Santo Domingo 24°C/25°C few clouds

Suscribete

Enfoque

Fitch ratings y Republica Dominicana

Avatar del Listín Diario
Rafael NúñezSanto Domingo, RD.

Después de un balance positivo sobre el comportamiento de la economía en un estudio reciente sobre las perspectivas de República Dominicana, la firma calificadora de riesgo Fitch Ratings valora positivamente que el actual gobierno haya avanzado en una serie de promesas de reformas institucionales, en la que incluye el fortalecimiento a la independencia de la justicia y el ministerio Público, así como el esfuerzo desplegado para reducir las pérdidas financieras del sector eléctrico, asumidas en virtud del Pacto Eléctrico firmado por todos los actores políticos y sociales.

La empresa calificadora subió las perspectivas del país de negativa a “estable” porque a su juicio “la economía dominicana se está recuperando con fuerza, creciendo un 11% estimado este año, superando nuestras previsiones que la situaba en 4,9% a marzo, por lo que esperamos un incremento de la inversión para impulsar un crecimiento superior al potencial de 5,7 y de 5,3 por ciento en 2023”.

¿Quién es esa entidad que no sale del asombro sobre el perfomance económico dominicano? Veamos. Como otras agencias de este tipo, Fitch Ratings es una calificadora de crédito y riesgo con sede en New York y Londres cuyas opiniones tienen un aval mundial para los inversores saber dónde pueden colocar sus capitales y no aventurarse en países que entran en cesación de pago o en ”default”.

Las informaciones que les voy a compartir acerca de la opinión de esta calificadora están precedidas por una opinión similar dada a conocer el pasado 2 de diciembre por su par Estándar & Poor`s que ratificó la calificación de riesgo soberano del país en BB-/B.

¿Qué de trascendente tienen esas opiniones de dos de las calificadoras más importantes del mundo? Que los hallazgos positivos en la economía vernácula se registran en un entorno nacional e internacional adverso.

Para Fitch Ratings el déficit general del gobierno se estimaba para este año en 3% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras el endeudamiento neto estimado en 2,4% del PIB, los cuales disminuyeron “mas rápido de lo que proyectamos en marzo (déficit de 4,9 del PIB), lo que refleja la recuperación económica cíclica y las iniciativas de política fiscal”.

En el impulso a los ingresos fiscales por la actual recuperación económica, estas superaron las expectativas propias y de los observadores internacionales.

Valoró como un manejo correcto restringir el gasto, en particular la inversión en el período pandémico, mientras se eliminó gradualmente ese gasto este año en la medida en que avanzaban las políticas públicas en ese renglón.

Observó cómo “la relación interés/ingresos se perfiló relativamente alta, 17,8% este año, lo que se redujo mediante dos operaciones de gestión de pasivos, aunque la dependencia del financiamiento externo implica sensibilidad a las tasas de interés estadounidenses y las condiciones de liquidez global”.

Para los años subsiguientes (2022-2023), Fitch espera déficits gubernamentales/PIB más estrechos de 2.6% en 2022 y 2.5% para 2023.

Frente a la posposición de la reforma fiscal este año, la agencia calificadora de riesgo ve con buenos ojos que el gobierno esté dispuesto a implementar otras medidas como presentación de impuestos electrónicos y renovación de incentivos para que las pequeñas empresas se formalicen.

En relación al compromiso que firmaron todas las organizaciones políticas, sociales y empresariales en el marco del diálogo coordinado por el Consejo Económico y Social de la República Dominicana para definitivamente poner en ejecución el Pacto Fiscal, la calificadora pasa balance positivo en esa materia, y dice lo siguiente:

“La administración ya redujo los déficits operativos delas distribuidoras de electricidad estatales durante 2020-2021 y recortó las amortizaciones de la deuda interna de las empresas eléctricas denominadas en dólares estadounidenses de un promedio de 1.3% del PIB por año durante 2018-2020, habiendo recortado las pérdidas del sector.

Fitch espera que en el futuro se mantengan las menores necesidades de financiamiento del gobierno. Las esperanzas están cifradas para la entidad en que para el año 2023 el déficit público/PIB se estabilice en 2.5%, asumiendo que las pérdidas financieras de los servicios públicos de electricidad no resurjan.

Como rasgo importante en el manejo de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, Fitch destaca que más de la mitad de la población está vacunada y el hecho de que se hayan levantado las restricciones sanitarias, mientras el turismo y la manufactura se han recuperado fuertemente este año.

“La inversión privada, sostiene el informe, está aumentando en hoteles, manufactura de zonas francas, infraestructura y vivienda”, en tanto, “las perspectivas de consumo se mantienen firmes, respaldadas por las fuertes remesas estadounidenses y la recuperación del mercado laboral”.

Un aspecto negativo en el marco macroeconómico es el tema de la inflación. Ha dicho la entidad extranjera que esta persistirá durante el próximo año en medio de los shocks de la cadena de suministro y los precios de las materias primas.

Sobre este aspecto refiere que la inflación anual de 12 meses alcanzó su punto máximo en mayo en 10.5% interanual y disminuyó constantemente a 7.7% en octubre, entendiendo que las sólidas ganancias en moneda extranjera han impulsado las reservas internacionales y la apreciación del peso dominicano con relación al dólar, anclando expectativas de inflación.

Como colofón del informe, la empresa calificadora aduce que el Banco Central ha tenido un manejo prudente y cómodo de la política monetaria, esperando que para el próximo año continúe para respaldar la proyección económica.