Listin Diario Logo
28 de septiembre 2021, actualizado a las 01:13 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento martes, 27 de julio de 2021

Estreno en cine: de "Old" lo mejor de todo son los jóvenes intérpretes

Se rodó en República Dominicana y la fotografía de Mike Gioulakis capta maravillosamente los fenómenos naturales del lugar

  • Estreno en cine: de "Old" lo mejor de todo son los jóvenes intérpretes

    En esta imagen proporcionada por Universal Pictures se ve a Gael García Bernal y a Vicky Krieps en una escena de la cinta "Old". (Universal Pictures vía AP).

     

     

Rubén Peralta Rigaud
Santo Domingo, RD

M. Night Shyamalan siempre ha sido un descendiente directo del cine de dos maestros del séptimo arte: Steven Spielberg y Alfred Hitchcock.

Por un lado, el gusto del cineasta estadounidense por la aventura y la gente corriente que se enfrenta a situaciones extraordinarias; por otro, el placer del suspense y el deseo de investigar los lados más oscuros del alma humana, temas muy queridos por el director británico.

Por ello, no es de extrañar que, tras concluir con Split y Glass la trilogía iniciada por Unbreakable, Shyamalan vuelva a mostrar su amor por sus hitos en su último trabajo, Old. Una obra llena de tensión y misterio.

Nos encontramos en una playa de ensueño, que forma parte de un exclusivo y lujoso complejo turístico al que acuden de vacaciones tres familias diferentes.

Estas personas se encuentran compartiendo este pequeño rincón del paraíso, que, en poco tiempo, sin embargo, adquiere contornos siniestros y aterradores, cuando el cadáver de una joven emerge del mar.

Es sólo el primero de una serie de acontecimientos paradójicos e inexplicables.

Los once personajes pronto se dan cuenta de que el tiempo pasa mucho más rápido en la playa en la que se encuentran, acelerando así todos los procesos fisiológicos, como el crecimiento y el envejecimiento.

A medida que los protagonistas buscan una salida de esta prisión invisible, la tensión entre ellos acrece cada vez más.

Como en The Happening , nos encontramos de hecho ante una amenaza invisible y, por tanto, aún más difícil de afrontar, revitalizada por un mensaje ecologista que emerge con fuerza en el último acto.

También hay retratos de personajes mentalmente inestables (cuya presencia en este caso está motivada por un giro específico en el final), como el ya proverbial estilo de Shyamalan, un giro perspicaz y eficaz con el que el director amplía el universo de la novela gráfica, haciéndolo suyo.

"Old" funciona muy bien como thriller directo, con los personajes asumiendo rápidamente la realidad de su situación e ideando planes para salir de ella, incluyendo nadar en el océano o trepar por las rocas. Más interesante, quizás, es cómo se relacionan entre ellos y la increíble situación en la que se encuentran. 

Pero el aspecto más ingenioso de "Old" es cómo funciona como una astuta parábola de la aterradora noción del envejecimiento.

Afecciones que normalmente tardarían años en desarrollarse -un tumor que crece, la aparición del Parkinson, la pérdida del oído o la vista- ahora pasan volando en minutos.

La noción de la enfermedad como amenaza abstracta se convierte en una preocupación inmediata y acuciante en la película, de una manera inventiva y genuinamente aterradora. 

Shyamalan tiene una desafortunada habilidad para dejar a sus actores en evidencia, captando una especie de torpeza perpleja ante una situación increíble.

Nadie estaba más sujeto a esto que Mark Walhberg en The Happening, y aunque Bernal y Krieps son víctimas ocasionales del estilo de Shymalan en Old, también comparten algunas escenas sorprendentemente tiernas y conmovedoras juntos hacia el final de la película.  

Como decíamos al principio, también en lo nuevo de Shyamalan vuelve a sus raíces cinematográficas y cinéfilas, es decir, a Spielberg y Hitchcock.

La remota isla en la que se ambienta el último trabajo del director indio, en la que los habitantes juegan a ser Dios y se encuentran indefensos ante una fuerza más poderosa que ellos, podría ser fácilmente una gemela de la legendaria Isla Nublar de Parque Jurásico.

Los ecos spielbergianos se encuentran también en los personajes, sobre todo en el núcleo familiar de Gael García Bernal y Vicky Krieps , como unos padres que quieren dar a sus hijos unas últimas y tranquilas vacaciones juntos antes del inevitable divorcio.

Divorcio que, desde ET en adelante, fue representado a menudo por el cineasta estadounidense, debido a su experiencia personal con la ruptura de matrimonios y familias disfuncionales.

