Listin Diario Logo
25 de febrero 2021, actualizado a las 05:23 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 03 de octubre de 2020

Reportaje-Fórmula Uno

Victoria de Bottas “esconde” falta de competencia en F1

  • Victoria de Bottas “esconde” falta de competencia en F1

     El superlativo dominio de Lewis Hamilton ha dejado la Fórmula 1 huérfana del atractivo competitivo. 

Fausto Jiménez
(Especial para Listín Diario)
Santo Domingo, RD

 El campeonato tiene due­ño por adelantado gracias a la dictadura germano-in­glesa. La segunda victoria en el año de Valtteri Bottas no es más que un falso bálsa­mo a una contienda que no entusiasma a la colec­tividad, con una aplas­tante embestida del mo­narca Lewis Hamilton, en el marco de la apostasía competitiva que acusa la Fórmula Uno por mucho tiempo.

Mercedes y el hexacam­peón se han encargado de que cada fecha tenga ga­nador previsible, en gran parte porque el archirri­val Ferrari hoy parece una nave abandonada en re­sultados irreconocibles, y con una contraparte muy buena de Red Bull, que tampoco alcanza para dar espectáculo, en la tempo­rada más exigida por cul­pa de la plaga que afecta el planeta completo.

Y ahí viene la gran cues­tión: ¿Cómo evitar tanto poder en una sola escude­ría, a la vez fundida con un piloto que no ha sido el más rápido ni el mejor his­tórico, pero cuyos factores lo han encumbrado hasta lucir invencible, lejos de la atmósfera competitiva ac­tual?

Hamilton gana las ca­rreras con holgura, no im­porta que tenga buenos ri­vales, como su compañero Bottas (2°, 161 puntos), el extraordinario Max Vers­tappen (3°, 128 puntos), Charles Leclerc, un tetra campeón (Sebastian Vet­tel), un ex campeón en Kimi Raikkonen y Daniel Ricciardo.

Mercedes le ha dado a su estrella y compañero coches y equipo sin paran­gón ante los homólogos: demasiada diferencia en  fiabilidad, velocidad, ope­ratividad… o Goliat con­tra David, pero en una acti­vidad que no deja resquicio a ganar el débil como rela­ta la historia bíblica. Co­mo sucede con el neerlan­dés, quien lucha contra un monstruo de siete cabezas cuando se habla de recursos del verdinegro.

La Fórmula 1 y la FIA (Fe­deración Internacional de Automovilismo) están com­pelidos a buscar normativas que devuelvan una inexis­tente competitividad, pero que no llegarán hasta 2022.

Grandioso… y “sin rivales”

Amén del dominio del alemán Michael Schuma­cher (cinco títulos en lí­nea), lo cierto que no se recuerda semejante humi­llación en una categoría que tanto balance compe­titivo tuvo en recientes dé­cadas, con luchas a muerte de los Ayrton Senna, Schu­macher, Damon Hill, Nel­son Piquet, Alain Prost, Ni­ki Lauda. Mika Hakkinen y Nigel Mansell, grupo en el cual siempre coincidie­ron al menos tres pilotos de  grandes antagonismos. Es­tos años también están con­solidando la tesis de que el líder de la tripuntada ja­más ha tenido la talla de ri­vales de aquellas épocas. Sólo hay que ver que en su racha actual promedia ca­si tres carreras de diferen­cia con el segundo lugar. En 2020, lleva una ruta más expansiva sólo supe­rada por los años en que Vettel no tenía contrincan­tes (155, en 2013; 122, en 2011).

Y la preocupación tam­bién ha llegado al dictador de la serpiente de asfalto.

“Los que toman las deci­siones y diseñan los coches, quienes establecen las re­glas y ese tipo de cosas son a los que se puede presionar para que hagan un trabajo mejor para el futuro, si eso es posible”, manifestó el lí­der Hamilton.

“Espero que eso sea lo que vayan a hacer en 2022, y con los coches nuevos qui­zá veamos una forma dife­rente de correr y podamos seguir a los coches de de­lante”, reflexiona.

Hamilton sólo tuvo rival cuando en 2016 perdió su primera racha de campeo­natos (tiene 5 en 6 años) a manos del intrépido Nico Rosberg –a la sazón com­pañero en Mercedes-, quien apenas le ganó por cin­co unidades, en la única cruenta contienda de pilo­tos en siete años y segunda en desde 2011.

Hamilton (205 puntos) ha ganado 6 de las 10 ca­rreras del año, y el Gran Premio que protagoniza­ron Pierre Gasly (1°), Car­los Sainz (2°) y Lance Stroll (3°) en la octava prueba (Monza, Italia), sólo fue una mala pasada al inglés.

Tenía todo para acrecen­tar su imperio, con su aplas­tante ritmo, así como en Rusia, pero que errores hu­manos insólitos le provoca­ron sanciones.

En al menos dos de las derrotas, el avezado gana­ba sin problemas.

Sólo cataclismo cambiaría la historia

El supersónico “44” bus­ca igualar a “Schumi” como máximos históricos (7), y puede asegurarse que sólo un evento inesperado en las restantes siete carreras se lo impediría, gracias a que no hay puntos débiles por don­de atacar su dictadura des­de hace cuatro años.

Porque le finés Bottas no tiene ni por asomo el nivel para alcanzar al tricampeón consecutivo, y el neerlandés de Red Bull no cuenta con el respaldo que avale su indis­cutible talento que lo compa­ra al legendario Ayrton Sen­na; además, pareciese que la decadencia del Cavallino Rampante va para largo.

Para tener una idea del dramatismo negro que vi­ve hoy la competencia, bas­taría saber que los coches de Ferrari han salido de com­petencia en cinco ocasiones (Leclerc , 3 y Vettel, 2); mien­tras la fiablidad de RBT ha condenado a su piloto estre­lla a tres GP´s fuera de pista.

Y como contraparte, los bólidos tripuntados siem­pre cruzaron la meta. Sólo en la cita de Gran Bretaña un corredor Mercedes que­dó marginado de puntua­ción (Bottas, 11° puesto, pe­ro ganó Hamilton).

Es lo que explica ya el inescrutable rodillo ver­de que aplasta a la asfáltica más exigente.

PERFIL
Una necesidad imperiosa

Por lo pronto, a la re­gente del espectáculo (Liberty Media LTD) le urge conseguir mayor nivelación en los equi­pos, porque sólo así po­dría el hegemónico pilo­to bajar un ritmo que lo torna invisible a sus riva­les, y aplacarse la “Ha­milton-dependencia”.

Así que sólo cambios ra­dicales en las innovacio­nes dentro de dos años, harían de la competen­cia algo más atractivo, salvo que Hamilton y Mercedes no se entien­dan el año próximo.

SEPA MAS
Misceláneos de su Carrera
 Debut

En su primera tempora­da, Hamilton estable­ció numerosos récords y terminó segundo en el Campeonato de 2007 empatado a puntos con su compañero de escu­dería Fernando Alonso y a sólo un punto de Ki­mi Räikkönen.

Origen

El laureado volante na­ció el 7 de enero de 1985 en Stevenage, Hertfordshire, Inglate­rra, sus padres lo llama­ron Lewis por el atle­ta estadounidense Carl Lewis.

Respaldo

El sueño de Hamilton era convertirse en con­ductor de la Fórmula 1, por lo que su padre le compró un kart, y en 1993 empezó a compe­tir, de las que ganó va­rias carreras. Su padre le dijo que apoyaría su carrera siempre y cuan­do trabajara duro en la escuela.