Listin Diario Logo
23 de febrero 2020, actualizado a las 01:44 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento miércoles, 22 de enero de 2020

GENTE

Cuba, desde el ojo de los youtubers

  • Cuba, desde el ojo de los youtubers
  • Cuba, desde el ojo de los youtubers
  • Cuba, desde el ojo de los youtubers
  • Cuba, desde el ojo de los youtubers
Floranyi Jáquez
floranyi.jaquez@listindiario.com
Santo Domingo, RD

Hace tan solo unos años atrás Cuba era uno de los países menos conectados del mundo. Sin embargo, hoy en día esa realidad está cambiando. Incluso, en la isla hay una creciente comunidad de youtubers, que poco a poco van poniendo al descubierto imágenes, situaciones, manifestaciones, modos de vida y hasta expresiones críticas contra el sistema sociopolítico que años atrás eran imposibles de percibir a lo interno o externo por lo férreo del régimen comunista.

Aun así el acceso a internet es muy caro y esto representa uno de los mayores retos para los youtubers cubanos.

Estar conectados es casi un lujo para los residentes de esa nación caribeña de 11 millones de habitantes, ya que los precios son altos y la calidad del servicio inestable. Y solo cuentan con una sola compañía de telecomunicaciones: la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S. A., conocida por su acrónimo ETECSA. Son muchos los jóvenes que a pesar de los obstáculos con la comunicación son populares en YouTube y cuentan con miles de suscriptores, un reto difícil para un país que según datos, publicados en la página web Fonoma, más del 90% de las casas no cuentan con acceso a una conexión de internet y los paquetes de datos oscilan entre 5 y 45 pesos cubanos, donde el salario medio está por debajo de los 45 pesos.

Para jóvenes como Frank Camallerys, quien cuenta con casi 75 mil suscriptores, Pedrito el Paketero, con 61 mil, Anita con Swing, seguida por 42 mil personas, Emma Stylet tiene casi 16 mil, entre otros, le supone todo un reto mantenerse activos en esta plataforma.

De los inicios

Cuando iniciaron su canal, muchos de ellos tenían que ir a los “Parques Wifi”, lugares públicos que habilitó ETECSA en el 2015 y se pagaba por hora. Por lo general, creaban un video y caminaban dos o tres kilómetros para subirlo y, luego, esperar 40 minutos a que esté en la plataforma.

 Cuando Pedrito empezó, lo hizo grabándose con un celular, sin luces ni micrófono, solo motivado con la idea de expresarse y mostrar su inconformidad con su país. Por eso, aunque le da toques de humor, su contenido es dominado por críticas sociales.

“Quería darle voz al pueblo cubano, que no la tenía, ya que el internet es escaso y los cubanos no tienen cómo alzar la voz”, contó Pedrito en una entrevista telefónica con LISTÍN DIARIO.

A diferencia de otros de sus compañeros, el youtuber siempre está conectado a internet, pero gasta mucho dinero, aproximadamente de 100 a 150 dólares mensuales y para poder sobrellevar este gasto, Pedrito lo que hace es que incluye el internet en todos los contratos que firma.

El creador de contenido cuenta que si bien es cierto que a todos los youtubers en determinado momento se les complica poder adquirir suscriptores, para ellos, los cubanos, lo es aún más.  “Actualmente sumo cada mes entre seis o siete mil suscriptores. No es número alto, pero tampoco es bajo, teniendo en cuenta que soy cubano y mi público activo, que serían los cubanos, no tiene conexión a internet. Solo cuento con los cubanos que están en otros países donde sí tienen conexión a internet y extranjeros que les interese la temática de Cuba. Aquí es difícil conseguir suscriptores, pero aun así me va bien”, afirmó .

DESDE MIAMI

Sandra Cires. Lo que para Sandra Cires empezó como una inquietud por el maquillaje, hoy en día es su pasión y trabajo, el cual comparte con los 12.3 millones de suscriptores que tiene en la plataforma más famosa del planeta y con 2.9 millones en Instagram. Es cubana, originaria de la pequeña ciudad de Pinar del Río, a 180 km de La Habana, y con la forma divertida de sus videos se ha convertido en una de las influencers más importantes de Miami. Pollito Tropical.

Randy Álvares, mejor conocido como “Pollito Tropical”, es otro de los youtubers cubanos residentes en Miami que triunfa más allá de las fronteras de su país. En su canal cuenta con casi un millón de suscriptores y en Instagram tiene 1.4 millones de seguidores. Con su postura abiertamente gay y el deseo de contar las historias que le suceden en su vida diaria, se ha ganado un lugar en las redes sociales que lo han hecho conocido en países de América.

Con poco internet, pero con mucho para contar

Con su canal, Pedrito genera más dinero de lo que gana un cubano con sueldo promedio en dos años. “Estamos hablando de un salario de dos años de un cubano, que en promedio gana 40 dólares mensuales y en un mes de trabajo yo puedo hacer eso muchas veces, y no te digo esto jactándome, todo lo contrario, te lo digo con un poco de tristeza incluso porque de esos cubanos que estamos hablando están incluidos mis padres”, manifestó.

En ese sentido, Pedrito expresó que la plataforma virtual le ha ayudado mucho a darle una mejor vida a sus padres, gracias a la publicidad digital: “Mis padres me tienen a mí y no tienen que trabajar años para tener un par de zapatos y puedo ayudarles muchísimos. Hemos podido salir adelante gracias a Youtube y a las marcas con las que trabajo y que se promocionan en mi canal”.

En el caso de Frank Camallerys, el joven conoció la plataforma con el auge de los paquetes de internet semanal en Cuba. Desde ese entonces empezó a grabar videos y cada miércoles y domingo los sube a su canal de Youtube. Aunque empezó tomando ideas de otros youtubers famosos, poco a poco fue desarrollando su estilo único, que trata de mostrar los temas sociales, las costumbres y acontecimientos de su país.

Mientras que la adolescente Anita con Swing, además de los audiovisuales que hace para contar historias sobre la cultura de la isla caribeña, también complementa con la red social Instagram, donde cuenta con 41 mil seguidores e interactúa con ellos.

Otros influencers cubanos son el llamado Comepizza Online, Emma Style y DinaStar.

Pese a las dificultades de conexión que aún persisten, varios jóvenes se las han arreglado, a golpe de voluntad y creatividad, para hacerse visibles en el ciberespacio para publicar contenidos variados .