Listin Diario Logo
17 de noviembre 2019, actualizado a las 12:06 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 05 de enero de 2019

Séptimo Arte

Una historia de navidad

  • Una historia de navidad

    Deseo. Cumplir el sueño infantil por un regalo específico es la misión de quienes deben procurarlo.

  • Una historia de navidad
  • Una historia de navidad
  • Una historia de navidad
Rienzi Pared Pérez
Santo Domingo

Mañana es día de Reyes y muchos niños -como fuimos nosotros en su momento- tienen la ilusión del juguete que siempre han soñado, y celebrar esa inocencia aún no perdida, que se rompe a través de los años.

Este punto es el eje central de la película “Una historia de Navidad” (1983, dirigida por Bob Clark) y que ha sido objeto de culto para muchos cinéfilos como una manera de añoranzas y recuerdos.

Haciendo un paralelismo entre el juguete deseado por el niño de la película con nuestra cultura, la diferencia estriba en la época de Santa Claus versus con el Día de Reyes, producto de nuestras raíces culturales. Sin embargo, la esencia de captar ese deseo es el mismo para ambos. Algunos eruditos de la conducta humana entienden, que es importante no saturar al niño de regalos sobre la base del juguete esperado. Es decir, si el niño ansía unos patines, y a la vez, obtiene otros juguetes variados. Por lo tanto, es identificar cuál es el regalo perfecto para el niño, es lo adecuado.

El filme se desarrolla dentro de una familia típica norteamericana en la década de los años cuarenta, cuando existía la simbología de cenar y compartir con nuestros vecinos de la manera más sana posible. La película va siendo narrada con la voz en “off” del protagonista, aludiendo a ese pasado nostálgico. Nuestro querido Ralphie (Peter Billingsley) desea recibir como regalo un rifle de aire comprimido marca “Red Ryder BB”, como el que anuncia en la radio su héroe, quien es un personaje de vaquero; pero su familia y el maestro de su escuela tratan de oponerse por lo riesgoso de dicho juguete.    

Aquí comienza el periplo de nuestro protagonista para convencer a su padre del regalo deseado. ¿Quién de nosotros en algún momento de nuestra niñez deseaba un juguete; pero encontrábamos la negativa de nuestros padres? En mi caso personal siempre quise tener una bicicleta, y por los riesgos de andar en la calle nunca la tuve; asimismo le va pasando a nuestro protagonista, de poder querer alcanzar su sueño dorado con su rifle.

El guion es tan nostálgico que destaca los elementos de la vida en épocas navideñas. Resalta por un lado valores familiares como la solidaridad y el amor hogareño; pero destaca por igual, el nivel de consumismo para esta época, donde las casas comerciales poseen una influencia demoledora en el nivel de gasto por encima de lo normal. El director se burla de una manera sutil y punzante de este consumo, muchas veces irracional.  

Las actuaciones están muy bien llevadas por el director, en especial de Ralphie (el niño), que hizo una gran interpretación, que todavía hoy en día, el mismo tema acude a charlas para conversar sobre la puesta en escena de esta película, por lo marcado que fué en su momento.

“Una historia de Navidad” puede ser el ente referente para poder describir esos momentos por el cual todos pasamos en la infancia. Esta es una muy buena película para poder verla en familia y disfrutar a plenitud, como alguien me dijo una vez: “Un recuerdo triste de un pasado alegre”.

CURIOSIDADES
(Algunas de las curiosidades fueron tomadas de la página de cgnauta.blogspot.com)

1) “Una Histora de Navidad” es una película del director Bob Clark, adaptación del libro de Jean Shepherd, titulado: “In God We Trust, All Others Pay Cash”, que sería algo así como “En Dios confiamos, sin embargo, otros pagan en efectivo”

2) La película presenta parte de la vida del autor del libro y algunas de sus historias fueron publicadas en la revista “Playboy” entre 1964 al 1966

3) Está protagonizada por Peter Billingsley, Jean Shepherd y  Melinda Dillon, en los papeles principales.

4) Obtuvo dos premios ‘Canadian Genie Awards’ en 1984 y en el año 2012 fue seleccionada para su preservación en el Registro Nacional de Películas por la Biblioteca del Congreso por ser “cultural, histórica o estéticamente significativa”.

5) La película se ha convertido en un filme de culto y su presupuesto alcanzó la suma de tres millones de dólares, logrando obtener ingresos superiores a los veinte millones de dólares, convirtiéndola en un éxito para esta época de Navidad.