Listin Diario Logo
17 de octubre 2019, actualizado a las 12:09 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte viernes, 24 de mayo de 2019

A TIRO DE HIT

Carrera de Verlander en tremendo segundo aire

  • Carrera de Verlander en tremendo segundo aire
Kevin Cabral
kevcabral@hotmail.com | Twitter: @kevcabral

El martes, el estelar de los Astros de Houston Justin Verlander dominó a los Medias Blancas de Chicago en una cómoda victoria 5-1. Verlander trabajó ocho entradas de un hit y una carrera con 12 ponches. En 2019, tiene marca de 8-1, 2.24 y ha permitido una carrera limpia o menos en ocho de sus 11 aperturas.

Lo que está haciendo Verlander en 2019 es una continuación del nivel de superioridad que ha establecido contra sus oponentes desde que fue adquirido por los Astros el último día de agosto de 2017. En 50 salidas de serie regular con el uniforme de Houston, tiene récord de 29-10, 2.30 con 422 ponches en 320.1 innings lanzados y WHIP de 0.84.

Verlander estaba tejiendo una carrera de futuro inmortal hasta que comenzó a confrontar problemas físicos en 2013. En enero de 2014 fue sometido a una cirugía para corregir una lesión abdominal y en 2015 sufrió una lesión en su triceps.

El resultado de estas dolencias fue una merma en la calidad de los lanzamientos del pitcher derecho. En 2011, cuando ganó el Premio Cy Young, la velocidad promedio de su bola rápida fue 95 mph. En las temporadas en que no estaba en plenitud de condiciones (2013-15), esa velocidad disminuyó a menos de 93 mph. El descenso se reflejó en sus números.

Ese período le permitió entender que ya no podía depender sólo de su “stuff”. Necesitaba conocer mejor las fortalezas y debilidades de los bateadores y perfeccionar la secuencia en que utilizaba su repertorio. Entonces se concentró en utilizar más la información sabermétrica que estaba a su disposición. En 2016, cuando todavía estaba en Detroit, los resultados comenzaron a cambiar. Una mejoría en sus condiciones físicas provocó que regresara la vida en sus lanzamientos y pudo combinar esa ventaja con el cúmulo de “data” que ahora llevaba al montículo.

Al pasar a Houston, llegó a una de las organizaciones más avanzadas en términos de la utilización de la tecnología y las analíticas.

La combinación del repunte de su bola rápida (desde que está en Houston la velocidad promedio ronda las 95 mph), un ajuste al tirar su slider y la información que le permite explotar las debilidades de los bateadores le ha permitido reencausar su carrera y posicionarse para eventualmente entrar al Salón de la Fama.