Listin Diario Logo
26 de enero 2022, actualizado a las 12:55 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana domingo, 09 de enero de 2022

“Latidos”, de Esteban Tiburcio Gómez

  • “Latidos”, de Esteban Tiburcio Gómez
Alberny Mabel Guzmán Carrasco
Santo Domingo, RD

Un poemario que narra desde la cotidianeidad misma, lo más profundo de los recuerdos. Amores atrapados, los deseos más oscuros y tentadores, las celebraciones, las pérdidas, los sufrimientos y los interminables pensamientos, es lo que nos guarda alguien que es parte del todo.

Esto es lo que gritan los pensamientos del poeta dominicano Esteban Tiburcio Gómez.

Belleza encarnada en palabras es lo que guarda este poemario. Es un grito de auxilio, un comentario al recuerdo que guarda amores sin nombres, una señal a la ávida muerte que se vuelve tan tentadora, tan deseable, pero tan temida.

Con sencillez y sin titubeos se expresan los recuerdos de un amor, de familiares, de un pasado que se trae a la actualidad por todos los poemas que conforman a Latidos.

No se crean imágenes mentales precisas de un lugar, pero se logra contar y transmitir por medio de la palabra, los sentimientos y vivencias del autor. Nos imaginamos viviendo su amor, viviendo con su protectora madre y todo lo que con su padre vivió; compartimos sus recuerdos.

Un poemario que expresa todo, no hay espacios en blancos de las vivencias narradas, de los recuerdos de un pasado que se siente tan presente. Se expresa todo con tal claridad, que te invitan a imaginar cada encuentro, cada pensamiento y a ser parte de sus sentimientos.

“Ella se alejaba herida por una mentira desgraciada,

pero su alma sabía que debía ser parte de mi alma.” Página 10

Son estos versos los que expresan el sentido más real de un amor verdadero, porque sin importar qué tanto daño hayamos sufrido, qué tantos kilómetros de distancia nos separen, dos almas destinadas siempre lo seguirán siendo.

“No perdí la esperanza, como si tuviera conciencia de que nuestros labios estaban

destinados a bailar al compás de besos inolvidables.”  Página 10

Este fragmento refuerza mi percepción y anterior expresión. Cuando nos enamoramos, tenemos el poder de reconocer a nuestra alma gemela, sabiendo que, si alguna vez la perdemos, la volveremos a encontrar.

Puedo suscitar que nuestro autor está convencido de esta idea, porque expresa con firmeza y sin rodeo alguno, las vivencias y sentimientos que aún aguarda su súbito ser.

“Hoy, no tengo conciencia si he sido, si he sido algo, en gran parte lo debo a mi madre,

santa en la tierra que encarnó a este mundo para cuidarme, para ser mi ángel guardián, no

fui un buen hijo, pude haber hecho más, pude haberle dedicado más tiempo, pero nunca pude

amarla más.” Página 13

Amor a un ángel bendito que cayó solo con una misión, cuidar de él, su hijo preciado. Entre las miles de cosas que podemos mejorar y cambiar, el amor incondicional a las madres es lo que nunca se puede borrar o tocar. Son escudos protectores, barras de defensa, y ángeles guardianes quienes nos traen al mundo.

Es un poemario en el que se encuentran todas las expresiones y manifestaciones que el amor pueda tener. Amor a las madres, amor de madre, amor a las costumbres, amor carnal, amor al deseo, amor a la ilusión, amor al pensamiento, amor a los recuerdos.

He de señalar y resaltar el sentido de lealtad que tiene el autor hacia sus sentimientos y sus recuerdos, pues como ya he mencionado anteriormente, todos sus poemas expresan sin temor, sin titubeos y de la manera más simple todo lo que piensa y siente.

Son dos sus poemas los que, en mi opinión, trascienden con mayor firmeza. La razón es simple, todos hemos tenido y perdido un gran amor. Como manera de unirme en la transmisión de sentimientos presentes de un amor pasado, cree un fragmento de lo que espero se convierta en el medio por el que mi todo, pueda ser expresado.

Recuerdos

Sonrisas fingidas

miradas resentidas

orgullos destruidos

amor enterrado.

Tu rostro sigue siendo el mismo,

yo también lo sigo siendo

seguimos siendo los mismos,

tan uno del otro.

Seguimos siendo la filosofía interminable del otro

Con las manos en nuestros recuerdos

dando vuelta al pasado me pregunto,

¿Por qué hiciste eso?

Estamos cumpliendo nuestros sueños,

pero por separados

mismos sueños,

vías distintas.

Mi orgullo se hace trizas

mientras el tuyo se eleva

ya es imposible regresar,

¿Qué nos hemos hecho?

He de concluir reforzando el poder de la poesía, pues se ve claramente impregnada en este poemario. El medio por el que podemos transmitir, transfundir, y expresar nuestros sentimientos y pensamientos, sin importar que tan oscuros, que tan recónditos se encuentren, ni que tan temido sea hacerlo. Este poemario, sin intención de hacerlo, nos invita a pensar, y a recordar, pues todo lo que en éste se plasma, forma parte de nuestras ya vívidas experiencias, nuestros recuerdos.