Santo Domingo 29°C/31°C scattered clouds

Suscribete

PARA RECORDAR

Primer partido en la Costa del Pacífico

Cuando el propietario de los Dodgers de Brooklyn, Walter O’Malley y su homologo Horace Stoneham, de los Gigantes de Nueva York tuvieron la visión de mudar a sus respectivos conjuntos a la Costa Oeste de los Estados Unidos, en una de las decisiones más audaces en los anales de este deporte. Parte del éxito obtenido desde un inicio se debió a que lograron trasladar la rivalidad existente entre los dos equipos, la que se reanudó en San Francisco, cuando se celebró por primera vez un encuentro de Grandes Ligas en la Costa del Pacífico, entre los nuevos Dodgers de Los Ángeles y los debutantes Gigantes en el viejo Seals Stadium ante 23,448 fanáticos, el martes 15 de abril de 1958.

Los Gigantes se abrazaron con la victoria 8– 0 con el gran trabajo monticular del boricua Rubén Gómez, quien contó con la ayuda de jonrones disparados por Darryl Spencer y su compatriota Orlando Cepeda, quien debutaba en las mayores en ese juego. Los Gigantes finalizaron el torneo con una asistencia de 1, 272,625 espectadores, una cantidad de 618,702 superior a la de 1957 en el Polo Grounds, de Nueva York. Tres días después, el viernes 18 de abril en el Memorial Coliseo de los Ángeles, los Dodgers comenzaron su primera campaña en territorio angelino, superando a los Gigantes 6 – 5, teniendo a 78,762 aficionados como testigos de este partido.

A este estadio se le puso provisional una pared de 42 pies de alto por el jardín izquierdo, construida a 250 pies del pentágono, debido a que se trataba de un parque para jugar fútbol. Al terminar la temporada, 1,845,556 de parroquianos habían hecho girar el cambio de franquicia para la novena angelina.

Tags relacionados