Listin Diario Logo
18 de septiembre 2020, actualizado a las 04:51 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana domingo, 22 de septiembre de 2019

reportaje

La conexión cultural

  • La conexión cultural

    Pie de foto: La estación de tren de Hsinchu, construida en 1913, es la instalación más antigua de su tipo que aún funciona en Taiwan. (Foto cortesía del Consejo para los Asuntos Hakka)

Kelly Herr
Taipéi

Ubicado en el norte del distrito de Hsinchu, A Space es un lugar de reunión para mentes creativas y almas curiosas. El café y lugar de coworking reúne a personas de todas las edades y orígenes a través de eventos como foros de negocios, sesiones de micrófono abierto y clases de todo tipo, desde teñido de telas hasta desarrollo de aplicaciones.

Este espacio de colaboración lleno de luz en el municipio de Zhudong es una creación del ingeniero electrónico reconvertido en productor de cine Jacky Huang. “Se trata de compartir. Damos la bienvenida a cualquiera que quiera mostrar sus talentos, ya sea en manualidades, música, pintura o fotografía”, indicó Huang.

Hace aproximadamente una década, Huang renunció a su trabajo en una empresa de semiconductores en el Parque Científico de Hsinchu (HSP, siglas en inglés), el principal centro de fabricación de tecnología de Taiwan, y se mudó al entorno relativamente tranquilo de Zhudong. “Es una ciudad realmente relajante y habitable, con mucho encanto multicultural”, apuntó Huang, añadiendo que “la población es bastante diversa, compuesta por hoklos, hakkas, pueblos aborígenes y nuevos inmigrantes de todo el mundo”.

Siempre en busca de ideas para sus proyectos cinematográficos, Huang estaba ansioso por establecer un lugar donde los residentes y visitantes pudieran compartir sus ideas y pasiones. Después de años de buscar la ubicación correcta, se enteró de un proyecto del Gobierno del distrito destinado a transformar un complejo de dormitorios en desuso para trabajadores ferroviarios en un centro cultural y creativo.

A Space fue uno de los primeros inquilinos en el Parque Creativo Zhudong cuando se inauguró a finales de 2017. Hoy, el sitio alberga decenas de nuevas empresas y regularmente organiza eventos como bazares, conciertos y exposiciones. “El parque permite que los talentos creativos y los emprendedores trabajen codo con codo, presentando nuevas perspectivas a los esfuerzos artísticos y comerciales”, remarcó Huang, añadiendo que “además, proporciona un destino atractivo para los visitantes”.

.

Reutilizando el pasado

La reutilización adaptativa de las estructuras patrimoniales es un componente central de la estrategia de desarrollo económico y cultural de Hsinchu, apuntó Lee Yu-lung, director general de la Oficina de Asuntos Culturales del Gobierno del distrito. Dar nueva vida a los edificios infrautilizados ayuda a destacar la historia local y estimular la revitalización de la comunidad, indicó Lee. 

Dejando a un lado Zhudong, Lee señaló el Distrito Cultural Hakka de New Tile House en la ciudad de Zhubei como ejemplo destacado de los esfuerzos del Gobierno del distrito a este respecto. Con la mayor proporción de residentes hakka de cualquier región de Taiwan, totalizando un 73,6 por ciento de la nación, el distrito de Hsinchu es un bastión del idioma y las tradiciones de este grupo étnico, y está comprometido a mostrar esta rica cultura, agregó Lee. New Tile House es un grupo de viviendas construidas por una conocida familia de terratenientes y comerciantes a partir de 1805. Como ejemplo de la arquitectura tradicional hakka, el sitio recibió el estatus de protección por parte del Consejo para los Asuntos Hakka a nivel de Gabinete en 2006, antes de ser renovado y reabierto por el Gobierno local cinco años después. Hoy en día es un popular destino turístico que alberga un mercado de libros, artículos de diseño, productos y artesanías tradicionales, y ofrece un espacio para exposiciones, conferencias y espectáculos.

Otros proyectos de restauración se han dirigido a algunos de los 68 edificios y monumentos designados históricos a nivel local y nacional del distrito. Estos incluyen la antigua residencia del difunto comerciante hakka de té Chiang A-hsin, erigida en 1949 en el municipio de Beipu, y el puente Dongan del municipio de Guanxi, construido en 1933 durante el período colonial japonés (1895-1945).

Para resaltar sus diversos bienes culturales, el Gobierno del distrito está trabajando con agencias de viajes para ofrecer paquetes de visitas guiadas. Además de las estructuras patrimoniales rejuvenecidas, los viajes exploran las aldeas tradicionales hakka y aborígenes, como las de las tribus atayal y saisiyat en los municipios de Jianshi y Wufeng. “El distrito de Hsinchu tiene los recursos naturales e históricos para apoyar un sector turístico vibrante”, sentenció Lee, añadiendo que “nuestro objetivo es cultivar experiencias educativas y atractivas para los visitantes”.

 

Atractivo urbano

En la ciudad de Hsinchu, que se administra por separado, destacan sus 63 edificios y monumentos designados históricos a nivel local y nacional, convirtiéndola en uno de los principales puntos de la agenda de promoción cultural de la nación. “La ciudad de Hsinchu ha sido bendecida con una alta concentración de instalaciones culturales que abarcan pueblos de artistas, bibliotecas y museos, y todo a poca distancia”, apuntó Huang Ching-hui, directora de la Oficina de Asuntos Culturales de dicha ciudad.

