La gran campeona

Redacción Ventana
Santo Domingo, RD.

La brillante ajedrecista húngara Judith Polgar se hizo célebre en una época donde el juego ciencia estaba dominado por los hombres.

Su padre se encargó de educarla junto a sus hermanas sin ir a la escuela. Él fue su profesor durante todos los cursos de primaria y secundaria.Fue un proyecto personal de rindió sus fruto pues las tres demostraron tener una formación superior a quienes salían de las aulas. Les inculcó el ajedrez y las motivó para que dedicaran entre 20 y 30 mil horas de estudio y práctica.

En el breve reportaje periodístico que se expone a continación se resumen su formación, desarrollo, éxitos y su situación actual como instructora y formadora de las nuevas generaciones de ajedrecitas.