Listin Diario Logo
24 de junio 2019, actualizado a las 10:57 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 25 de mayo de 2019

PRESENCIA DOMINICANA

Dominio

  • Dominio
Tony Piña Cámpora
Twitter:@pinacampora
tonypinacampora@gmail.com

El pasado domingo Sandy Alcántara, de los Marlins, logró un estupendo trabajo desde el montículo dominando a los Mets, a los que solo les permitió dos hits, ambos de J.D. Davis. El derecho dominicano ponchó a ocho y otorgó una base por bolas, alcanzando 90 puntos en la escala que mide el dominio de un lanzador en un juego.

El año pasado ningún criollo consiguió ese nivel en un juego, por lo que 2017 había sido la última vez que ocurría algo semejante. En esa temporada Ervin Santana trabajando para los Mellizos, blanqueó a los Medias Blancas seis a cero, abanicando a ocho, otorgando un pasaporte gratis y permitiendo un incogible logrando 92 puntos y luego, Edison Vólquez, de los Marlins, dejó en cero hit y cero carrera a los Diamondback, logrando diez outs por la vía del ponche y cediendo dos bases para llegar a 95 puntos.  

La fórmula sobre la que se sustenta la escala que define el dominio de un lanzador es la siguiente: se toma como base 50 puntos, agregando uno por cada out alcanzado, dos por cada episodio completado después del cuarto y uno más por cada ponche; restando dos por hit permitido, cuatro por carrera limpia, dos si la anotación es sucia y uno por pasaporte cedido.  

La máxima puntuación lograda por un dominicano para un juego de nueve episodios es de 98. Pedro Martínez la consiguió en tres ocasiones entre las temporadas de 1999 y 2000 militando con los Medias Rojas. En 1999 tuvo una espectacular salida contra los Yanquis en la que el único daño que recibió fue en el tercer episodio, un cuadrangular de Chili Davis y de

paso ponchó a 17. En el 2000 alcanzó las otras dos, una contra los Orioles y otra frente a los Rays.   

El otro pitcher criollo con ese tipo de dominio fue su hermano mayor, Ramón, en 1990. Defendiendo a los Dodgers el cuatro de junio sometió a los Bravos ponchando a 18 de sus bateadores a los que les aceptó tres hits y otorgó un pasaporte.