Listin Diario Logo
21 de agosto 2019, actualizado a las 12:34 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento viernes, 01 de febrero de 2019

CINE/COCALECAS

"Glass" es una carta de amor al cómic, su universo y sus amantes

  • "Glass" es una carta de amor al cómic, su universo y sus amantes

    Mr. Glass (Samuel. L Jackson), un hombre con una inteligencia sobrehumana y que ya conocemos como la contraparte de Dunn en Unbreakable. 

     

Rubén Peralta Rigaud (Colaboración especial)
Santo Domingo

Después de un débil período creativo, que produjo varias producciones de mediana calidad entre ellas la vergonzosa After Earth (2013) y The Happening (2008) el creador del Sexto Sentido (199) M. Night Shyamalan se recupera en 2015 con el divertido thriller de misterio "The Visit", un regreso decente. Logra un éxito aún mayor, tanto con la crítica como con el público, con su trabajo siguiente, "Split". 

Este director, famoso por sus sorpresas y giros inesperados,  nos presenta en la última escena (creíamos que era una película completamente independiente) nos revela repentinamente una historia que se encuentra en el universo del drama de superhéroes Unbreakable, dirigido por el mismo en el 2000.

Con Glass , el cineasta ahora cierra este círculo y pone a los personajes de ambos trabajos juntos en un capítulo final. Shyamalan reúne las líneas narrativas de Unbreakable y Split en Glass de una manera satisfactoria y coherente, con un estilo narrativo controlado y riguroso, así como un elenco de alta calidad.

Todo se reduce a la reunión de los tres personajes principales en una institución psiquiátrica, por lo que el cineasta no se complica en este asunto. En los primeros 25 minutos de la película, el enfoque principal está en Dunn (Bruce Willis), quien dirige una compañía de seguridad con su hijo. Y en los encuentros entre Dunn y el psicópata Crumb (James McaVoy).

Cualquier persona que sospeche una cacería llena de acción frente a esta situación, debería calmarse, esto no pasara. Debido a que Shyamalan reúne a Dunn con La Bestia (de Split).

Esta unión resulta en una interesante pelea, prosiguiendo a que los dos son arrestados por una unidad especial y terminan en el mismo pabellón psiquiátrico que Mr. Glass (Samuel. L Jackson), un hombre con una inteligencia sobrehumana y que ya conocemos como la contraparte de Dunn en la mencionada Unbreakable. 

Ellie Staple (Sarah Paulson), quiere demostrar a toda costa que el Sr. Glass, Dunn y Crumb no son realmente superhéroes, si no que han sido atacados por una forma especial de megalomanía. Mientras la psiquiatra intenta convencer a los internos de su teoría, el hijo adulto de David, Joseph (Spencer Treat Clark) y la ex víctima de secuestro de Crumb, Casey Cooke (Anya Taylor-Joy) encuentran pistas interesantes fuera de las paredes de la clínica.

Especialmente en el contexto de las grandiosas batallas de Marvel y DC, debemos aplaudir a Shyamalan por su manejo del fenómeno de superhéroes y altos presupuestos. Aunque recoge motivos familiares y patrones narrativos en su trilogía, juega con ellos un juego entretenido y reflexivo, y se niega a hacer una cascadas de efectos especiales.

Unbreakable se presenta principalmente como un drama emocionalmente conmovedor, arraigado en la realidad, incluso cinemáticamente sofisticado sobre un hombre desilusionado, que se adentra solo en lo fantástico. Split , durante la mayoría de su narrativa es un thriller psicológico que nos hace testigo del nacimiento de la bestia. Glass de alguna forma es una versión más ligera de "El silencio de los Inocentes", donde la idea de problematizar el súper heroísmo de los tres protagonistas, tiene sin duda su encanto.

Shyamalan sacude algunos pasajes de alta intensidad del manga y vuelve a conducir al ya legendario McAvoy de Split a una actuación aterradora, que eclipsa a todos los demás artistas.

A medida que el escocés salta de una identidad a otra incluso en una escena, es absolutamente impresionante y nos pone una verdadera piel de gallina. En lugar de utilizar los trucos del cine de acción, se centra en discusiones terapéuticas y negocia las leyes del mundo comic de forma tan sorprendente como el primer capítulo de la trilogía.

Sin embargo, también es obvio que el director y el guionista tienen problemas para reconciliar sus personajes de manera convincente.

Por ejemplo, David Dunn, cuya historia personal en Unbreakable es ampliamente conocida, recibe menos espacio y desenlace en esta ocasión, mientras que con el personaje de McAvoy, realiza lo opuesto, y nos regala más profundidad dentro del pasado de este. El héroe del título, el Sr. Glass, no muestra emoción por mucho tiempo, excepto por pequeñas contracciones en la cara, pero se vuelve activo en la segunda mitad.

Con toda comprensión de su aguda inteligencia, es un poco increíble lo libre que está de repente el criminal altamente peligroso en la institución psiquiátrica.

En cualquier caso, como ya lo sabe Shyamalan, las discusiones se enfocarán en el acto final, que, como se esperaba, tendría varios giros y llevará al debate sobre las reglas del género de los superhéroes.

(+)

APRECIACIONES

El director abandona un poco sus ambiciones y gira el Twist-Rad un poco demasiado.  A pesar de las deficiencias que hacen de Glass la parte más débil de la serie, debemos reconocer el valor de Shyamalan al hablar de personas sobrenaturales en un ambiente íntimo y sin efectos llamativos. Es mejor tropezar con unir muchas ideas que terminar en una formalidad que sale a la luz en algunas películas de Marvel y DC.

Al final, Glass, es una carta de amor al cómic, su universo y sus amantes, el cineasta demuestra ser un narrador consistente, casi radical, cuando las tres figuras encuentran sus mayores temores y los muestra en momentos o en situaciones en las que son más vulnerables: después de las fracturas, debajo del agua y frente al amor. ¿Que les quedaría? ¿O acaso todos nos tenemos nuestras debilidades?