presentado casos de personas que duran hasta 20 años sin comunicación con sus familiares, y solo cuando se presenta su fallecimiento pueden tener noticias sobre ellos.Recientemente, tienen el caso de una señora que falleció y sus familiares tenían 19 años sin comunicación con ella. La dama tuvo tres hijos y ahora se está contactando a los familiares que residen en el país porque hay una niña que está en manos de las autoridades extranjeras, y esperan que un juez determine si envía a la niña a territorio dominicano, “dependiendo de la situación socioeconómica de los que se encuentran en el país”.Ramírez y Sapeg aseguran tener comunicación 24 horas con los consulados dominicanos, debido a los cambios de horario con otras naciones.

Tags relacionados