Listin Diario Logo
22 de julio 2019, actualizado a las 12:40 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento sábado, 09 de febrero de 2019

PANTALLA GRANDE

Cinderelo: El Dr. Jekill y Mr. Hyde

  • Cinderelo: El Dr. Jekill y Mr. Hyde
  • Cinderelo: El Dr. Jekill y Mr. Hyde
Pachico Tejada
Santo Domingo

Con “Cinderelo”, que ha dirigido el mexicano Beto Gómez, tenemos el segundo remake de la filmografía local. El primero fue “Cristiano de la secreta”. Un hecho interesante, si se tiene en cuenta que el cine en el país tiene poco tiempo de que inició su ebullición y hay cantidad de historias por ahí esperando ser contadas.

Y de seguro más creativas e interesantes que la presente, basada en “Feo de día y lindo de noche”, de Alfonso Rodríguez, quien figura en esta como productor.

La historia recurre al mito clásico del otro, que llevó a la literatura el británico Rober Louis Stevenson a finales del siglo XIX, en “El extraño caso del Dr. Jekill y Mr. Hyde”.

En aquella obra un científico creaba una poción que sacaba lo peor de él, en un maravilloso estudio sobre la dualidad del ser humano, atrapado en un cuerpo compartido por el bien y el mal, el ángel y el demonio.

Un mito que las generaciones más recientes pueden ver reflejados en el Hulk de los cómics de Marvel.

Solo que en esta cinta, protagonizada por Miguel Rodarte y William Levy, lo que sale no es el mal sino la buenamozura, algo que en la primera versión sucedía con Fausto Mata y Frank Perozo, y de en formato de comedia con mensaje de autoestima incluido.

Esto porque Marlon (Rodarte), quien tiene poca suerte con las chicas, no solo por su enorme nariz (un guiño a Cyrano de Bergerac también), se convertirá cada noche (de 8:00 a 12:00 de a.m.) en Brando (Levy), acabando con su racha de poco ligón y con toda fémina que se le cruza.

Un tema simple en una simple comedia en la que lo mejor es Félix, personaje que interpreta Luis José Germán (la estética de su vesuario, los gestos), y los momentos en que impone su presencia Joaquí Cosío, con todo y su traje a lo Tony Manero en Saturday Night Fever, y en la que se desperdicia un talento como Juan Carlos Pichardo.