Un poeta llamado Eduardo Mitre

Darìo Jaramillo Agudelo
Bogotá, Colombia

Eduardo Mitre (Oruro, Bolivia, 1943) es uno de los más notables poetas de la lengua, hoy. Con el tiempo, y una disciplina fronteriza con lo ascético, su poesía ha ganado en transparencia y en una difícil sencillez para invocar hechos del pasado y convertirlos, por la vía de lo directo, en una poesía plena de emoción y de significados. “Una extraña devoción a las palabras me vistió de maestro y pasé los años enseñándolas a tantos ojos, oídos y voces”: Mitre ha vivido por muchos años en Nueva York y actualmente trabaja en Saint John’s University. En Gozar Leyendo # 47 (espichar aquí) apareció un poema de su libro anterior, La última adolescencia. Los que siguen son poemas de un libro que acaba de aparecer, A cántaros:

PELOTA DE FÚTBOL

Crecer fue verla rodar por el suelo
de tierra, cemento o césped,
y correr a su encuentro.

Constante objeto de deseo,
como el amor y la música
inflamó nuestros cuerpos.

Nadie nos enseñó como ella
la puntual correspondencia
entre el espacio y el tiempo.

Inmóvil, serena en su centro,
aguarda a que la toque
la gracia del movimiento.

Entonces ¡qué oleajes levanta
al cruzar rodando el travesaño
o rebotar en un parante!

Instantánea como un rayo,
o dibujando una parábola
ingresa triunfal en el arco

Partiendo el árbol del entusiasmo
en ramas que brotan de júbilo

Abandono este campo de líneas
y me recuerdo entrando a la cancha
con ella entre el pecho y la mano
                      
TACTO

La yema del dedo índice de mi mano
aún recuerda muy bien
el número de tu teléfono
que, ingrata, mi memoria ha olvidado
 

LLAMADOS

Nunca me sentí profeta
ni poeta surrealista
pero hay versos que me despiertan
para que los escriba.