Listin Diario Logo
17 de septiembre 2021, actualizado a las 06:53 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento lunes, 13 de septiembre de 2021

La más taquillera de la semana: "Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos"

La película se mantuvo en la cima de la taquilla y recaudó 35.8 millones de dólares el fin de semana pasado

  • La más taquillera de la semana: "Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos"

    La "Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings", de Marvel Studios.

Jake Coyle/AP
Nueva York

Un movimiento se repite varias veces en "Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos": antes de que las figuras se enfrenten en la batalla, mueven un pie en círculo por el suelo, se familiarizan con su entorno, equilibran sus cuerpos y se concentran en su contraparte.

Es un movimiento que se conoce sobre todo por las películas de artes marciales. No puede emular a Shang-Chi lo suficiente.

En la película, que el fin de semana se mantuvo en la cima de la taquilla y recaudó 35.8 millones de dólares, se puede ver lo orgulloso que está de hacerlo él mismo.

"Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos" es interesante porque añade un escenario desconocido y fresco al universo Marvel y hace que la plantilla de salvadores del mundo sea un poco más diversa.

Los directores de la franquicia en torno a Kevin Feige tuvieron que aguantar acusaciones de whitewashing, especialmente por el casting de Tilda Swinton en Doctor Strange, ya que un personaje que es claramente asiático en los cómics fue cambiado por uno blanco.

Con Shang-Chi (Simu Liu), el primer superhéroe del Lejano Oriente entra por fin en escena y se le permite demostrar su valía en una película que a veces tiene el poder liberador de Pantera Negra, la aventura que introdujo una perspectiva racial en el universo Marvel.

También hay paralelismos con el capítulo en solitario de Natasha Romanoff (Viuda Negra), en el que la protagonista, encarnada por Scarlett Johansson, tiene que enfrentarse a su traumático pasado como miembro con el cerebro lavado de una unidad de asesinas y las relaciones interpersonales juegan un papel más importante.

La trama de Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos está impulsada por un drama familiar que, aunque no se explora en toda su profundidad, proporciona una base emocional que no es necesariamente común en el cine de gran éxito.

En San Francisco, Shang-Chi lleva una vida tranquila y sin pretensiones como aparcacoches de hotel bajo el nombre de Shaun, pero de un momento a otro su vida da un vuelco. Su mejor amiga y colega Katy (Awkwafina) se queda boquiabierta cuando varios asaltantes atacan al joven en un autobús y su colega, de repente, muestra unas notables habilidades de lucha.

Como se entera poco después, Shang-Chi es el hijo del poderoso Wenwu (Tony Leung), que dirige una organización terrorista secreta cuyas actividades, por desgracia, siguen siendo bastante vagas y  han causado muchos problemas durante los últimos mil años con la ayuda de diez anillos mágicos.

Entrenó a su hijo como asesino y trató de prepararlo para su posterior papel de líder. Sin embargo, Shang-Chi acabó por emprender la huida y eludir así los planes de su superior. Junto con Katy, el personaje del título va finalmente a Macao, donde busca a su hermana Xialing (Meng'er Zhang).

Sin embargo, el reencuentro termina en una huida vertiginosa de los secuaces de Wenwu, que persigue un objetivo muy personal a cualquier precio.

Shang-Chi es un protagonista que ha dejado atrás su pasado, pero ahora ya no puede huir y debe enfrentarse a su destino.

La película traza satisfactoriamente este desarrollo clásico.

Sin embargo, más emocionante que el joven en el centro es la figura del padre, que vacila entre la destructividad ciega, el ansia de poder, la ruptura y la desesperación.

Wenwu no es uno de los típicos villanos de quiero-conquistar-el-mundo que uno se ha tenido que encontrar (demasiado) a menudo en las series de Marvel, sino que está impulsado en sus acciones por la pérdida de su esposa Jiang Li (Fala Chen).

Gracias a ella, el otrora temido conquistador encontró algo de paz y formó una familia. El hecho de que él, entre todos, no haya podido evitar la muerte violenta de ella, causada por sus "negocios", le pesa y le hace emprender una misión destructiva.

Dado que el asesinato de Jiang Li, revelado en flashbacks, constituye el núcleo de la historia, Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos nos lleva a su ciudad natal, que está en otra dimensión. Aquí, en particular, la película brilla con un exuberante colorido y expone un panorama de pequeños detalles fantásticos.

