Listin Diario Logo
28 de febrero 2020, actualizado a las 01:58 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana domingo, 02 de febrero de 2020

Ensayo

El fatalismo circular en los cuentos de Virgilio Díaz Grullón

  • El fatalismo circular en los cuentos de Virgilio Díaz Grullón
Elena Ramos Grullón
Santo Domingo

La cuentística de Virgilio Díaz Grullón contiene temas que de algún modo se enlazan, ya sea en el asunto o en la trama. En esta obra hay tres formas distintas de ver la narrativa, tres maneras que llevan a la misma causa, contar. Representa “una tripartición temática que va a ir manifestándose de forma paulatina y encadenada hasta que cada una de sus partes (niños, hombres y fantasmas) adquieran su peso específico, su desarrollo pleno, dentro del conjunto.”  En ellos se apuntan con especificad las técnicas narrativas sugerida por Bosch y Horacio Quiroga, ambos maestros de la cuentística Hispanoamericana.

En los cuentos, De niños, Hombres y Fantasmas, Virgilio puso almas en papeles, para luego destrozarla, su fin era dejar esas almas vacías, dejarlo todo en lo que estaba pariendo, y sin proponérselo, dejar más vacío a sus lectores. El vacío al que me refiero es al vacío existencial, ese que cala en nuestra conciencia y se pierde en el disgusto de las cosas.

La pregunta del porqué de las cosas en esta cuentística queda cerrada y sin respuestas, revelándose una angustia azarosa, desgarradora y mortal, dejando al lector bollando en la superficie de los sueños. El autor muestra la percepción sobre una realidad fría. Cuenta con ese simbolismo aparente, ese matiz psicológico propio de un desahogo castrado en los personajes y con esa tragedia plausible que los lleva a la desolación, a la renuncia de la vida misma.

Por otro lado, Virgilio día Grullón, reseña en cada obra una psicología compleja, por el hecho de que sus textos son cortos y las acciones de los personajes intensas. Los personajes al principio no se deciden, y creemos ver a un conjunto de seres perdidos, luego, estos explotan con acciones inesperadas y con rutina que uno no se espera, ejemplo: La resignada inmortalidad de don Cástulo, Legalismo, Estampa Folclórica, La enemiga, etc.

Sus textos son breves, con un conflicto uniforme y cargado de una intensidad capaz de tensionar a los lectores, convirtiéndolos es una pieza más de la obra, haciéndolos cómplice del desengaño y la realidad ingenua que a veces se vive en esos cuentos.  Los personajes fueron fríamente calculados, consciente de su destino, de sus preocupaciones. Están inmersos en un surrealismo imponente. Sin lugar a dudas Virgilio, «describe complejidades psicológicas con una cantidad sorprendentemente escasas de palabras» Juan Bosch: (De niños, Hombres y Fantasma 1981). La obra de Díaz Grullón tiene como telón de fondo la totalidad; y esta, la magia, la muerte, el temor, la tristeza, la tragedia, la angustia, etc. El autor crea un universo regido por la alucinación, los misterios, los enigmas, los accidentes, los embrujos, la carga de conciencia, la curiosidad, donde la fatalidad acontece de manera recurrente y circular.

 Los cuentos están preñados de un ambiente psicológico, y una profunda ausencia del ser. Todos, absolutamente todos, se dirigen a un camino pedroso lleno de sombra, camino que maltrata la conciencia, tanto de los personajes como de los lectores. Así como los árboles penetran la tierra, del mismo modo penetran los cuentos de Díaz Grullón de los lectores. Les hace hoyos existenciales, y pare en ellos, la duda del yo perdido entre la nada, del yo esparcido y abstracto en el mundo surreal.

La curiosidad y el gusto por las cosas extrañas envuelven a los personajes principales. Cualquier movimiento increíble será el vehículo que conducirá de lo real a lo irreal.   Un ejemplo que se apega a lo ya dicho es el cuento Más allá del espejo: el personaje principal   no ve el reflejo de su faz ante un espejo, queda impresionado y con la gran preocupación de saber si ese momento que vivió fue real.  Este opta por comprar el espejo a un precio bastante alto. Su objetivo era   conocer más misterio tras el espejo, pero al final lo que experimentó, consumió su absoluto ser; su cerebro se emborrachó de espejismo y el hombre sumido por la irrealidad decidió conquistar   el horizonte que estaba más allá de su mundo, de su cuarto, detrás de un espejo.  En estos cuentos, lo fantástico es casi fatídico. Es la naturaleza que baña el trágico ambiente.

 En algunas ocasiones, se observa el incidente de ser alguien más para satisfacer una locura provocada y que a veces es tan expresiva que condena a su buscador. Es el caso de Una broma póstuma, que tratando de hacer una broma, a los visitante de un museo con un muñeco de cera parecido a él, termina abandonando su alma. Solo era una broma negra, pero también fue la renuncia a su vida.  

En todos los cuentos del libro Niño, el sobre salto, la tristeza, la impresión, el enorme deseo de saber, el egoísmo y la muerte se enmarcan con mucha oscuridad y crudeza.  No hay una verdad absoluta y mucho menos una mentira consciente. De tal modo que, el lector que se concentra en la lectura de manera subjetiva, encontrará una trama conjetural muy triste; pero el lector crítico que ahonda en los tópicos, llegará a conclusiones plausibles del estilo majestuoso, creativo y en ocasiones   surrealista. También   visualizará en la trama   la orfandad, el misterio en la familia, los espíritus que ocultan nuestra visión de la vida y el desahogo en la destrucción de sí mismo y del otro. 

  Un aspecto muy singular en los personajes principales de De Niños, Hombre y Fantasma es que siempre están tristes, muy preocupados o desdichados. El abandono de los personajes parece ser lo fatal. Todo termina en desgracia.

 La imaginación y la creatividad de Virgilio Díaz Grullón impactan, cautivan y subyugan desde el primer contacto, durante y después de la lectura.  Nadie sale indemne del cosmos de su cuentística poblada de misterios y regido por el talento infinito e intuitivo de diosas invisibles.

En la atmósfera de esa cuentística se derrama un sabor trágico, pegajoso y maquiavélico difícil de soltar. El lector abandona su realidad para sumergirse en la fatalidad de  dramas oscuro e inesperado que depara la obra.