Al mismo tiempo, Old es también una obra puramente hitchcockiana, no sólo por el suspense creciente, alimentado por Shyamalan con planos arremolinados en torno a sus protagonistas, sino también por el uso de una localización de ensueño, alimentada por una espléndida luz natural, como teatro, de una auténtica ensoñación, en la estela de lo que el director británico hizo en North by Northwest.

Como admirador de Hitchcock, a Shyamalan también le gusta aparecer en sus obras con cameos que, como en este caso, tienen un significado preciso y simbólico.

En esta ocasión, el director indio se talla el papel del empleado del resort que acompaña a las familias a la playa, abriéndoles las puertas del horror, así como el de la persona a la que vemos observar repetidamente las desventuras de los protagonistas desde arriba, en una metáfora de la profesión del director y del propio cine similar a la de la base de La ventana en el patio.

Más allá de las contaminaciones artísticas, Old es una obra que expresa toda la poética personal de Shyamalan.

La muestra juega como siempre con los géneros y los registros, coqueteando con la ciencia ficción, estableciendo una especie de thriller marítimo de miedo e incluso permitiéndose algunas digresiones de terror, especialmente con algunas imaginativas y terroríficas muertes de los personajes.

Sin embargo, como sublime investigador de lo contemporáneo que es, Shyamalan lanza una provocación artística e intelectual al mismo tiempo.

En una época marcada por los productos seriados aguados, que expanden los acontecimientos y los contenidos a lo largo de varios episodios o incluso de temporadas enteras, el director reitera el encanto inigualable de la síntesis cinematográfica, concentrando en el espectador, en menos de dos horas y en un solo día de los protagonistas, todo el lapso de las diferentes existencias.

La particular condición que viven los personajes nos hace viajar en el sueño/pesadilla de experimentar algunas fases de nuestra existencia en pocos minutos: desde el nacimiento hasta la vejez, pasando por la madurez sexual, el desvanecimiento progresivo de la juventud y la enfermedad.

Pero el gato de apoyo realmente ayuda a vender la idea central de Old. Rufus Sewell, encargado de interpretar a la vez a un racista leve y a una amenaza violenta cuando su personaje padece Parkinson, ofrece una interpretación sorprendentemente compleja que añade una capa inesperada de peso emocional. 

Lo mejor de todo son los jóvenes intérpretes, sobre todo Thomasin McKenzie, Alex Wolff y Eliza Scanlen, que interpretan personajes que son niños pequeños metidos en cuerpos de adolescentes.

La pubertad se les ha escapado en un instante, sin darles tiempo a adaptarse a sus nuevos cuerpos; McKenzie es especialmente empática como Maddox, de 16 años, que en realidad tiene 11, pero es el mayor de los niños y su protector por defecto.

Francesca Eastwood, hija de Clint, resulta sorprendente en algunas escenas como la siniestra recepcionista del hotel.

El propio Shyamalan aparece en un breve papel como chófer del mismo. 

Aunque no se menciona el lugar donde se encuentra el hotel, Old se rodó en la República Dominicana, y la fotografía de Mike Gioulakis (It Follows, Glass) capta maravillosamente los fenómenos naturales del lugar, como los imponentes acantilados junto a la playa y las formaciones coralinas bajo el agua. 

"Old" está totalmente comprometida con su premisa central y no depende de un giro en el tercer acto; lo que sirve de explicación hacia el final es en general decepcionante, pero no lo suficiente como para estropear el sólido thriller que lo precede.

La última película de Shyamalan es tanto una atractiva pieza de ciencia ficción como una parábola que invita a la reflexión sobre la naturaleza fugaz de la vida.

Como algunas de las mejores obras de Shyamalan, Old es a menudo inconexa, errática y excesiva, pero de este batiburrillo cinematográfico surgen destellos de gran cine, que tocan temas universales como la evolución en el tiempo de un amor, la relación con la enfermedad o la conciencia de la superación definitiva de una etapa de la vida, recordándonos que siempre y en todo caso debemos enfrentarnos a la naturaleza que nos rodea y que no podemos entender ni prever.

Una fuerza misteriosa y silenciosa, a la que sólo podemos adaptarnos, porque cualquier intento de ir contra ella es vano y perjudicial.

Un ente siniestro y austero es el verdadero protagonista de Old, que es básicamente la exasperación agónica del adagio "el drama es la vida con las partes aburridas recortadas", obviamente firmado por Alfred Hitchcock.

Tags
Old