Listin Diario Logo
17 de julio 2019, actualizado a las 12:53 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios viernes, 14 de junio de 2019

Con el sudor de su frente

Kawana reivindica su género y la dominicanidad en el turismo

  • Kawana reivindica su género y la dominicanidad en el turismo

    Hotel Santuary, de hermoso diseño y estilo colonial, tiene la influencia de los 26 años en el turismo de Kawana Polanco, ejemplo de trabajo y consagración en el sector. K.HAPTOM

Florentino Durán
Punta Cana, La Altagracia

Ser mujer para Kawana Polanco es más que una virtud. Sobre todo cuando cumplido sus 26 años en el turismo, ha sabido sortear muchas situaciones y el hecho de ser dominicana, hasta ganar la posición que ostenta.

 Siendo oriunda del Cibao, desde el litoral Este ha tenido mayor oportunidad de caminar paso a paso por todas las vertientes de la “industria sin chimeneas”, fija en la dignidad, superarse por su capacidad y lograr que se valore su trabajo por su responsabilidad, desempeño y capacidad y no por los encantos físicos.

Mano derecha
Su base viene de la formación familiar, pero su meta se basa en que ningún éxito se alcanza sino es con mucho sacrificio.

Actualmente es la mano derecha en el área turística del empresario español Francisco Paco Martínez, propietario del hotel Santuary, con el cargo de VP Asset Manager de la propiedad. Cada mueble, cuadro, movimiento, tiene su impronta; su toque personal, por lo que se ha ganado el respeto y confianza de su jefe, quien tiene otras importantes empresas cárnicas y de robótica en la Madre Patria.

Trayectoria
“Yo nací en La Vega y emigré cuando estudié hotelería. Me inicié en Puerto Plata, luego pasé a Samaná. Estuve en la capital en el Hotel El Embajador”, refiere.

   Esta mujer, que habla cinco idiomas, viene acumulando experiencias desde sus inicios, precisamente en Punta Cana.

   Laboró con los Rainieri, estuvo en el hotel Iberostar como gerente de dos hoteles de 2,000 habitaciones y también a cargo de un hotel de la misma cadena en Cuba.

   Ella permaneció por siete años en España con la cadena Meliá, trabajó en las Islas Canarias, donde se consagró en su trayectoria del sector turístico, con la que siente orgullo de lo alcanzado siendo dominicana.

Precedente
Fue en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) donde completó sus estudios de Hotelería y Turismo, los que especializó fuera del país, logrando tener experiencia en la Isla Baleares.  

   Para ella no ha sido fácil. Tiempo, sacrificio y luchar con predisposiciones, machismo y vejámenes, hasta salir a flote. Narra que en una ocasión le correspondió en España, mandar a muchos hombres, siendo dominicana y mujer, prueba que pudo superar. Con dos hijos está casada con el chef de cocina del hotel Santuary, quien se inició como gerente de Alimentos y Bebidas de la compañía, lo que le facilita la compenetración familiar.

    “A mí me ha favorecido ser simpática, abierta. Desde el principio enfrenté situaciones. Se lucha mucho, sin embargo no hay una meta que no se pueda lograr sin esfuerzo. Aunque las empresas sean frías y de resultados, se requiere pasión”, indica.

    En su trabajo, la lucha es incansable. Se ha encontrado con mucha gente buena y no tanto en su vida profesional, y en ocasión ha tenido que renunciar de trabajos.  

   Sufrió mucho cuando le colocaban un extranjero por delante, que ella entrenó y le pagaban en dólares; lo que le hizo renunciar.

     Narró en una anécdota de que a los dos meses de haberle nombrado a un extranjero que ella entrenó, la llamaron de nuevo de ese hotel, y a partir de ahí puso sus condiciones, dado que la empezaron a valorar. Refiere que para ese entonces ninguna dominicana ganaba en moneda extranjera, aunque ahora las cosas han cambiado.

  “Usted quiere que yo trabaje en su empresa, pues pague”, sostiene.

PERFIL
"Usted quiere que yo trabaje, pague”

Sostiene que a ella la valoran por su trabajo, no importa que sea mujer o dominicana, firma los contratos con su garantía, condiciones y con dignidad en su trabajo. “Permanecí muchos años en esas compañías; mi esencia de trabajo es la gente y así se valoriza lo que hago”, expresa.