Santo Domingo 24°C/24°C few clouds

Suscribete

informe sobre clima de inversión

Inversores estadounidenses creen pese a los esfuerzos del Gobierno aún persiste la corrupción en RD

El último informe sobre el clima de inversión en República reconoce los esfuerzos del actual Gobierno durante los últimos tres años, en materia de corrupción, no obstante precisa que la administración no ha logrado todos los objetivos declarados.

Muchas empresas e inversionistas estadounidenses han expresado su preocupación de que, a pesar de las mejoras en los últimos tres años, la corrupción en el Gobierno, incluido el poder judicial, continúa limitando las inversiones exitosas en la República Dominicana, indica.

Además cita como punto débil la tendencia a reducir o retirar importantes medidas de reforma incluso con niveles modestos de crítica pública, entre las que cita la reforma del sector eléctrico, y la reforma fiscal, que la mayoría de los expertos consideran que el país necesita con urgencia.

“Se ha prometido repetidamente más trabajo, incluida la aprobación de legislación sobre contratación pública, pero los avances en la agenda regulatoria y legislativa del Presidente probablemente resultarán aún más desafiantes a medida que el país se acerca a las elecciones que se celebrarán a principios de 2024”, indica.

Textualmente, el reporte indica que los inversores extranjeros informan de numerosos problemas sistémicos en la República Dominicana, entre los que citan la falta de reglas claras y estandarizadas para competir y la falta de aplicación de las reglas existentes.

Las quejas incluyen percepciones de corrupción generalizada a nivel de Gobierno tanto nacional como local.

- una falta de competencia técnica dentro del Gobierno.

- estructuras de toma de decisiones excesivamente centralizadas y verticalistas, incluso para asuntos rutinarios.

- retrasos en los pagos del Gobierno.

-débil aplicación de los derechos de propiedad intelectual.

- obstáculos burocráticos; procesos judiciales y administrativos lentos y en ocasiones parcializados a nivel local.

-aplicación inconsistente de decisiones judiciales a favor de inversionistas extranjeros; y procedimientos atípicos de valoración y clasificación en las importaciones de aduanas.

Asimismo, las débiles leyes de tenencia de la tierra y la interferencia con los derechos de propiedad privada siguen siendo un problema.

“El público percibe que la toma de decisiones administrativas y judiciales es inconsistente, opaca y requiere demasiado tiempo. La falta de transparencia y la mala implementación de las leyes existentes se discuten ampliamente como quejas clave de los inversores”, dice.

Las empresas estadounidenses que operan en la República Dominicana a menudo necesitan tomar medidas exhaustivas para garantizar el cumplimiento de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.

El Gobierno actual, encabezado por el presidente Luis Abinader, ha hecho un esfuerzo concertado para abordar cuestiones de corrupción y transparencia que son un tema central para la prosperidad social, económica y política, incluida la promoción de la independencia fiscal, acciones para frenar la corrupción administrativa , el nombramiento de profesionales técnicamente competentes en puestos de liderazgo, y la promulgación de una ley de decomiso de bienes civiles.

Estos y otros esfuerzos de la administración actual han llevado a la República Dominicana a destacarse como uno de los pocos países de la región donde los ideales e instituciones democráticas están en aumento.

Cambio climático

Según el Índice de Desempeño del Cambio Climático 2022, República Dominicana es uno de los países más vulnerables del mundo a los efectos del cambio climático, aunque representa solo el 0,06 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Como pequeño estado insular en desarrollo, la República Dominicana es particularmente vulnerable a los efectos de eventos climáticos extremos, como tormentas, inundaciones, sequías y aumento del nivel del mar. Combinado con un rápido crecimiento económico (más del 5 por ciento hasta 2020) y urbanización (más del 50 por ciento de la población en las ciudades, 30 por ciento en Santo Domingo), el cambio climático podría ejercer presión sobre sectores socioeconómicos clave como el agua, la agricultura y la seguridad alimentaria, los derechos humanos. salud, biodiversidad, bosques, recursos marinos costeros, infraestructura y energía.