Listin Diario Logo
24 de mayo 2020, actualizado a las 06:20 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 04 de abril de 2020

CINE

El hijo de Dios:Jesucristo en la mirada de Passolini

  • El hijo de  Dios:Jesucristo en la mirada de Passolini
  • El hijo de  Dios:Jesucristo en la mirada de Passolini
  • El hijo de  Dios:Jesucristo en la mirada de Passolini
Rienzi Pared Pérez
Santo Domingo, RD

Desde el mis­mo comien­zo del sépti­mo arte, se fueron ges­tando diferentes géneros cinematográficos para lla­mar la atención y el gusto del público en sentido gene­ral. Es por ello que en el ci­ne, como arte, no existen lí­mites para expresar todo lo que cualquier artista quisie­ra plasmar ante los ojos del espectador y llenarse de go­zo de que lo hizo bien.

Así surge un director po­lémico, ateo, comunista y atrevido, que se propuso una cinta sobre la escritu­ra bíblica, como es el caso de “El Evangelio según San Mateo” (1964) del italiano Pier Paolo Passolini.

En los inicios de los años  sesenta, Passolini concibió una obra dedicada a la vida de Jesucristo; pero apegado fielmente al Evangelio, en este caso basado en el libro de San Mateo. De esa for­ma, presentó matices dife­rentes a versiones anterio­  res en honor al hijo de Dios. Es por tal razón que vemos a un Jesucristo mulato, acompañado de apóstoles con fisionomías más apega­das a la verdad étnica de la época y región.

La historia es sencilla y el guion reproduce el Evange­lio con puntos y comas. Se expresa de manera literal. Hecho notorio y apreciable es el ritmo de la filmación. Passolini mantuvo su fideli­dad al texto desde el mismo nacimiento de Jesús hasta su crucifixión con una foto­grafía en blanco y negro de Tonino Delli Colli, que no deja desperdicios ni en sus primeros planos, ni en pla­nos generales.

Para el casting, Passolini pretendió diferencias. No buscaba actores profesiona­les, y para el protagonista, puntualizó: “Yo no quiero un Cristo de rasgos blan­dos, de mirada dulce, quie­ro uno cuyo rostro exprese fuerza, decisión, que verda­deramente refleje el rostro del crucificado que plasma­ban los pintores medieva­les. Pretendo que el lugar corresponda a los sitios ári­dos y pedregosos donde tu­vo lugar la predicación”.

Bajo este criterio, buscó y encontró a un estudiante de economía de origen es­pañol de nombre Enrique Irazoqui. Conversó con él, y a pesar de rechazar la ofer­ta desde el primer momen­to, pudo convencerlo para aceptar el papel.

Para el resto de los per­sonajes se contrataron ac­tores que no habían ejerci­do el oficio del cine. Eso era lo que el director deseaba para buscar naturalidad en sus expresiones. Es así, que en el papel del apóstol An­drés, eligió al poeta marxis­ta Alfonso Gatto; para el rol de Felipe se encargó a un fi­lósofo de nombre Giorgio Agamben; Juan el Bautista lo hizo el poeta Mario So­crate y la virgen María, con su rostro angustiado y ave­jentado, eligió a su propia madre.

El director quería mos­trar la historia de Jesús lo más real posible. Cuando la película se estrena en el 1964, la crítica valoró las excelencias del filme, porque narraba la historia de manera sencilla, y con una puesta en escena que ha hecho historia. Es una obra digna de ver y de es­tudiar .

 CURIOSIDADES
Película

Esta adaptación del Evangelio según San Mateo todavía está con­siderada como la mejor versión fílmica de la vi­da y muerte de Jesús de Nazareth.

Una de sus copias se en­cuentra en las estante­rías de la filmoteca vati­cana, creada el 16 de no­viembre de 1959 por el Papa Juan XXIII, a quien está dedicada la misma.

Aunque fue bien reci­bida por varios secto­res clericales y premiada por el mismo Vaticano, la cinta no se estrenó en la España franquista por su contenido “pro-co­munista”.