Listin Diario Logo
20 de noviembre 2020, actualizado a las 02:30 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Vida Verde jueves, 11 de junio de 2020

VIDA VERDE

El retorno de las aves

La fauna se recupera y las aves alegran los espacios citadinos

Tomás Aquino Méndez
Santo Domingo

Y los espacios fueron liberados por los humanos. Los mares y los ríos se quedaron sin visitantes.  Las calles fueron dejadas por los autos, alejando el humo y la contaminación. Carros, jepetas, camiones se quedaron, en gran proporción, en las marquesinas y los parqueos...

Entonces volvieron ellos.  Se sintieron libres y protegidos. Hicieron sus nidos, empollaron sus huevos y “sin temor” reiniciaron la reproducción.

Las ventanas de mi residencia.  Las orquídeas colgadas en el patio. Las matas de mango y aguacate fueron ocupadas por ciguas palmeras, pájaros carpinteros, rolones, zumbadores y pericos.

Es hermoso cada mañana despertar con el trinar de las aves.  Es reconfortante asomarse a los ventanales y ver los nidos con sus huevos a punto de estallar para que de él salgan nuevos seres vivientes, listos a ocupar su espacio en el mundo de la fauna dominicana.

El coronavirus o el COVID-19 vino a cambiar los hábitos de vida de los humanos.  Llegó también a devolver la forma de vida y su habitad a las aves que revoloteaban por toda la zona donde resido, y que ellas ocupaban hace unos 20 años, la cual habían abandonado empujadas por los humanos.

No todo lo que ha traído el COVID-19 es tan negativo. Los océanos se han limpiado.  Los bosques han recuperado su verdor.  Los mares y ríos, según los ambientalistas han comprobado, han vuelto a ser inmensas peceras.

Volver a ver esos nidos.  Escuchar el trinar cada mañana y cada atardecer de diferentes tipos de aves ha devuelto la vida a quienes amamos la naturaleza y al entorno donde residimos.

Le dejo algunos de los nidos que adornan mi residencia. Que han sido “edificados”, ramita a ramita, con mucha paciencia, en ventanales, rosales, orquídeas y árboles. Además, aprecien uno de los zumbadores que merodean nuestro humilde hogar cada tarde, confiados, sin temor a ser molestados ni atrapados.  

 

 


Más en Vida Verde