Listin Diario Logo
25 de junio 2022, actualizado a las 12:21 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 18 de junio de 2022

Reconocernos

  • Reconocernos
Homero Pumarol
Santo Domingo, RD

Nos cuesta trabajo reconocernos, nos da brega saber físicamente lo que somos. Nuestro cuerpo sale en el espejo e inmediatamente provoca en nosotros reacciones, risas, palabras que nos dan ánimo o de burla, o simplemente decimos en silencio: -Sí, ese soy yo. Y seguimos adelante. 

Es indudable que ese momento de autorreconocimiento es muy importante y sucede muchísimas veces al día, más de lo que uno se imagina y en muy distintas formas, no sólo a través del espejo o escuchándonos en una grabación por ejemplo, de cualquier forma que suceda, nos motiva a evaluarnos: ¿Cómo estoy? ¿Cómo estamos? ¿Cómo vamos? ¿Cómo van? ¿A dónde voy? ¿Cómo va nuestra vida? Y muchas otras formas de evaluaciones que nos hacemos consciente o inconscientemente y que parten de una simple mirada en el espejo.

Muchas personas dejaron una adicción física, una amistad o un amor, tras verse en el espejo, pues a partir de verse un día en el espejo, tomaron una nueva actitud de vida que los llevó a terminar o a comenzar relaciones o adicciones. Quizás sea exagerado decirlo sin los matices ni los detalles de cada historia, pero en términos generales, todo cambió desde ese momento en que se miraron a sí mismos.

Todo esto es una forma de llevar a lo que me parece tan fundamental: ¿Porqué nos cuesta tanto reconocernos?¿Vernos al espejo? Nuestra ciudad ha crecido enormemente, ya no es sólo una hermosa ciudad chiquita en una hermosa isla del caribe, ya es una urbe, si señor, Santo Domingo es una urbe. ¿Y porqué nos cuesta tanto saberlo? ¿Porqué nuestras autoridades siguen actuando como si fuéramos un pueblucho? Hermoso y bello como nuestro mar es desarrollar nuestra ciudadanía, nuestras ciudades y pueblos, nuestros barrios, nuestras costumbres, nuestra educación, nuestro todo. 

Todo no se puede pasar la vida entera por ejemplo sin estar adecuadamente señalizado, con semáforos inservibles, con abundancia de carencias, sin educar a nuestros ciudadanos respecto de la urbe de Santo Domingo. Nos seguimos parqueando a ambos lados de las calles, dondequiera, eso dificulta mucho la circulación, sobretodo en sectores en los que ha aumentado la cantidad de edificios, por sólo poner un ejemplo.

Todo en Santo Domingo es mejorable y saber eso debiera animarnos mucho a intentar mejorarlo, pues quien mejora lo suyo, mejora lo que es, y quien mejora lo que es, mejora su cultura.