Santo Domingo 29°C/31°C light rain

Suscribete

¡Qué bello es vivir!: Un clásico para temporadas navideñas

Avatar del Listín Diario
Rienzi Pared PérezSanto Domingo

Durante la época de la gran depresión en los Estados Unidos, surgió un director que buscaba subir el ánimo a los norteamericanos. Realizaba películas con alto sentido de optimismo, junto a buenas comedias que no se proponían la risa por la risa, sino la risa cargada con valores. Ese director era Frank Capra, quien había comenzado a trabajar en este arte desde la Era del cine mudo.

Su película “Qué Bello es Vivir” (It’s A Wonderfull Life, 1946) está basada en un cuento de Philip Van Doren Stern. La trama narra la vida de George Bayley (James Stewart) en un pequeño y tranquilo pueblo, donde se destaca la influencia de una persona en la vida de los demás. Es una cinta que trasciende valores éticos y morales.

La película comienza un día antes de Navidad, con los rezos de una población pidiéndole a Dios que interceda por George Bayley. San José envía un ángel de segunda clase de nombre Clarence (Henry Travers) para que pueda poder ganarse sus alas si logra salvar del suicidio que está a punto de cometer el señor Bayley. Esta desesperación ha sido por la pérdida de una buena suma de dinero que supondría la ruina de la mayoría de la población, que ha confiado en el negocio que su padre había fundado años atrás, en la comunidad de Bedford Falls.

George Bayley es un soñador y desea emigrar de su pueblo para conocer el mundo; pero la circunstancia le obliga a aplazar sus deseos para complacer a los demás. Él es sacrificio y soporte para toda una comunidad.

El filme está lleno de momentos agradables. Frank Capra logra captar, en un primer plano, a James Stewart con toda su emoción y tristeza. Su actuación, encarnando al personaje de George Bayley, hasta el momento final, es poder arrancar lágrimas a cualquier ser humano.

Cuando el estreno el filme, no fue todo lo taquillero que se esperaba, y la casa productora Liberty Film, se fue a la quiebra y fue adquirida poco después por la Paramount Pictures. Sin embargo, producto de un error administrativo de la Republic Pictures, los derechos autorales no se renovaron en 1974, lo que pasó a dominio público y rápidamente se convirtió, por medio de la televisión, en una obra de difusión masiva. Ya en la década de los noventa, el caso da un giro desde el punto de vista legal para poder recuperar los derechos de esta obra, y llega al Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

“Qué Bello es Vivir” es una de esas películas que obligan a amar el cine. El séptimo arte es una fábrica de emociones y sueños. Esta obra nos hace soñar y nos hace ver lo valiosa que es la vida cuando estamos rodeados de personas que nos quieren y que nos aman por nuestras acciones.

Las actuaciones secundarias están dotadas de elementos que van uniendo cada pieza del rompecabezas.

La fotografía en blanco y negro no posee brecha alguna; ya que trasciende la pantalla por sí sola y el trabajo de edición denota la mano de un profesional de pies a cabeza.

El filme fue nominado a cinco premios Oscar, incluyendo Mejor Película. Aunque no ganó ninguno, ha quedado para la posteridad como una joya de la cinematografía.

La American Film Institute de los Estados Unidos la considera en el lugar No. 11 de lo mejor de la historia del cine

“Qué bello es vivir” es un clásico de mayor audiencia en temporadas navideñas, por lo que es un buen momento para pasarla en familia en estos días de fiesta.

CURIOSIDADES:

1) Jean Arthur fue la primera opción de Frank Capra para el papel de Mary Hatch. Sin embargo, ella rechazó el papel porque ya se había comprometido con una obra de Broadway.

2) Se trata de la única cinta que Frank Capra produjo, financió, dirigió y coescribió; quien confesó más de una vez que “It’s a wonderful Life” es una de sus obras favoritas.

3) Originalmente, “It’s a Wonderful Life” iba a ser estrenada en 1947; pero Technicolor no pudo entregar copias de Simbad the Sailor para el estreno navideño de la RKO de 1946, y se decidió que la cinta de Frank Capra no se estrenase.

Los títulos no se corrigieron, y por ello podrán ver que la película tiene un copyright de 1947.