En el viaje a este refugio también puede destacar Katy, que en cierto modo actúa como portavoz del público, junto a un divertido compañero sorpresa que quizá ya conozcas de la saga Marvel, más de una vez se pregunta en qué clase de aventura se ha metido. Awkwafina dota a su papel de un refrescante y áspero encanto y demuestra que sabe exactamente cómo cronometrar los pequeños interludios cómicos.

El guion ofrece muchas menos oportunidades para perfilar a Meng'er Zhang. La hermana de Shang-chi se queda casi siempre en segundo plano y, por tanto, nunca es realmente tangible. Sin embargo, una breve escena después de los créditos finales sugiere que puede salir a la luz un poco más en el futuro.

Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos, la última película en el universo cinematográfico Marvel, rompe las barreras de la franquicia de superhéroes y se adentra en un mundo de fantasía que se inspira, entre otras cosas, en las películas chinas de wuxia. Aquí tienen lugar furiosos combates con espadas y apariciones sobrenaturales.

La primera película de Marvel con un actor principal asiático -el honor recae en Simu Liu, conocido por la sitcom canadiense Kim's Convenience- quiere mover el universo familiar en una nueva dirección y nos presenta a numerosos personajes, localizaciones y otros elementos que en el MCU nunca habíamos visto antes. Sin embargo, Shang-Chi no puede escapar de los patrones constrictivos que sufrieron sus predecesores. La partida y la derrota van de la mano.

Con el director de Short Term 12, Destin Daniel Cretton, en la silla de director, Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos se consideraba una de las grandes esperanzas de la cuarta fase del MCU.

Gracias a los emocionantes talentos que hay delante y detrás de la cámara, la película merece sin duda un vistazo, pero está lejos del gran éxito que podría haber sido. Por cada paso que Shang-Chi da hacia adelante en el contexto del MCU, retrocede cinematográficamente un paso hasta llegar a un final de CGI intercambiable.

El cuidado y la devoción con la que los personajes se preparan para el combate que se avecina con el movimiento de pies descrito al principio, palidecen ante el poco imaginativo estruendo. Su belleza es totalmente incomprendida.

El momento más impactante de Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos tiene lugar en una escena en la que se va a conquistar un territorio mágico, con un jeep que se estrella descuidadamente en la zona y destruye así hasta la última chispa de magia.

Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos no es una mala película. Sin embargo, llegados a este punto, cabe preguntarse cuánto interés tiene realmente el MCU en descubrir mundos nuevos y desconocidos.

El jeep es un cuerpo extraño en el pintoresco paisaje, pero no uno que cumpla una función narrativa y que ilustre hábilmente la intrusión en lo ajeno, es la expresión de una falta de creatividad e imaginación. Marvel toma el camino más fácil para llegar allí: eficiente, pero no refrescante.

Las secuencias de acción, indispensables para una película de Marvel, están dispuestas con notable aplomo por el director Destin Daniel Cretton, que recientemente dirigió el drama justiciero Just Mercy.

No es sólo la apasionante pelea orquestada en un autobús en marcha lo que se te queda grabado.

Los enfrentamientos tangibles en un andamio de bambú también aceleran el pulso. Sin embargo, como en muchos otros títulos de la serie, el gran enfrentamiento, que se supone que debe meternos de lleno en la acción y abrumarnos, es débil.

El espectáculo de monstruos que Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos pone en marcha aquí, que recuerda a una entrada de Godzilla, tiene exactamente el efecto contrario. Los personajes se convierten en peones de un enfrentamiento generado en gran medida por ordenador y, en ocasiones, de aspecto decepcionantemente artificial, que se desarrolla en un telón de fondo monótonamente oscuro. Al final, es difícil entregarse por completo al ajetreo de la pantalla.

El comienzo en la fase cuatro fue sorprendente: hasta poco antes del final, WandaVision era una de las historias de superhéroes más imaginativas de los últimos diez años. Aparte de algunas escenas de acción bien montadas para los estándares del MCU, Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos se conforma, por desgracia, con demasiadas situaciones estándar y descuida de la manera más criminal a leyendas de la interpretación como Tony Leung y Michelle Yeoh. El asombro se convierte en horror.