Santo Domingo 24°C/24°C few clouds

Suscribete

Con caras “desconocidas”, rotación de Rays se hace méritos como la mejor en el arranque de MLB

Drew Rasmussen. Foto: Mike Carlson / AFP.

Drew Rasmussen. Foto: Mike Carlson / AFP.

Avatar del Listín Diario
Carlos MoretaSanto Domingo, RD

Los Tampa Bay Rays están de moda. Luego de participar en sus primeros 10 enfrentamientos del 2023 se mantienen sin conocer el sabor de la derrota, traducido a la misma vez como el mejor inicio de temporada para un equipo desde 1987 (Cerveceros, 13-0).

La rotación de lanzadores ha tenido la mayor cuota de responsabilidad en este resultado, quienes lideran de manera colectiva a los abridores de las Grandes Ligas en porcentaje de carreras limpias (1.83), limitando a sus rivales a un promedio de apenas .196.

Esta superba muestra sucede mientras Tyler Glasnow, cabecilla de los cinco brazos titulares, se encuentra inactivo con una lesión en el oblicuo izquierdo, lo que habla bastante bien sobre la profundidad con la que cuenta el conjunto.

Han sido Jeffrey Springs y Drew Rasmussen, ponderados como tercer y cuarto de manera respectiva, los que han dado un paso al frente al situarse en la élite del negocio luego de compilar 26 entradas lanzadas, 34 ponches y ninguna libertad concedida.

Tal rendimiento no sucede por casualidad, sino que toma mayor difusión aquello que habían estado haciendo.

Rasmussen, que llegó hasta los Rays como parte del traspaso de Willy Adames a los Cerveceros de Milwaukee, le demostró calidad al dirigente Kevin Cash en todo el transcurso del 2022, cosechando efectividad de 2.84 tras aparecer en 28 aperturas.

Y Springs, nuevamente convertido a abridor luego de comenzar su paso en las Mayores como relevista, tuvo sólidos resultados en la pasada zafra al evidenciar el 26.2 % de sus enfrentamientos terminando en ponches.

Estos han servido de respaldo para Shane McClanahan, quien en el año pasado finalizó sexto en la batalla por el Cy Young de la Liga Americana y cosecha dos salidas de calidad en este inicio de campaña, seguidamente de Zac Eflin, una adquisición de temporada muerta que llevó a los Rays a desembolsar 43 millones de dólares a cambio tres contiendas.

Los cuatro mencionados promedian 28 años de edad, lo cual refiere en buena lid sobre cómo el equipo obtiene una excelsa productividad de lanzadores cuyo potencial se encuentra en el momento cumbre de sus trayectorias.

Y mientras esto pasa el hombre de mayor jerarquía entre todos se encuentra fuera de acción, por lo que con un retorno por todo lo alto de Glasnow, la definición de mejor rotación del béisbol podría ser acertadamente un nuevo sinónimo de los Rays.