Listin Diario Logo
21 de septiembre 2021, actualizado a las 12:31 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Vida Verde jueves, 26 de julio de 2018

VIDA VERDE

El valle de Dios: un lugar de ensueño en espera de mejoras para recibir visitantes

Está ubicado en una de las zonas productoras de agua más importantes de República Dominicana, un ecosistema frágil que podría ser impactado por el exceso de visitantes que ya se registra en el valle los fines de semana

Yaniris López
yaniris.lopez@listindiario.com
Los Cacaos, San Cristóbal

No se esperaba que en tan poco tiempo, desde que iniciaron las excursiones en 2015, el lugar se convirtiera en el destino ecoturístico de moda. 

Pero ya son muchas las personas que todos los fines de semana atraviesan las lomas del Parque Nacional Montaña La Humeadora para conocer el Valle de Dios y el río Colorado, ubicados en la parte del parque que corresponde a la provincia San Cristóbal, al noroeste del municipio Los Cacaos. 

El pasado fin de semana subieron más de 100, y para el feriado del 16 de agosto próximo se esperan muchas más, dijeron los guías y guardaparques a LISTÍN DIARIO.

Es un número considerable que podría impactar negativamente una de las zonas productoras de agua más importantes de República Dominicana si se toma en cuenta que el área de acampada es de apenas 600 metros cuadrados y que no existen todavía las condiciones de salubridad y las facilidades básicas para atender a tantos excursionistas. 

¿Detalles? Las ratas –los guardabosques dicen que hay una plaga que ataca los productos que todavía se cultivan en la zona- suben a la vieja caseta usada por las brigadas forestales y por los visitantes que no llevan casas de campaña y que además sirve de refugio si llueve, pues el terreno se anega y obliga a dejar el descampado. 


La letrina. Muchos prefieren no usarla y hacer las necesidades en el monte.


La letrina es un espacio improvisado con palos, plásticos y dos hoyos, sin puertas, que da al camino de acceso al valle. Y la cocina, que no podría estar en peores condiciones, no cuenta con un espacio para comer.

Tampoco existen señalizaciones ni placas informativas a lo largo de los 6.7 kilómetros que separan la comunidad de Santana Abajo del lugar de destino, a 1,160 metros sobre el nivel del mar, y las reglas de convivencia todavía no han sido establecidas.

Muchos grupos no respetan que la mayoría de los usuarios suben a estos lugares en busca de paz, silencio y tranquilidad y poco les importa hacer bulla y subir a todo volumen la radio, incluso a altas horas de la noche.

No se paga para subir, pues todavía no se ha instaurado una oficina que cobre el derecho a entrada de rigor por tratarse de un área protegida.



La entrada (por donde viene el mulo) y la cocina del Valle de Dios.


SE BUSCAN SOLUCIONES

Pero los guardaparques y las autoridades de Los Cacaos, que entienden del problema que se les avecina si no actúan rápido, no se han quedado de brazos cruzados y ya pidieron la intervención del Ministerio de Medio Ambiente para que los ayude a preparar el lugar como destino de montaña.

El guardaparques del Valle de Dios, Ernesto Martínez (Cuco), y los guías forestales Inoel Luna y Tomás Santana (Manolo) explican que hace varios meses entregaron a las  autoridades ambientales un listado de las necesidades y que hace dos semanas, en una reunión donde se presentó el proyecto, el Viceministerio de Áreas Protegidas y Biodiversidad dio el visto bueno para proceder a intervenir el valle.


Tomás Santana (Manolo), Inoel Luna y el guardaparques del Valle de Dios, Ernesto Martínez (Cuco).


La solicitud incluye el arreglo de la caseta y de la cocina, la construcción de un comedor y de baños, la señalización de los caminos y que se les provea de paneles solares, agua potable por tubería, más lugares para sentarse, comunicación por radio para las emergencias y un espacio seguro para fogatas.

Luna, técnico en procesamiento de alimentos lácteos, operador turístico y asistente del alcalde de Los Cacaos, dice que se está encargando de organizar la asociación de guías ecoturísticos del municipio de Los Cacaos y de motivar entre los comunitarios la creación de una cooperativa.

El municipio, dividido en tres secciones y 42 parajes, cuenta con una población de unas 7,000 personas.Están abiertos a aceptar la ayuda de todas las instituciones que quisieran cooperar con el proyecto, de manera especial en la capacitación en el manejo de alimentos y cursos para los guías. Unas 38 personas, hombres y mujeres de Los Cacaos, están listas para formarse.


El río Colorado, una de las atracciones que motiva a los viajeros subir hasta El valle de Dios.


DE INTERÉS:

-- El guardaparques del Valle de Dios, Ernesto Martínez (Cuco), explica que unas 60 familias vivían en los alrededores del valle antes de la creación del parque nacional. Las brigadas de reforestación comenzaron hace unos 15 años y desde hace cinco trabajan de manera permanente. Han plantado pinos, corazón de paloma, caoba, cabirma, cedro, gravillea y pera criolla. Las familias que viven en la zona de amortiguamientol del área protegida, en Sabana Abajo, se dedican a la siembra de auyama, yautía, chinola, café, habichuela y otros productos.



-- Julio César Domínguez Montás, el viceministro de Medio Ambiente que en marzo de 2009 le puso nombre al valle (antes le llamaban Arroyo Colorado), está de acuerdo con que se regule la entrada para que el ecosistema hídrico de la zona no se deteriore. Solo en los alrededores del Valle de Dios nacen 60 arroyos, sostiene Cuco.

-- El Parque Nacional Montaña La Humeadora abarca una superficie de 290 kilómetros cuadrados compartidos entre las provincias Monseñor Nouel, San Cristóbal y San José de Ocoa.

Relacionado:

El valle de Dios y el río Colorado


Más en Vida Verde