El corazón palpitante de esta ciudad en el norte de Taiwan es su estación de tren. Construida en 1913, es la instalación más antigua de su tipo que aún funciona en la nación. Ubicado a solo 10 minutos a pie se encuentra el centro tradicional de la ciudad. Esta zona es un tesoro compuesto por edificios históricos y reliquias, entre los que destacan el Templo del Dios de la Ciudad de 270 años de antigüedad y la Puerta Este de Yin Hsi de 190, así como numerosas tiendas centenarias que venden delicias tradicionales, artesanías y medicinas.

Según Huang, la ciudad ha lanzado una serie de proyectos de reutilización adaptativa en las últimas décadas para transformar las estructuras patrimoniales descuidadas o subestimadas en atracciones de primera clase para los visitantes. Los resultados de estos esfuerzos comprenden el Museo del Cristal, construido en 1936 como una casa de huéspedes para la realeza y los funcionarios japoneses; la Galería de Arte y Sala de Reclamos, establecida en 1930 como la Oficina de Asuntos de la Ciudad de Hsinchu; y el Museo de la Imagen, que se inauguró en 1933 como el primer teatro con aire acondicionado de Taiwan.

Huang apuntó que una consideración clave a la hora de llevar a cabo la selección y desarrollo de proyectos es la de proporcionar recursos educativos para los niños. Debido en parte a la abundancia de oportunidades de empleo para trabajadores calificados en el HSP, Hsinchu tiene la población más joven y una de las tasas de natalidad más altas de cualquier región de Taiwan. La media de edad en la ciudad es de 38 años, mientras que el 17 por ciento de la población tiene menos de 14 años, según muestran las estadísticas del Ministerio del Interior. “Por eso, un enfoque principal en nuestras políticas culturales es fomentar un ambiente creativo y positivo para los jóvenes”, indicó Huang. 

Esta prioridad es evidente en el programa anual de actividades culturales de la ciudad. Este presenta una mezcla animada de artes, manualidades, danza, comida, juegos, música y teatro, con eventos importantes que incluyen el Festival de Arte Infantil en abril y el Festival Cultural de Arte de Verano en julio y agosto. Una atracción muy particular para visitantes locales y extranjeros es el bienal Festival Internacional de Arte en Cristal, que generalmente se celebra en septiembre y octubre. Lanzado en 1995, este evento destaca la orgullosa historia de la ciudad como un centro de fabricación de cristal, presentando exhibiciones de obras galardonadas de artesanos taiwaneses y extranjeros, así como demostraciones de técnicas de soplado y tallado. “El arte en cristal es un componente clave de la cultura local y queremos ayudar a llevar este arte tradicional a nuevas alturas al proporcionar una plataforma significativa para los intercambios internacionales”, apuntó Huang.

La larga asociación de Hsinchu con la fabricación de cristal data del siglo XIX. Las primeras fábricas, fundadas durante el período colonial japonés, surgieron gracias a los amplios suministros de materias primas de la ciudad como el gas natural y la arena de sílice. En la década de 1960, Hsinchu era el hogar de varios de los principales exportadores de cristalería, y la industria sigue siendo un contribuyente destacado en la economía local.

Además del festival, los visitantes pueden explorar esta historia durante todo el año en el Museo del Cristal. Inaugurado en 1999, en este espacio se exhibe una amplia gama de obras de arte y se organizan demostraciones y cursos regulares.

 

Comunidades creativas

Tanto en la ciudad como en el distrito de Hsinchu, las organizaciones cívicas desempeñan un papel clave en el apoyo a los esfuerzos del Gobierno local para resaltar las industrias culturales y el patrimonio. La Asociación Cultural Jiuzantou (JCA, siglas en inglés), con sede en el municipio de Hengshan, organiza eventos artísticos, realiza investigaciones y fomenta nuevas empresas culturales y creativas. Según el presidente de la JCA, Wu Chieh, el enfoque principal de la asociación es fomentar las oportunidades de empleo en el municipio rural. “Un paso crítico para promover la revitalización de la comunidad es crear más empleos para que los locales, y especialmente los jóvenes, puedan permanecer en el área o regresar a sus hogares”, señaló Wu.

Parte del enfoque de la JCA implica el cultivo de marcas artesanales especializadas. Hasta la fecha han lanzado tres marcas: Montañas de Plata y Taller Yo, para adornos de plata; Taller Nueva Visión de Taiwan, para productos de tela hechos a mano; y Viejo y Loco, un restaurante que sirve comida local de temporada. La asociación también opera el Nuevo Parque Cultural Hakka, un lugar de exhibición y mercado que vende una gran cantidad de productos de diseño.

“Hengshan cuenta con una distintiva variedad de atracciones culturales, como la popular línea ferroviaria y calle vieja de Neiwan, donde los visitantes pueden encontrar muchas tiendas únicas y probar exquisiteces locales”, apuntó Wu, añadiendo que “nuestros esfuerzos para promover la industria cultural y creativa han enriquecido aún más el atractivo del municipio”.