Listin Diario Logo
16 de julio 2019, actualizado a las 05:21 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento martes, 25 de diciembre de 2018

CINE

Crítica de cine: Blumblebee

Rubén Peralta Rigaud
Santo Domingo

En la lucha por su planeta Cybertron, los Autobots bajo Optimus Prime (Peter Cullen) enfrentan una amarga derrota contra los Decepticons. Por esta razón, el soldado B-127 (Dylan O'Brien) es enviado a explorar la tierra y construir una base allí. Pero a su llegada, B-127 se da cuenta de que los Decepticons ya están en la Tierra. B-127 quedará severamente dañado en una batalla en la que el comandante Burns (John Cena) se encuentra por primera vez con los Transformers. Lleva algo de tiempo hasta que la joven Charlie (Hailee Steinfeld) se dé cuenta del robot en la forma de un escarabajo VW en un depósito de chatarra. Ella lleva el auto a casa y descubre que el Transformer es un ser sensible, lo llama Bumblebee y entre ellos desarrolla una amistad. Pero los Decepticons se han dado cuenta del paradero de Bumblebee y se han unido a la organización secreta militar "Sector 7" para localizar al Autobot desaparecido.

Hace más de 10 años, Michael Bay presentó “Transformers” [2007], el primer largometraje sobre estos robots gigantes en guerra, divididos en 2 bandos, los Decepticons y los Autobots. Siguieron cuatro secuelas hasta ahora, que variaron el esquema exitoso. Con “Bumblebee”, el popular y silencioso Autobot, que ya estaba en el centro de la historia junto con Optimus Prime, obtiene su propia aventura, incluso si no es realmente una historia de origen. Después de desechar y destruir repetidamente fragmentos completos de las películas anteriores de “Transformers”, el cineasta Travis Knight logra hacer una pequeña sorpresa. En el mejor de los casos, es una pena que no se disuelva aún más fuertemente de sus predecesores.

 

 La historia está ambientada 20 años antes de los acontecimientos de la primera película, pero milenios o siglos después de que los Transformers ya hubieran descubierto la Tierra. Entender el momento exacto es notablemente fácil, así como el por qué Bumblebee y sus compañeros ya pueden convertirse en autos modernos, incluso si nunca antes han estado en la Tierra. Sin mencionar por qué todos hablan y entienden inglés. De todos modos, es el año 1987 y los Autobots están a punto de ser destruidos en la lucha por Cybertron. Es por eso que Optimus envía a Bumblebee (B-127) a la Tierra para establecer una base allí.

Conocemos a Charlie, de casi dieciocho años, interpretada por Hailee Steinfeld. Su mayor deseo es tener su propio vehículo. Ella es una experta mecánico, pasión que compartió con su difunto padre, con quien comenzó a restaurar un automóvil. Su madre tiene un nuevo novio y su hermano menor Otis lo acepta mejor que ella. Charlie le da a la historia un destino humano, un cuidador que está interesado y que, al menos durante largos períodos, se comporta como uno esperaría de un niño de dieciocho años.

 

 En la sección central, el cineasta Knight crea un estilo que emula lo presentado por Steven Spielberg en  E.T. [1982]. El humor es ligero, y la trama nunca abusa del humor, apoyando la narrativa en el sentimentalismo de dos seres perdidos. Queriendo hablar por metáforas, Bumbleblee no es más que una persona sin hogar, hijo de la guerra robótica, que busca una nueva dimensión en los tiempos cambiantes. Su diversidad va bien con la parábola de Charlie, un joven que pierde referencias después de la muerte de su padre; Las diferencias y debilidades de ambos coinciden al punto de crear una unión inesperada e indisoluble. Para el resto, hay muchas actividades y el mismo número de inversiones para mantener al espectador alerta.

La diferencia más clara en comparación con las películas anteriores, es que en esta entrega rompen con algunas costumbres, ya que no se arrasa una ciudad entera, y se enfoca en un estilo más íntimo y dedicado al desarrollo de sus personajes. Hailee Steinfeld, con su encanto y naturalidad, le da a la historia un punto de referencia confiable. Que una amistad entre el hombre y la máquina esté en el centro de atención en una de estas películas no solo es una sorpresa, sino que también funciona sorprendentemente bien. La banda sonora, con las muchas canciones pop de esa época, es genial y va de acuerdo a los sentimientos del momento. Con “Bumblebee”, el cineasta Travis Knight presenta la mejor película de Transformers, así como una aventura de cine ligera y entretenida.

De hecho, nos encontramos frente a una construcción más amigable para niños, como debería ser, para una saga que viene de un juguete exitoso. El único punto que no funciona: es su excesiva duración. Pero Bumblebee logra restaurar la credibilidad de la franquicia, sobre todo gracias al buen desempeño de los intérpretes individuales, quienes han tenido la fuerza para no reducir todo a una pantomima.