Santo Domingo 23°C/23°C broken clouds

Suscribete

PRIMER ROUND

Recompensa

Dicen que el trabajo lo hizo Dios como castigo, pero en el deporte se ha demostrado que los que más trabajan tienen su recompensa, aún cuando no sean los más dechados de grandes habilidades o de calidad general. Jenifel Vicente, a quien bautizamos aún siendo un novato como “El Rayo” por su rapidez y para apagar un poco su primer nombre..., es el mejor ejemplo de esa tesis. Este humilde peleador del ensanche Isabelita muchos lo disfrutan ahora con sus resonantes triunfos, pero los pocos fanáticos que aún visitan los gimnasios saben bien que es uno de los primeros en llegar y el último en terminar su trabajo. Por su dedicación y gran apego a su trabajo se ha convertido en invencible a nivel local. El trabajo le dio su fruto, hoy día está ranqueado mundialmente y con mucho chance de ser campeón del orbe. La AMB lo clasificó en el puesto número 13, el cetro, en su versión interina está vacante, ya que el panameño Celestino “Pelenchín” Caballero está en busca de fortuna al peso pluma, habrá una eliminatoria entre Ricardo “Maestrito” Córdoba y el cubano, Guillermo Rigondeaux. Tomando en cuenta la calidad de estos posibles rivales, el dominicano tiene un panorama no muy halagador, pero tiene a su favor el beneficio del trabajo, de su sacrificio, que lo ha llevado a triunfar de forma más determinante y avasalladora, cuando no ha sido el favorito. Vicente es un hombre joven, contrario a Rigondeaux y Córdoba, quienes tienen mucho camino recorrido. De los 14 campeones mundiales que ha tenido el país, un 36 por ciento ha sido en el peso de las 122 libras, es la categoría de más suerte para los dominicanos, de 14 monarcas 5 han sido supergallo. Buena de NagyMuchas veces no somos capaces de reconocerle méritos a un perdedor, pero cuando vemos la calidad de los rivales que está enfrentando el peso completo dominicano Nagy Aguilera, entonces hay que sacar un capítulo aparte. Se las arregló para ganar sus primeras 10 peleas pagadas, perdió el invicto por descalificación; ganó 3 combates más y falló en una votación dividida ante Darrel Madison. En el 2009 se sacó la lotería al noquear al ex campeón Oleg Maskaev, y de qué manera, fulminante en el primer asalto. Ese es el resultado de su vida, lo mejor de su carrera y lo que le ha garantizado trabajo en el 2010, año que entiendo cerró el viernes, con cuatro peleas: la primera, una eliminatoria para ir tras la corona ante el ex campeón Samuel Peter, perdió en dos rondas... Noqueó al invicto novicio Roderick Willis, pero falló frente al veterano Maurice Harris, y la otra contra Antonio Tarver, el ex campeón semipesado, ahora de paseo por la división máxima. Esto no es un juego, ser latino, primero, y a la vez latino, en segundo lugar, es una desgracia histórica. Nagy (16-4, 11KOs.) a pesar de todo, está obteniendo excelentes resultados.

Tags relacionados