Listin Diario Logo
31 de julio 2021, actualizado a las 10:32 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento lunes, 12 de julio de 2021

Cuando se hace sufrir en nombre del arte

  • Cuando se hace sufrir en nombre del arte
  • Cuando se hace sufrir en nombre del arte
EFE
Reportajes

En algunas ocasiones acudir a un rodaje de cine es más que una experiencia profesional y conlleva muchas sorpresas, algunas actrices han contado sus complicadas jornadas con determinados directores con los que han trabajado.

La historia de cine está repleta de películas e interpretaciones veneradas que esconden tras de sí experiencias desagradables e incluso historias de abuso. Directores de gran prestigio que en nombre del arte o como castigo ante negativas por parte las actrices, entre otros motivos, las llevaron al límite mientras grababan a sus órdenes.

MARLON BRANDO Y MARIA SCHNEIDER.

El director italiano Bernardo Bertolucci comentó en una entrevista en la Cinemateca francesa en 2013: “La escena llamada ‘de la mantequilla’ fue una idea que tuve con Marlon esa mañana, antes de rodarla. Pero me porté de una manera horrible con María porque no le dije lo que pasaba. Porque quería su reacción como chica, no como actriz”, en relación a Maria Schneider, la actriz protagonista de “Last tango in Paris”. 

El realizador se refiere a la parte de la cinta en la que Paul, interpretado por Marlon Brando, casi 30 años mayor que Schneider, utiliza mantequilla como lubricante para violar a Jeanne, a la que da vida la actriz.

“Quería su reacción como niña, no como actriz. No quería que Maria interpretara su humillación y su rabia, quería que la sintiera. Los gritos… ‘¡No, no!’. Después me odiaría toda su vida”, aseguró.

“Esa escena no estaba en el guion original. La verdad es que fue Marlon el que tuvo la idea. Solo me lo dijeron antes de tener que rodarla y yo estaba muy enfadada”, dijo la actriz al Daily Mail en 2007.

“Debería haber llamado a mi agente o haber hecho que viniese mi abogado porque no puedes obligar a alguien a hacer algo que no estaba en el guion, pero en aquel momento no lo sabía”, aseguró.

“Estaba tan enfadada”, reveló Schneider al mismo medio. “Me sentí humillada y, para ser sincera, me sentí un poco violada por ambos, Marlon y Bertolucci. Después de la escena, Marlon no me consoló ni se disculpó. Afortunadamente, solo fue una toma”, añadió.

 HITCHCOCK Y TIPPI HEDREN.

El cineasta británico Alfred Hitchcock desarrolló una fijación enfermiza con la actriz estadounidense Tippi Hedren, protagonista de “The birds” y “Marnie”. Aparte de insinuarse sexualmente y tratar de besarla, el director la intimidaba en el set, impedía que sus compañeros tuviesen relación con ella y ejercía un poder mezquino sobre ella. Ante la negativa de Hedren, la amenazó con acabar con su carrera.

La actriz, madre de Melanie Griffith y abuela de Dakota Johnson, contó también en sus memorias que en la escena de “The birds” en la que es atacada por una bandada de pájaros, fue rodada con pájaros de verdad porque los mecánicos aparentemente no funcionaban.

“La escena del dormitorio duró aproximadamente un minuto en el corte final de “The Birds”. Hitchcock pasó cinco días filmándolo antes de que finalmente decidiera que tenía todo lo que quería”, comentaba la actriz en sus escritos.

Durante esos cinco días, Hedren soportó que le tiraran pájaros vivos, entrenados para picotearla, y que los ataran a ella con elásticos. Al quinto día dijo basta. “Era media tarde, después de horas de grabación, cuando el pájaro que estaba atado a mi hombro me picó demasiado cerca del ojo, finalmente estallé. ‘Se acabó’, dije, con la poca voz que me quedaba”.

POLANSKI Y MIA FARROW.

El productor, actor y director franco-polaco Roman Polanski, acusado por cuatro mujeres de abusos sexuales cuando eran menores y que se fugó a Europa tras el juicio por el primero en 1977, también está en esta lista.

Para darle realismo a la escena en la que Mia Farrow en “Rosmary’s baby” atravesaba la carretera, Polanski…  no quiso cortar el tráfico.

A veces las exigencias del guion hacen que los actores salgan de sus zonas de confort, pero no siempre está claro el límite entre lo necesario y el abuso.  En el rodaje del mismo filme Farrow, que  era vegetariana, tuvo que comer hígado crudo en una escena para la que se hicieron decenas de tomas, según publicaba la revista Vanity Fair.

ELLEN BURSTYN EN “THE EXORCIST”.

“Yo dije: ‘Billy, está tirando de mí demasiado fuerte, me puedo hacer daño’ y Billy dijo, ‘bueno, tiene que parecer real’. Y yo le dije: ‘lo entiendo, pero me puedo hacer daño’”, recuerda Ellen Burstyn en el documental sobre el rodaje de “The Exorcist”.

Ella interpretaba a la madre de la niña poseída y en una escena tenía que salir disparada tras un forcejeo con su hija. Para darle realismo, tenía un cable atado a su cintura, del que el especialista tiraba.

El director, William Friedkin, asintió y le dijo al especialista que no lo hiciese tan fuerte la siguiente vez. “Pero en cuanto me giré, sentí que se intercambiaron una mirada”, cuenta Burstyn.

Su corazonada era correcta. Friedkin le pidió que tirase fuerte y ella acabó golpeándose contra el suelo. “Grité por un dolor horroroso. Billy indicó a Owen que me enfocase y lo vi, y estaba tan furiosa y dije ‘apaga la maldita cámara’”, añadió. La actriz siguió lidiando con esa lesión tras el rodaje. Aun así, no le guarda rencor. 

William Friedkin, por su parte, dijo a Yahoo News que Burstyn sí se había hecho daño, pero que no fue una lesión, que no necesitó días de baja ni se reclamó nada al seguro. También comentaba que era mejor que tirase esa vez realmente fuerte para no tener que repetirlo más veces. “Sí, se hizo daño. Hay ciertas cosas en las que no puedes actuar, como ese tipo de daño", dijo al medio.

KECHICHE Y LÉA SEYDOUX.

Léa Seydoux describió el rodaje de la premiada “La vie d'Adèle “ (Blue is the warmest color) como horrible y dijo que no volvería a trabajar con su director, el francés  Abdellatif Kechiche.

Las actrices, Seydoux y Adele Exarchopoulos, que tampoco se mostró muy predispuesta a volver a ponerse a sus órdenes, contaron cómo Kechiche no les dejaba simular los golpes. “La escena de la pelea fue horrible. Ella me golpeaba y [Kechiche] gritaba: ¡pégale! ¡pégale de nuevo!”, dijo Exarchopoulos al medio Daily Beast.

El director hizo alusión a estas y otras afirmaciones de las actrices en diferentes ocasiones y llegó a dejar caer que podría tomar acciones legales.

 "Después de haber sido celebrada y glorificada gracias a conseguir la Palma de Oro del Festival de Cannes por “La vie d´Adèle” , empezó a arrastrarme por el barro con mentiras y exageraciones", escribió en una carta abierta sobre Seydoux, según publicó el rotativo británico The Guardian.