Listin Diario Logo
18 de octubre 2021, actualizado a las 05:14 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios miércoles, 22 de septiembre de 2021

Estudios aseguran cemento de RD es el "más competitivo" de la región

  • Estudios aseguran cemento de RD es el "más competitivo" de la región
Santo Domingo, RD

La industria del cemento en República Dominicana se mantiene en los últimos meses como una de las más competitivas de la región, con un precio de venta al público de ferreterías 23% más bajo que el promedio de los demás países de la región, según datos recolectados en sondeos a ferreterías locales y extranjeras.

La producción local del cemento lleva varios trimestres abasteciendo demandas récord de consumo mensual, y esta abundancia de cemento es fruto del enorme potencial de la industria en República Dominicana. Si el país dependiera de importaciones, actualmente se habría producido un desabastecimiento en el mercado, un mayor costo económico por el aumento de fletes y la ralentización de un sector clave para la nación.

La  alta capacidad de abastecimiento y la estabilidad del mercado del cemento está contribuyendo a que el sector de la construcción sea uno de los de mayor crecimiento en 2021 en el país, lo que está ayudando a la recuperación económica de la nación, como indica el Banco Central de la República Dominicana.

El Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES), por su lado, explica que las políticas fiscales y monetarias adoptadas por diversos países y la reducción en la producción elevaron los precios internacionales de bienes y servicios, como efectos de la pandemia del COVID-19, lo que provocó un incremento en los precios de las materias primas para la construcción de una vivienda, entre ellas la madera, el acero, el cobre, el aluminio y combustibles líquidos.

El análisis indica que la industria cementera aquí y en todas partes del mundo es altamente intensiva en inversión continua de capital, y a pesar de estar lidiando actualmente con una avalancha de incrementos en el valor de los insumos esenciales de su proceso productivo, localmente continúa esforzándose en garantizar la continuidad de sus operaciones y por tanto la seguridad del suministro que el país requiere para su desarrollo actual y a futuro.

Según se ha informado las inversiones que han hecho las empresas productoras de cemento en República Dominicana para incrementar su capacidad instalada ha sido de casi 8 millones de toneladas anuales, cubriendo en su totalidad la demanda local. Atendiendo a este dato, si se asume un crecimiento promedio interanual de un 3% de la demanda local de cemento, la capacidad instalada actual es suficiente para cubrir el crecimiento de la demanda de cemento de los próximos 20 años.

Según un estudio comparativo de la Cámara de Construcción de Costa Rica del pasado mes de febrero, que fue actualizado por especialistas en el mes de junio, el precio promedio de toda la región es de 8.4 dólares por cada funda de cemento, casi 2 dólares más que en República Dominicana, y el precio en la región ha aumentado de febrero a junio mientras que en el país se ha mantenido estable.

Aunque el cemento constituye una buena referencia sobre el comportamiento del costo en la construcción de edificaciones, en el caso de la fabricación de viviendas este producto solo representa entre un 5.3 % y 11.5 % del costo total del precio de venta, dependiendo del tipo y grado de terminación de las mismas.

Así lo determina el estudio Incidencia del Cemento en las Edificaciones llevado a cabo por el Decanato de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) a finales del año pasado, con el objetivo de conocer de manera detallada la incidencia que tiene el cemento en el costo final de diferentes tipos de edificaciones en la República Dominicana.

En el informe se encuentra un análisis de sensibilidad, en el que se plantean escenarios de ajustes de precio entre un 5% y 25% solo del cemento (sin considerar los demás elementos que intervienen en una construcción), lo que arrojó aumentos en el costo de las edificaciones que oscilan entre un 1.33 % y un 2.84 %, una variación poco significativa del valor total de la obra.