Listin Diario Logo
28 de junio 2022, actualizado a las 04:43 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento martes, 14 de junio de 2022

Adam Sandler en una actuación tan carismática como auténtica en "Hustle"

"Hustle" es algo así como el hermano de "The Way Back", el drama de baloncesto con Ben Affleck como un entrenador alcohólico que intenta volver a encarrilar su vida

  • Adam Sandler en una actuación tan carismática como auténtica en "Hustle"

    En la imagen facilitada por Netflix, de izquierda a derecha, Ainhoa Pillet, Maria Botto, Juancho Hernangomez y Adam Sandler en una escena de "Hustle". (Scott Yamano/Netflix via AP).

La última película de Adam Sandler para Netflix es el drama deportivo "Hustle", en el que él interpreta al cazatalentos de baloncesto Stanley Sugerman. Si bien Sandler es más conocido por su comedia exagerada, también ha interpretado algunos papeles serios, como en "Uncut Gems" y la excelente "The Meyerowitz Stories". "Hustle es una mezcla de las dos". Es un drama fundamentado, con un pequeño toque de humor, pero no la comedia escandalosa o cruda por la que Sandler es conocido. Es una simple historia desvalida para sentirse bien.

Después de años como cazatalentos internacional pasando la mayor parte de su tiempo en hoteles comiendo comida rápida (y hay suficiente colocación de productos en los primeros minutos para cubrir más algunas contraseñas de Netflix que se comparten), Stanley es ascendido a entrenador asistente de los Philadelphia 76ers por su jefe, Rex Merrick (Robert Duvall).

Sin embargo, la promoción dura poco, ya que Rex muere y su hijo se hace cargo, lo que hace que Stanley vuelva a ser un explorador y es enviado a España para buscar un nuevo jugador.

Adam Sandler ha sido acusado repetidamente a lo largo de su carrera de interpretar principalmente variantes de sí mismo en sus papeles de niño adulto. Aún así, es discutible que nunca haya encarnado a un personaje tan cercano a él como Stanley Beren: un tipo desgarbado con carisma que ha conservado su tonto sentido del humor juvenil hasta bien entrados los cincuenta años, que a veces es divertido-divertido y otras veces raro-divertido.

Stanley también comparte su amor por el baloncesto con Sandler, quien ha dedicado sus propias rutinas de pie al juego y tiene numerosas historias de participar en batallas amistosas y competitivas con fanáticos en canchas públicas de baloncesto.

Y a riesgo de leer demasiado: cuando Stanley, que ya ha hecho mucho en su trabajo, se ve reducido una vez más a su última decisión equivocada, parece como si fuera el verdadero Sandler, quien luego se derrumbó en el vacío; mira, pero trata de sonreír cortésmente.

En este sentido, "Hustle" es algo así como el hermano cinematográfico de "The Way Back", el drama de baloncesto con Ben Affleck como un entrenador alcohólico que intenta volver a encarrilar su vida. 

Finalmente, las dos películas también comparten una notable falta de vanidad por parte de sus conocidas estrellas: si bien la sesión de terapia cinematográfica de Affleck mantiene los momentos incómodos de una historia de abstinencia y pide, sorprendentemente, poca lástima, pero principalmente comprensión, a Sandler se le permite interpretar a un simpatizante en Hustle.

Aún así, Sandler se contenta con sobresalir con numerosas asistencias en "Hustle" en lugar de empujarse constantemente hacia adelante para aterrizar clavada tras clavada. Sandler interpreta a Stanley como un cazatalentos (y asesor profesional) que se cansa de su trabajo y ocasionalmente pierde el interés por un momento, pero regresa cuando cree que ha encontrado la próxima gran novedad. Pero una vez que Stanley encuentra a Bo Cruz, no se ve a sí mismo como el centro de su propia historia de regreso.

El mayor problema de Hustle es que la comedida actuación de Sandler todavía tiene que cargar con la historia, sabiamente escrita por Taylor Materne y  Will Fetters, como si fuera el único eje: Juancho Hernangómez, también en la vida real una estrella de la NBA descubierta en España, como era de esperar trae el físico de un baloncesto natural. Y la indecisión de Bo acerca de si los métodos de Stanley lo inspiran, divierten o molestan es creíble.

Aparte de eso, en "Hustle" desafortunadamente no demuestra ni la complejidad facial ni la cautivadora presencia de la cámara para transmitir el ascenso al estilo ´Rocky` de su personaje de un don nadie sin pulir con potencial a un atleta capaz.

Los fanáticos del baloncesto son recompensados en el proceso con una multitud de cameos de rostros familiares, todos los cuales, lo cual no es evidente en una producción de Sandler, están entretejidos en la historia de manera transparente.

De esta manera, los espectadores desprevenidos no son sacados constantemente de la película solo porque no reconocen a alguien de inmediato.

En el lado de la actuación profesional,  Queen Latifah como la igualmente ingeniosa y reflexiva esposa de Stanley, Teresa; Ben Foster como el jefe de equipo arrogantemente sórdido y  Robert Duvall en un pequeño papel como el vehemente partidario de Stanley, todos causan una impresión positiva pero no duradera.

La dirección de Jeremiah Zagar es más sucinta: el director de "We The Animals" presenta el material de una manera enfáticamente poco espectacular, como si quisiera ir en contra de una u otra convención anclada en el guión. Incluso el entrenamiento casi obligatorio de subir escaleras, incluida la pose de ´Rocky`, lo filma tan distante, como si la cámara fuera el asistente silencioso de Stanley, corriendo sin aliento detrás del explorador y viéndolo agotar a su protegido, pero admirándolo con orgullo desde lejos. .

Esta imaginería, que prescinde del patetismo, toma cierto impulso de las escenas deportivas, en las que Zagar también juega con un gran desenfoque para subrayar los problemas de enfoque de Bo.

Sin embargo, subraya de forma fiable el mundo emocional de los dos personajes principales, e incluso es capaz de fundamentar agradablemente algunos pasajes de diálogo torpes y de aspecto forzado a través de su distancia.

Lo mismo se aplica a  la música de cine pegadiza, pulsante, pero agradablemente poco convencional de Dan Deacon cuando se mide según los estándares del género.

"Hustle" es más convencional que "Uncut Diamonds" o "Punch-Drunk Love", pero la historia del perdedor hábilmente escenificada le da a Sandler suficiente espacio para una actuación que es tan carismática como auténtica.