Listin Diario Logo
18 de enero 2020, actualizado a las 05:16 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana domingo, 08 de diciembre de 2019

Crónica

El "fenómeno" Tin Tan

  • El "fenómeno" Tin Tan
Luis Beiro
luis.beiro@listindiario.com
Santo Domingo

Germán Valdés (Ciudad México1915-1973) simbolizó una generación de la cultura mexicano caracterizada por el machismo, el doble sentido, la forma de expresar el humor y la espontaneidad de su época.

A su lado, el siempre efectivo “Carnal Marcelo” (Marcelo Chávez, Veracruz, 1911- D.F.,1970) vino a ser como el Sancho Panza de este Quijote que, en sus películas, no tenía pelos en la lengua para vivir del cuento y seducir a cuanta hermosa mujer se pusiera en su camino, además de verse envuelto en las más increíbles aventuras, siempre en busca de “los favores de las faldas”.

Pero aquella generación de admiradores de las ocurrencias de Tin Tan, por ley de la vida, desapareció del escenario azteca, y dio paso a una nueva que hoy vive, crece y se desarrolla con valores y puntos de vista muy distintos a los de sus antecesores. Esta nueva generación no encuentra gracia en la conducta y en las ocurrencias del mítico personaje de Tin Tan y, por tal motivo, su vigencia cada día va decayendo considerablemente, a pesar de haber trabajado también en el doblaje de algunas producciones de Walt Disney para Hollywood.

Pero en su tiempo, el cine comercial explotó su figura y obtuvo jugosas ganancias con sus películas que hoy día solo son materia de exhibición en funciones pueblerinas, o en reducidos espacios de televisión.

Supongo que algo similar debe ocurrir con “las comedias” y los “comediantes” actuales. En el caso de la República Dominicana, ni ellos, ni sus productores han sido capaces de explotar artísticamente el humor criollo a partir del drama nacional con la naturalidad y el humor de la inolvidable y siempre célebre cinta “Nueba Yol”, de Ángel Muñiz.

Si nuestros comediantes y nuestros productores “apuntaran lejos”, como lo hizo otro mexicano inmortal llamado Mario Moreno (Cantinflas), podrían vivir eternamente en la historia de la cultura popular dominicana. Pero no ha sido así. Dentro de algún tiempo, cuando una nueva generación tome el control económico, político, social y cultural del país (lo que significa romper con los viejos esquemas y los ya obsoletos “vicios del juego”) , esos que hoy producen y protagonizan películas “para buscarse unos pesos”, viajarán, como dice la canción de otro mexicano ilustre, recientemente fallecido, “El Príncipe” José José, “en la nave del olvido”.