Listin Diario Logo
27 de septiembre 2021, actualizado a las 10:19 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento viernes, 30 de julio de 2021

Willie Colón: "Johnny Ventura fue mi héroe"

El veterano salsero puertorriqueño narra algunas vivencias, sobre todo, narra un incidente durante un viaje y recuerda que fue su padrino de boda

  • Willie Colón: "Johnny Ventura fue mi héroe"

    Willie Colón recuerda con cariño a Johnny Ventura.

Redacción de Entretenimiento
Santo Domingo, RD

"Johnny Ventura fue mi héroe" tituló el legendario salsero Willie Colón un post en el que da su testimonio sobre el fallecido merenguero dominicano, un gran amigo, colega en la música y su padrino de bodas en 1991.

El veterano salsero puertorriqueño narra algunas vivencias, sobre todo, narra un incidente durante un viaje y en el que Ventura tuvo un gran gesto solidario con él.

"Triste adiós a mi querido amigo, colega y padrino de boda Johnny Ventura, el Caballo Mayor. Un gran ejemplo como artista y como ser humano. Dios te cuide hermano", comentó en otro post en Instagram.

A continuación su relato, que en parte es extracto de su libro "Barrio de Guapos", en el que narra los momentos más difíciles de su vida, los obstáculos que afrontó para convertirse en cantante, así como las bendiciones familiares.

 

- Me entristeció escuchar la muerte de Johnny Ventura. Johnny y yo nos remontamos a finales de los 60 y principios de los 70, cuando Héctor y yo hacíamos giras por la República Dominicana a menudo y durante al menos una semana a la vez.

Fue mi padrino de boda en mi boda en Cancún en 1991. Celia fue la matrona de honor.

Un gigante gentil Johnny tenía clase y elegancia sin pretensiones. Físicamente, una figura imponente que hablaba articuladamente con carisma.

Su profunda voz de barítono le sirvió bien en la música y la política. Se desempeñó como vicealcalde de Santo Domingo de 1994 a 1998 y como alcalde de Santo Domingo de 1998 a 2002.

Trabajaba como asesor de Michael Bloomberg cuando él era solo el alcalde electo de Nueva York. Aterrizamos allí el 27 de noviembre de 2001 en un jet privado, y luego viajamos en una caravana completa hasta el Palacio Nacional, el centro del gobierno federal, donde pasó junto a una gran pandilla de reporteros afuera.

En el interior, fue conducido con poca ceremonia a una gran sala de conferencias, y pareció un poco sorprendido al ver a unos 25 dominicanos cuyos seres queridos murieron en el accidente del vuelo 587 de American Airlines.

El organizador, a quien llamaremos Sr. B, se sintió amenazado por mi presencia y siguió tratando de excluirme de muchos de los eventos. Me quedé sin escoltas entre la pandilla de políticos y reporteros y cuando logré terminar el almuerzo privado había comenzado sin mí. Seguí adelante y les dije a los guardias que se suponía que debía estar allí.

Muchas de las personas presentes afuera estuvieron de acuerdo. Alguien entró para verificar y me permitieron entrar.

Cuando entré a la sala, el evento estaba en marcha. El presidente Hipólito Mejías estaba conversando con Bloomberg cuando nuestras miradas se encuentran, "¡Coño Willie Colón!" exclama y se apresura a darme un abrazo. Hicimos fotos, bromeamos y tuvimos un gran almuerzo. Mientras tanto, el Sr. B estaba furioso por todo.

La siguiente parada fue con lo que podríamos llamar nuestro equivalente del Ayuntamiento. El edificio estaba lleno de representantes municipales.

A la salida, cuando nuestro séquito partió, nuevamente, me dejaron correr el guante de la prensa y los políticos sin una escolta y nuevamente me separaron del grupo.

Cuando finalmente terminé, el grupo de Bloomberg se fue sin mí. Todo lo que tenía era mi billetera. No estaba preparado para quedarme en la República Dominicana durante la noche.

Me acerco a la oficina de mi amigo Johnny Ventura. Da la casualidad de que es el alcalde de Santo Domingo.

Me dice con una gran sonrisa: “Relájate, tómate algo fresco” mientras levanta el teléfono para ordenar que no se permita despegar el avión y me lleva una escolta policial al aeropuerto. "No te preocupes, no se irán a ningún lado sin ti".

Charlamos durante unos 15 minutos mientras llegaba la escolta y me escoltaban directamente a la puerta del avión en la pista. Todos habían estado sentados allí durante un tiempo preguntándose: "¿Por qué el trato?"

Entro en el avión y digo: “¡Buen movimiento, Sr. B! ¿Estamos listos para irnos ahora? Ahora nos dieron permiso para despegar hacia Puerto Rico. Johnny Ventura fue mi héroe.