Listin Diario Logo
07 de mayo 2021, actualizado a las 04:36 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento domingo, 27 de diciembre de 2020

"Wonder Woman 1984": limitada por las propias posibilidades del género al que pertenece

Día de cine: una película que busca expandir el mito de Themyscria, el hogar de las Amazonas

  • "Wonder Woman 1984": limitada por las propias posibilidades del género al que pertenece
Rubén Peralta Rigaud (Colaboración especial)
Santo Domingo, RD

Como continuación de Wonder Woman de 2017, "Wonder Woman 1984", de la directora Patty Jenkin, es innegablemente ambiciosa. Busca expandir el mito de Themyscria, el hogar de las Amazonas; continuar la historia de Diana Prince como continuación de su anterior aventura cronológica; y obviando las historias de fondo más grandes establecida dentro de Batman v Superman: Dawn of Justice (2016) que le siguen en Justice League (2017).

En su mayoría, Jenkins y compañía mantienen la idea de cómo WW 1984 se entrelaza dentro del marco mencionado mientras crea algo propio.

Es probable que esta novedad resulte divisiva entre el público en general, si la recepción de la crítica es un verdadero presagio, debido al hecho de que, al igual que en la primera salida en solitario, las batallas de 1984 abstraen más que la propia villanía.

Con Jenkins al timón una vez más y una parte reducida de su elenco original, 1984 es menos una salida de superhéroe explosiva y más el espejo de un pasado alternativo con vínculos directos hacia nuestro presente.

Al igual que Diana Prince, poeta guerrera de la Amazonia, el público está más que preparado para enfrentarse a un enemigo tan etéreo.

+ La inevitable secuela...

Llegando a 2020, año que parece más fruto de un plan maquiavélico de un villano del cómic y, dejando de lado las discusiones sobre el modelo para el estreno de la película, simultáneamente en cines y en el servicio de streaming HBO Max (en Estados Unidos), la inevitable secuela se estrena, repitiendo los activos de la primera película delante y detrás de las cámaras.

"Wonder Woman 1984" promueve de inmediato en el título un cambio temporal en relación a la acción de la Primera Guerra Mundial de la película anterior, asumiendo desde un principio la eterna fascinación por la década de los 80 que tantos frutos han dado recientemente en títulos como Stranger Things (en televisión) o Ready Player One (en el cine).

Es precisamente en 1984 cuando Diana Prince, que no ha envejecido un día en décadas, tiene la oportunidad de ver cumplido su imposible deseo de reencontrarse con Steve Trevor (Chris Pine), cuya pérdida nunca superó realmente.

Sin embargo, como descubriste  desde el principio, solo la verdad importa para ser un verdadero héroe, y cuando el mágico McGuffin cae en las manos equivocadas de Barbara Minerva (Kristen Wiig) y Maxwell Lord (Pedro Pascal), el alter ego de Diana tiene que hacerlo tomar acción.

Desde el colorido cartel hasta el divertido tráiler, la escena de los ochenta prometía nostalgia y humor, en una tendencia a contrarrestar la negrura del universo de homólogos masculinos en Wonder Woman.

Sin embargo, el potencial de este concepto se acaba desperdiciando, salvo en el uso obvio de la filosofía de Gordon Gekko de que "la codicia es algo bueno" - a quien se le escape la referencia, recomiendo el descubrimiento de Wall Street, película de 1987 realizada por Oliver Stone - y el marco geopolítico superficial de la Guerra Fría que parece más interesado en comentar las ansiedades y preocupaciones de la realidad actual que en socavar el contexto de la época.

Este es, de hecho, uno de los talones de Aquiles de esta secuela (heredada, es cierto, de la primera película): la necesidad de predicar ante el espectador, asumiendo aquí proposiciones vergonzosas y casi literales.

Es beneficioso utilizar un vehículo cultural de esta naturaleza para comentar el sexismo, el capitalismo desenfrenado y el espíritu guerrero de la naturaleza humana en general, promoviendo en cambio valores positivos e inspiradores.

Sin embargo, Wonder Woman 1984 ejecuta sus ideas con una mano tan dura que invalida sus mejores intenciones.

En el lado positivo, uniéndose nuevamente a la atlética Gal Gadot y al carismático Chris Pine, Pedro Pascal y Kristen Wiig se divierten componiendo una antología de villanos.

Si la narrativa es difícil de captar, con un largo prólogo y un primer acto demasiado enredado en su trama (juego de palabras), cuando la capta, nos ofrece unas escenas de acción llamativas y bien ejecutadas, con la implicación emocional a cargo de la entrega de excelentes intérpretes.

Si Pascal sabe exactamente en qué película está, divirtiéndose con Maxwell Lord dando enormes grietas al escenario, es un placer ver a Wiig prestando su encanto sin pretensiones a Barbara Minerva, transmutando gradualmente en una femme fatale con pleno control de su autoestima, y finalmente en una villana a la altura de la heroína, dos personajes heredados de las páginas del comic.

Si se puede ignorar la escritura endeble que justifica el regreso de Steve Trevor (y en la que se basa toda la premisa de la película), es fácil ver el deseo de traer a Chris Pine de regreso junto con Gadot.

La pareja no solo continúa la química que habíamos presenciado en la película anterior, sino que hay una ligereza en las escenas en las que Pine participa, lamentando sólo la mecánica de la narrativa que nos deja deseando tener más tiempo en su compañía.

+ Anotaciones

En resumen, las cualidades de "Wonder Woman 1984" se anulan, no por incompetencia o fallo técnico, sino por las propias limitaciones del género al que pertenece, empezando por el argumento, aquí escrito a seis manos por la propia Patty Jenkins en colaboración con Geoff Johns y Dave Callaham.

Una película de superhéroes exitosa, ya sea Marvel o DC Comics, no puede escapar de gran parte de la fórmula que requiere una trama intrincada, llena de mitología reconocible y referencias a las páginas de los cómics que la precedieron, preferiblemente escalando los conflictos personales sobre una amenaza a escala global, y mucha acción, que inevitablemente culmina en un frenético choque de canciones pixeladas caóticamente por el inevitable Hans Zimmer o fiel discípulo; en este caso, a pesar de sus promesas, volvió a ser el maestro.

Con estas medidas, será un éxito de taquilla (o visualizaciones en streaming o descargas ilegales).

Desafortunadamente, el cine aquí resulta ser accidental. Y, deseando sinceramente que avancemos hacia un campo de juego nivelado, Wonder Woman 1984 es una clara demostración de que las distinciones de género no tienen sentido, ya que la mediocridad, como el genio, está disponible para cualquiera, independientemente de los cromosomas.