Listin Diario Logo
16 de junio 2019, actualizado a las 12:11 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios miércoles, 22 de agosto de 2018

TRIBUNA ABIERTA

Calidad e inocuidad de los alimentos

Nicolás Calderón
Santo Domingo

Hace apenas dos semanas, concretizamos la firma de un acuerdo de cooperación interinstitucional entre los Comedores Económicos del Estado y el Instituto de Innovación en Biotecnología e Industria (IIBI), con el propósito de fortalecer los controles en la calidad e inocuidad de los alimentos, crudos y cocidos, que diariamente llevamos a miles de personas en todo el territorio nacional.

Gracias a este acuerdo, los Comedores Económicos del Estado podrán acceder a servicios de capacitación y sus analíticas certificadas por la Norma ISO 17025, las cuales se realizan en el Instituto de Innovación en Biotecnología e Industria.

La inocuidad alimentaria, en palabras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “engloba acciones encaminadas a garantizar la máxima seguridad posible de los alimentos. Las políticas y actividades que persiguen dicho fin deberán de abarcar toda la cadena alimenticia, desde la producción al consumo”. De hecho, en República Dominicana respaldamos una resolución adoptada en el año 2000, en la cual se establece un compromiso de darle un papel fundamental a la inocuidad de los alimentos en el marco de una salud pública adecuada.

Siempre según la OMS, más de dos millones de personas, en su mayoría niños, fallecen cada año debido a diarreas provocadas por alimentos insalubres con alto contenido de bacterias y sustancias nocivas, muchas de ellas químicas, provocando dichas diarreas e incluso cáncer. En total, se calculan unas 200 enfermedades relacionadas al consumo de alimentos inseguros.

En Comedores Económicos esa realidad nos toca de cerca. La inspección a los alimentos, desde su producción hasta su entrega final, es una de las tareas más importantes y críticas de todo el proceso, sobre todo si se considera que se habrán repartido, al finalizar este año, cerca de 30 millones de platos de comida, para un total de 180 millones entre el 2012 y 2018.

No solo nos enfocamos en la supervisión en los comedores instalados en distintas zonas del país, a las que se suman las que estamos construyendo en provincias como Independencia y Bahoruco, sino también la garantía permanente de tener en condiciones salubres nuestra flotilla de 40 cocinas móviles, las cuales tienen un capacidad productiva de hasta 10,000 raciones cocidas diariamente por cada unidad.

Por lo anterior, es todo un reto gestionar un sistema de supervisión de control de calidad e inocuidad de los alimentos, para cumplir con los estándares locales e internacionales, los dictámenes de la Organización Mundial de la Salud y las normas a las cuales, por iniciativa propia, nos sometemos con la firma del convenio con el IIBI.

Desde siempre hemos apostado a la vigilancia e inspección sanitaria, en complementariedad con correctas practicas y capacitación continua que fortalezcan los principios generales de higiene de los alimentos, así como de la inocuidad y conservación de los alimentos de forma natural y almacenamiento de vegetales hervidos en conserva, lo que permite reducir el nivel de desperdicios de estos.

El gobierno del presidente Medina ha hecho cuantiosos esfuerzos por aumentar el alcance de la protección social y alimentaria, y al mismo tiempo, dotarla de seguridad, calidad y con estándares que el marco de la inocuidad nos impone, una tarea a la que seguiremos respondiendo con pasión, compromiso y responsabilidad.

Gracias a la directora ejecutiva del IIBI, Dra. Agripina Ramírez Sánchez, por abrirnos las puertas para que a través de este acuerdo podamos garantizar a nuestro pueblo, más que un servicio, más que alimentos, calidad y salud.

Director general
Comedores Económicos.