Listin Diario Logo
21 de agosto 2019, actualizado a las 11:28 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte martes, 21 de mayo de 2019

Fenómeno Giannis

No fue un ciudadano de ningún lado hasta que cumplió los 18 años

Alex Rodríguez
alex.rodriguez@listindiario.com
Santo Domingo

Como un niño inmigrante de una familia de Nigeria, Giannis Antetokounmpo vendía relojes, bultos y lentes de sol en las calles de Grecia.

 Ahora, como uno de los mejores jugadores de baloncesto en el mundo, reparte asistencias, lances de tres y potentes donqueos en las canchas de la NBA.

Y mientras lidera el paso de los Bucks de Milwaukee hacia la final de la liga, a la vez que presenta la más sólida candidatura al premio al Jugador Más Valioso, su historia de vida sirve de inspiración para muchos.

Nacido en Grecia
El tres veces convocado al Partido de Estrellas nació el 6 de diciembre de 1994 en Atenas, Grecia. Sus padres fueron Charles y Verónica. Tres años antes se habían movido desde Lagos dejando detrás a su primer hijo, Francis, con los abuelos.

El Jugador de Mayor Progreso del 2017 no fue ciudadano de ningún lado por los primeros 18 años de su vida. A pesar de haber nacido en Grecia esto no le concedía la ciudadanía de manera inmediata ni a él ni a tres de sus cuatro hermanos.

En 2014 fue integrante del Mejor Equipo de Novatos, apenas siete años después de comenzar a jugar al baloncesto. Mientras sus padres tenían problemas para conseguir empleo, Spiros Velliniatis, quien jugó baloncesto en escuela secundaria de Estados Unidos, descubrió el potencial de Giannis a los 13 años.

 Para asegurar que se decidiera por el baloncesto, ya que los nigerianos casi siempre se inclinan por practicar el fútbol, hizo gestiones para que sus padres lograran trabajos que les pagaban 800 euros a cada uno. El integrante del segundo mejor equipo defensivo de la NBA en 2017 creció en el vecindario de Sepolia. Pero ya para el 2009 jugaba a nivel competitivo con el combinado juvenil del club Filathlitikos.

En 2011 se unió al equipo de mayores y jugó en la liga de tercera división de Grecia. Luego comenzó su carrera de nivel profesional con Filathlitikos, en la liga griega de baloncesto de segundo nivel, la Liga Griega A2, durante la temporada 2012-13.

En diciembre de 2012, solo unos días después de cumplir 18 años, firmó un contrato de cuatro años con el club español CAI Zaragoza, que según informes, incluía una cláusula de escape de la NBA después de cada temporada. Otros clubes europeos importantes también se interesaron entre ellos Barcelona y Efes. Ya que el contrato comenzaba a partir de la temporada 2013-14, decidió quedarse con Filathlitikos durante el resto de la temporada 2012-13.

Durante la temporada de la Liga A2 griega en 2012-13, lanzó un 46.4% desde el campo (62.1% de dos puntos), 31.3% desde el rango de tres puntos y 72.0% desde la línea de tiros libres, con un promedio de 22.5 minutos por partido. Durante 26 juegos, promedió 9.5 puntos, 5.0 rebotes, 1.4 asistencias y 1.0 bloqueos por juego. Fue seleccionado por los entrenadores como un participante especial en el Juego de Estrellas de la Liga Griega en 2013. A pesar de que en realidad no fue electo como un jugador estelar, los entrenadores lo dejaron participar como un regalo para los fanáticos.