Listin Diario Logo
05 de diciembre 2019, actualizado a las 02:29 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana domingo, 17 de noviembre de 2019

Religión

Circula nuevo número de la revista "Raíces"

  • Circula nuevo número de la revista "Raíces"

En este número, la publicación incluye los ensayos “Experiencia, mística y poesía”, de Jit Manuel Castillo OFM; “Actualidad de la exégesis patrística y medieval”, de Dirck Leenman S.J.; ¿A los protestantes, el púlpito, a los católicios, el altar?, de Manuel Maza S.J.; “Volver a la palabra”, de José Dunker; “La sagrada escritura y el anuncio de la palabra”, de Pedro Acevedo FSC; “Lectura orante, la meditación”, de Víctor González Martínez y “La sabiduría del gallo”, de Juliana A. Triana  OP.

A continuación, por su importancia, reproducimos el editorial de la publicación dirigida el padre Cristhian Espinal SJ.

Editorial

“Habla Señor, que tu siervo escucha”

El ser humano se distingue de todos los otros seres vivos por el hecho de “tener palabras”. Gracias a la palabra se construye el pensamiento, se articula el sentido interior y se sale al encuentro de los demás; es decir, la palabra es un medio que articula el ser humano en una red de relaciones y sentidos (logos). La palabra pertenece a la dimensión simbólica, es trascendente; por ese motivo el ser humano se pregunta por el sentido y de hecho da sentido a sus acciones y expresiones.

La palabra es un medio privilegiado a través del cual los seres humanos nos comunicamos. La comunicación es mucho más que pasar información. San Ignacio dice: “el amor consiste en comunicación” (EE 231). Desde ese sentido, la palabra es creadora en el Génesis: Dios comunica la existencia al mundo en todas sus dimensiones. Y más aún, en ese mismo sentido, el Nuevo Testamento atestigua que “la palabra se ha hecho carne”: Dios mismo se da y comunica con el género humano.

Este número de Raíces está dedicado a reflexionar en torno a la Palabra de Dios. La Palabra no puede ser reducida a una sola mirada ni atrapada en un solo aspecto, pues ni es totalmente lingüística ni se comprende únicamente desde lo teológico-espiritual. Por esa razón, las distintas visiones que los autores nos presentan ofrecen diversas aristas de un mismo prisma. Partiendo de esta diversidad de aproximaciones, los artículos vienen presentados y agrupados en tres vertientes, sin pretender agotar todos sus ángulos.

 A la base del prisma encontramos la palabra humana, fuente de significación y comunicación, pero, sobre todo, de donación activa: regalamos palabras y nos regalamos a través de la palabra. Solo en relación, la palabra es palabra dicha y escuchada.

El peligro de la palabra humana es quedarse atrapada en ella misma, pretender explicar todo desde una simple relación entre la palabra y las cosas, donde todo es relativo, y las palabras se reducen a nombres o etiquetas, de mera convención o conveniencia. En esta manera de comprender la palabra, esta pierde su trascendencia; ya no nos remite a un más. Todo se hace superficial y vacío. La palabra es apertura, capaz de profundizar más allá de la inmediatez, en busca de la trascendencia, de aquello que escapa a la mirada superficial. Esto se muestra más patentemente en la mística y la poesía, pues lo más importante de la palabra, ¿no es precisamente lo que ella misma no puede decir, lo que está más allá de ella?

Uno de los lados del prisma nos ofrece la relación entre la Palabra de Dios, historia y tradición, que nos permite su comprensión a través del paso de los siglos. La palabra del Eterno es audible en las coordenadas espacio-temporales, es decir, en contextos concretos, y es paradójico que se haga accesible para nosotros en palabras humanas solo en el devenir histórico, en el tiempo. En estas condiciones, la Palabra debe ser actualizada por medio de la interpretación, y toda interpretación es un ejercicio esforzado de aprehender el sentido literal y espiritual que se dona en ella. Al mismo tiempo, de la Palabra emana la vida de la Iglesia, en particular, la otra gran dimensión simbólica-sagrada que es la vida sacramental. Sacramento y Palabra son dos fuentes y fundamentos que avivan y alimentan la vida interior de la Iglesia.

Un tercer lado del prisma es la Palabra, como anuncio y oración. La Sagrada Escritura es el fundamento de la oración cristiana y a través de la misma oración ella se actualiza en la vida concreta del creyente, por eso la actitud de todo orante se asemeja a la de Samuel con petición de disposición a la escucha: ¡habla Señor que tu siervo escucha! (1 Sam 3, 9). La Palabra provoca en el creyente una especie de olfato espiritual que lo capacita para comprender que la historia de salvación —de la creación al misterio pascual— está atravesada por la Palabra: fuimos creados por medio de la Palabra y redimidos por ella.

Los artículos presentados en este número son una invitación a dialogar sobre el don de la Palabra y la necesidad de volver a ella, una y otra vez. La familiaridad con la Palabra de Dios es la fuerza que vitaliza todo el accionar pastoral de la Iglesia que peregrina, ora, misiona y se compromete. El pensamiento cristiano, en cuanto reflexión que procura hacer vida la Palabra de Dios, es un modo de mirar la realidad y de comprometerse en su transformación; por esta razón, el próximo número de Raíces estará dedicado al compromiso social.