Listin Diario Logo
24 de febrero 2021, actualizado a las 11:01 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte martes, 23 de febrero de 2021

PRIMER ROUND

¿Y la ponzoña del Alacrán Berchelt?

  • ¿Y la ponzoña del Alacrán Berchelt?
Yoel Adames F.

Se había anunciado como la” Pelea del año” y tratándose de campeones mexicanos de frente nadie dudó de que así fuera, aunque de hecho no lo fue finalmente. El combate por el cetro mundial ligero Jr. entre Miguel Berchelt y Oscar Valdez fue otra ‘carnicería’ de manufactura mexicana como en el pasado libraron Rubén “Púas” Olivares-Rafael Herrera, Púas-Chucho Castillo, Púas-Alacrán Torres, Rodolfo Martínez-Rafael Herrera, Carlos Zárate- Martínez, Zárate-Zamora, Zárate-Pintor, Zárate-Zaragoza, Chávez-Azabache Martínez, Chávez-Refugio Rojas, Chávez-José Luis Ramírez, Chiquita González-Rolando Pascua,  Marcos Antonio Barrera-Erik Morales-Juan Manuel Márquez, Rafael Márquez-Israel Vásquez, Berchelt-Francisco Vargas. Así como las anteriores, hay docenas de peleas entre mexicanos que han resultado mal pagadas, porque el espectáculo parece a muerte.

OTRO BERCHELT: La gran maquinaria de lanzar golpes que brilló con 7 defensas en las 130 libras  con aval del CMB, el sábado lució entumecida (al estilo Lomachenko ante Teófimo) en los primeros tres rounds el campeón no lanzó golpes, el retador invicto, exrey de los plumas OMB, le boxeo y lo confundió, tomó confianza y le conectó con autoridad llevándolo al tapiz en los episodios 4, 9 y 10; Berchelt nunca botó el golpe de la primera caída y fue tomando una paliza en la ruta hasta caer en otro mundo en el décimo, luego regresó pero salió del hotel en camilla hacia un hospital.

TATUAJE DE CANELO: Si hubiese sido en Dominicana, donde Eddy Reynoso, entrenador del flamante campeón Oscar Valdez y también mentor de Canelo Álvarez, se hace el enorme tatuaje de su discípulo en su antebrazo izquierdo, “con el fin de rendirle homenaje y reconocer su trabajo” con el multimillonario rey mexicano, el pueblo entero le diría a coro algunos calificativos desagradables, epítetos como ¡lambón!, o quizás más fino, lambiscón.

 Nunca vi o escuché que Angelo Dundee –que trabajo con 15 campeones del mundo- le puso el nombre de Muhammed Ali o Sugar Ray Leonard a uno de sus hijos o nietos; tampoco Amílcar Brusa con su rey invencible Carlos Monzón y luego Miguel –Happy- Lora, Kermin Guardia y unos 20 más; ni Emmanuel Steward nombró Hilmer Kenty, Thomas Hearns, Vitali o Vladimir Klitschko a uno de sus descendientes, mucho menos envenenar su piel con un estampado para siempre con la figura o el nombre de uno de esos alumnos campeones.

RESPUESTA: "Me preguntaron porque me puse este tatuaje, les respondí lo siguiente: El día que conviertas a un niño de 13 años en el mejor boxeador del mundo, lo vas a entender". Palabras de Reynoso, pero no me convence.