Santo Domingo 21°C/24°C light rain

Suscribete

ÚLTIMOS INNINGS

Carlos Beltrán es la estrella silente del béisbol de las Grandes Ligas

Avatar del Listín Diario
Carlos José LugoSanto Domingo

El domingo en la noche mi hijo me hizo una de esas preguntas típicas que se le ocurre a un niño curioso de siete años: ¿Quién es el mejor pelotero del mundo? Mi respuesta inmediata y casi reflexiva fue “Alex Rodríguez” y la misma se extendió a una explicación de varios minutos, porque lógicamente el pequeño Carlos quiso saber las razones de mi respuesta, aparte de su interés en conocer cuales otros componían la lista de los mejores.

Al día siguiente explorando el web-site de Bill James (Bill James On Line) me encontré con un articulo de David Fleming titulado “La súper-estrella olvidada” y luego de leerlo no tuve más que reflexionar sobre la lista que le había mencionado a mi hijo la noche anterior. Peor aun, yo que siempre he sido un defensor de los talentos del jugador al cual se refiere Fleming, me dí cuenta que lo había ignorado completamente, y ese es el punto que nos quiere hacer ver el autor en su articulo.

Un ejercicio rápido (siguiendo la ruta de Fleming) Imaginen una lista en sus mentes de un jugador, no lanzador que tomando como base la temporada anterior cumpla con las siguientes características: Que sea buen bateador de promedio, por encima de .280, más de 25 jonrones conectados, al menos sesenta o setenta bases por bolas recibidas por año, al menos 20 bases robadas y con un porcentaje de éxito mínimo de un 75 por ciento. Defensivamente hablando, que juegue una de las principales posiciones del espectro (catcher, shortstop, centerfield, segunda ó tercera base) y que además sea un muy buen jugador defensivo. Para los que creen en bateadores del clutch, pues que también sea excelente en ese aspecto, que sea saludable y que como cereza al helado, que juegue para un equipo competitivo.

Lo anterior define a un jugador esencialmente completo, con pocas fallas, y que cualquiera quisiera tener en los Dodgers...perdón, mejor dicho, en el equipo de sus simpatías. ¿Ya pensaron quien puede ser? La respuesta es Carlos Beltrán.

Beltrán ha sido, en términos de valor, uno de los diez mejores jugadores de la Liga Nacional las ultimas tres temporadas, y nadie se da por enterado. Es más, Beltrán es el caso curioso de un jugador que ante los ojos de muchos es un sobre-estimado (por virtud de su gigantesco contrato) pero que en realidad es un subestimado, si me entienden lo que quiero decir. En el 2008 Beltrán bateó para .284 jugando la mitad de sus juegos en un parque de lanzadores, su promedio de por vida es .281. Aparte tiene la combinación de poder y paciencia como atestiguan sus 28 jonrones y 92 bases por bolas recibidas. El puertorriqueño es el robador de bases más eficiente de la historia con un porcentaje de éxito de 88%, demostrado una vez más la temporada anterior con 25 robos en 28 intentos. Su defensa en el jardín central le ha valido tres guantes de oro consecutivos. En situaciones del clutch el año pasado bateó .333/.390/.528, y ni hablemos de sus números de por vida en playoffs: .364/.485/.817, y de hecho, su OPS de 1.302 es el mejor de todos los tiempos en post-temporada.

Y no es un asunto de seleccionar convenientemente un conjunto de estadísticas que favorezcan a Beltrán. Métodos más sofisticados confirman por igual la valía de la estrella de Borinquen. Tomemos Average Equivalente: Beltrán ha tenido un EqA por encima de .300 en cinco de las ultimas seis temporadas. El Average Equivalente engloba todas las contribuciones ofensivas de un jugador, hace un ajuste por estadio y liga, y las expresa en un número similar al tradicional promedio de bateo. Quiere decir entonces que Beltrán ha sido un jugador ofensivo de primera línea, y al mismo tiempo uno de los mejores jardineros centrales defensivos del béisbol en ese lapso de tiempo. Win Shares por igual atestigua el valor de Beltrán. Las últimas tres temporadas sus totales de 38, 27 y 33 Win Shares, respectivamente, lo han situado segundo, décimo-séptimo y tercero entre todos los jugadores de Grandes Ligas. Si esa no es la definición de un jugador estrella, pues yo no sé entonces cual podría ser.

Es una victima de su contrato de 119 millones de dólares y las expectativas creadas alrededor del mismo, elevado exponencialmente por jugar en un mercado como el de la ciudad de Nueva York. Es la gran contradicción, un pelotero que es un subestimado porque por jugar en Nueva York todos creen que es un sobrestimado. Cuando algún hijo le pregunte por los mejores jugadores, por favor háganle un pequeño espacio a Carlos Beltrán.

Tags relacionados