Listin Diario Logo
28 de febrero 2020, actualizado a las 01:58 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 08 de febrero de 2020

CINE

“Okja”, de Bong Joon-ho un filme de naturaleza ambiental

  • “Okja”, de Bong Joon-ho un filme de naturaleza ambiental
  • “Okja”, de Bong Joon-ho un filme de naturaleza ambiental
  • “Okja”, de Bong Joon-ho un filme de naturaleza ambiental
  • “Okja”, de Bong Joon-ho un filme de naturaleza ambiental
Luis Beiro
luis.beiro@listindiario.com

No creo en milagros cinematográficos. Pero “Okja”, de Bong Joon-ho, me ha hecho valorar la rara virtud del cine cuando enfrenta temas complejos desde perspectivas ingenuas.

Esta película, estrenada por Netfilx (2017) y con un reparto que incluye  estrellas de Hollywood como Tilda Swinton, Jake Gyllenhaal  y Paul Dano, propone reflexiones sociales de vigencia actual. El papel las grandes empresas trasnacionales frente a ciudadanos ingenuos, el desequilibrio ambientalista y los cambios sociales originados por el desmedido afán de lucro son los tópicos fundamentales que se analizan aquí, muchas veces escondidos en episodios comunes, aventuras risueñas y desequilibrios étnicos.

Un director multifacético

Bong Joon Ho se vuelve a apoyar en el humor negro para sacar adelante una propuesta cultural que mientras avanza adquiere ribetes de denuncia contra la acumulación desproporcionada de riquezas y la amenaza de destrucción masiva de especies en peligro de extinsión. El laureado cineasta coreano sabe ser multigenérico y multifacético. Hace reír al espectador solo cuando es necesario. Acude a la fábula para introducir la hecatombe destructiva. Pinta a sus personajes con diversas tonalidades en su búisqueda de contextos alternativos para hacerlos parecer todo lo contrario a lo que son.

Deudor de Spielberg

Algunos cinéfilos consideran que “Okja” debiera ser incluida en la camada de Walt Disney. Por el contrario, y a pesar de estar protagonizada por una niña y su mascota gigante, no encuentro residuos de entretenimiento infantil. El director transfigura a sus protagonistas para incentivar su denuncia. Del paso de la realidad a la hipérbole se encargan unos efectos especiales que además de innovar, están marcados con el sello de la perfección. El cerdo gigante nos hace soñar cuando viaja por esos bosques donde ha crecido gracias al aire natural y a la adecuada alimentación.

Es indudable que en este filme, Bong rinde tributo al Steven Spielberg, ese que alumbró al mundo con su “E.T.”, y del que no oculta su admiración. Casi cincuenta años después, el cerdo gigante que llega a las montañas coreanas no lo ha hecho a destiempo. Si los simpáticos personajes del creador de “Greenlings” impactaron en la década de los años setenta, no perseguían entonces ni la construcción cinematográfica ni el contenido social de esta cinta coreana. Por el contrario, eran seres que despertaban asombro (“Encuentros cercanos de tercer tipo”) o terror (“Greenlings”). Bong ha reactualizado el tema, y no le tembló el pulso para hacer la película que siempre pretendió.

Obra medioambiental

“Okja” reflexiona sobre el intento de manipulación del hombre hacia la naturaleza en busca de saciar sus propios intereses. Frente a estos intereses se encuentra una organización que defiende el medio ambiente para que el ser humano pueda coexistir en él sin deudas ni temblores. El discurso cultural no es escueto: frente a la ambición siempre existen mecanismos para enfrentar estas ambiciones, aunque parezcan débiles.

Bong Joon-ho nos vuelve a registrar el alma con una obra en apariencia endeble, inolvidable.