Santo Domingo 25°C/28°C scattered clouds

Suscribete

GRUPO D

Defensa y bateo serán las mayores armas boricuas

SAN JUAN.- Los bates están y la defensa ofrece excelentes garantías. Más que nunca, Puerto Rico deberá persignarse a esos dos factores en el Clásico Mundial de béisbol para compensar la debilidad de su pitcheo y mejorar su actuación de hace tres años cuando fue eliminado en la segunda ronda. Al igual que en la edición inaugural, Puerto Rico tendrá la ventaja de jugar como local en el estadio Hiram Bithorn de San Juan, sede del Grupo D de primera ronda que incluye además a Panamá, República Dominicana y Holanda.

La defensa y el bateo surgen como las fortalezas del equipo.

El infield se ve impenetrable con guantes como Mike Avilés, Felipe López, Ramón Vázquez e Iván de Jesús hijo. Alex Cora siempre ha sido un utility que responde cuando hace falta. Avilés viene de batear para .325 en su temporada de novato como torpedero de los Reales de Kansas City. López y Vázquez acaban de firmar contratos con Arizona y Pittsburgh, cubriendo respectivamente la intermedia y antesala.

“Creo que el equipo cuenta con una gran defensiva. Mike Avilés se graduó el año pasado en Grandes Ligas y Cora es una de las mejores manos en ese grupo”, comentó el ex jugador y analista televisivo, Cándido Maldonado. “Vázquez y López también son manos seguras. Es un equipo balanceado. Puerto Rico debiera ser uno de esos equipos que avance a segunda ronda, junto a República Dominicana. No hay muchos nombres que sobresalgan, pero sí tenemos una buena representación”, añadió.

El otro gran pilar es la ofensiva que tiene a los toleteros Carlos Delgado, Carlos Beltrán y Alex Ríos como baluartes.

Ríos y Beltrán son las piezas destacadas en los jardines. La sorpresa del roster fue la inclusión del veterano Bernie Williams, quien ha estado alejado del béisbol los dos últimos años.

Tags relacionados