juego perfecto

Los cambios estructurales, lo rápido que llevan a los prospectos y la gran cantidad de ponches

Elly de La Cruz, de Cincinnati, rompe su bate al conectar un hit frente a los Medias Blancas de Chicago en la pretemporada.

Elly de La Cruz, de Cincinnati, rompe su bate al conectar un hit frente a los Medias Blancas de Chicago.AP

De unos años para acá las Grandes Ligas ha cambiado un mundo, adelantando el proceso de los jugadores jóvenes para alcanzar Las Mayores, hecho que a su vez dificulta la adaptación de algunos a un nivel tan exigente.

Hasta hace poco tiempo los peloteros cumplían un ciclo de cinco o seis temporadas en las Menores. Cuando recibían el chance en el Big Show ya eran jugadores probados. Hoy día podemos ver las debilidades defensivas elementales en algunos prospectos y la desproporcionada cantidad de ponches.

Otro factor ha sido eliminar la Rookie Avanzada y la Clase A Corta de un plumazo. Mientras los norteamericanos van a la universidad, firman a los 21-22 años, los chicos nuestros son profesionales a los 16 y pasan de una liga diurna, de tres meses, como la Dominican Summer League a una campaña intensiva de abril a septiembre en Clase A Baja.

Will Benson (74), Ezequiel Tovar (74), Oneil Cruz (74), Elly De La Cruz (74) y Kyle Schwarber (73) encabezan el 2024 en ponches recibidos. De ellos solo Tovar batea sobre .250, aunque es el de menos poder del grupo.

La última vez que los equipos promediaron menos de siete ponches por encuentro (6.91) fue en el 2009. En 2024 vamos por 8.37 Ks por partido, 2023 (8.61), 2022 (8.40), 2021 (8.68) y en 2020 (8.68). El promedio de bateo va en .240 esta temporada y no se alcanza los .250 desde el 2019 (.252).

Si queremos poner ejemplos, Teoscar Hernández fue subido luego de seis años en las Menores , 594 encuentros y 2306 turnos; sumando 97 jonrones en ese período. Hoy día Teoscar es uno de los bates más respetados del negocio.

Marcell Ozuna es otra de las figuras que llegó paso a paso. El Oso debutó en el 2013, acumulando seis temporadas en MiLB, 466 juegos y 1727 VB en las fincas de Miami. El toletero criollo pasó tres años (2010, 2011 y 2012) entre Clase A Corta y Clase A Avanzada, conectando 69 jonrones en esas tres campañas.

De José Ramírez MLB Pipeline dijo lo siguiente: ì ìRamírez tiene las herramientas para convertirse en un jugador titular si se le da el chance ì ì. La Para debutó en 2013, pero estuvo en el sube y baja los siguientes dos años, totalizando 335 encuentros y 1383 turnos en las Menores. La última vez que pisó un terreno de Liga Menor fue en el 2015.

Juan Soto y Julio Rodríguez han sido los modelos de talento y adaptación rápida a MLB. Soto accionó en 122 juegos, 453 turnos. En 2016 estuvo en Rookie y Clase A Corta; 2017 Rookie y Clase A Media; en 2018 Clase A Avanzada y solo ocho juegos en Doble A. Terminó su carrera bateando .362 en las Menores. En el 2019 Rodríguez jugó en Clase A Media y Avanzada; en 2021 en Clase A Fuerte y Doble A. Totalizó 158 partidos y 291 turnos en MiLB (.336-25-116).

Elly De La Cruz ha sido el más vivo ejemplo de llevar a un jugador tan rápido que ha tenido que aprender en Las Mayores cosas que no tuvo tiempo de perfeccionar en 262 partidos en las Menores. Junior Caminero debutó en las Mayores tras 222 encuentros y 845 turnos en las fincas de Tampa. Junior está ubicado actualmente en Triple A, pero seguro no será por mucho tiempo.