Listin Diario Logo
21 de mayo 2019, actualizado a las 04:43 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios lunes, 04 de junio de 2018

PRODUCTIVIDAD

Comunicación interna: base del éxito empresarial

  • Comunicación interna: base del éxito empresarial

    Trabajo en equipo. Los trabajadores son los primeros embajadores de una marca.

Jhenery Ramírez
jhenery.ramirez@listindiario.com
Santo Domingo

En el ámbito empresarial ha surgido un nuevo paradigma que tiene que ver directamente con los colaboradores de las organizaciones y va más allá de la tecnología y las finanzas.

En ocasiones, los directivos de las entidades olvidan que el activo más importante son los empleados, por lo tanto, escuchar sus necesidades fomentaría la productividad y la competitividad.

Para el director adjunto del Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquía, Jaime Arboleda Palacio, los empresarios tienen que cambiar su mentalidad y comprender que quienes trabajan para ellos son los primeros embajadores de su marca, valor que Buscan fortalecer el sector.

Trabajo en equipo. Los trabajadores son los primeros embajadores de una marca.

no agregan la maquinaria ni los procesos.

Según Arboleda Palacio, cuando una organización quiere ser exitosa lo primero que deben hacer los líderes es sensibilizarse con sus equipos, entendiendo que la colaboración y el trabajo en equipo debe ser igual de prioritario como otros contenidos relacionados con la calidad, la producción más limpia, la salud, la seguridad y la gestión de recursos humanos.

“Estos temas tienen una relación muy íntima en la medida en que para uno tener mayor productividad debe trabajar con sus colaboradores, es decir, con sus equipos.

Los trabajadores son muy estratégicos”, comenta a LISTÍN DIARIO el experto en sostenibilidad y emprendimiento.

La comunicación es un punto clave para que en el ambiente laboral exista armonía y se implementen valores empresariales como la tolerancia, la responsabilidad, la integridad, la confianza y la transparencia.

Cuando los empresarios promueven la comunicación interna en sus entidades tienen buenos colaboradores que les ayudan a alcanzar sus objetivos y los resultados, pues según Arboleda Palacio “la gente es la que hace el trabajo” y eso le permite conocer más los requerimientos de los públicos externos.

“Hay que sentar bases sólidas para que los trabajadores y los directivos tengan una conversación frecuente y se acerquen, así se estimulará una retroalimentación.

A veces ni se confirman las órdenes ni se hacen como fueron sugeridas porque la persona no entendió lo que se le quiso dejar dicho. Es que no tenemos buenas tácticas”, expresa.

Agrega que las bases de la cooperación residen en tres elementos: la comunicación, el respeto y la confianza. De este modo, las empresas deberían destinar más recursos a las capacitaciones y las informaciones que lo que invierten en tecnología o maquinaria, cuando al final son los colaboradores los que están al frente de los procesos.

El poder de conocer

Los empresarios actuales desconocen el objetivo de la comunicación interna, que tiene como misión conseguir una imagen positiva y un clima adecuado entre quienes trabajan para la organización, según el especialista en esta materia, Gabriel Olamendi.

Él utiliza en uno de sus libros el término “comunicación ascendente”, que define como la información que circula desde posiciones jerárquicas inferiores hacia las superiores.

Olamendi subraya que esta permite saber a los directivos lo que funciona y lo que no funciona en la empresa, además, les da la facilidad de tener contacto directo con los empleados, conocer sus opiniones y las necesidades del equipo. A raíz de este proceso la toma de decisiones se da con “criterios más adecuados”, explica.

Actividades que fomentan la cercanía

Arboleda Palacio señala que existen herramientas muy populares que por su mal implementación han entrado en desuso, pero siguen siendo válidas, por ejemplo, los buzones de sugerencias.

Aclara que los empresarios deben tener la oportunidad de comunicar a la gerencia con frecuencia y los directivos no pueden permitir que la caja de quejas se convierta en una para echar las funditas de los dulces.

Otra actividad recomendada son las reuniones diarias de 10 minutos para coordinar el trabajo.

También, exhorta tomar en cuenta los boletines, los murales y las encuestas, mecanismos que generan una comunicación más fluida entre las partes”, afirma Arboleda Palacio.