Listin Diario Logo
01 de abril 2023, actualizado a las 12:15 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana viernes, 21 de junio de 2013

REINVENTAR LAS EDITORIALES

Hablan dos escritoras

El mercado reducido, la competencia extranjera, la piratería y el poco financiamiento afectan a los autores y a los editores independientes en República Dominicana.

  • Hablan dos escritoras
    Mercado. Aunque se abaraten los costos, a muy pocos les interesa invertir en libros, sobre todo de literatura.
  • Hablan dos escritoras
  • Hablan dos escritoras
Indhira Suero
Santo Domingo

En un cara a cara, las autoras Daniela Cruz y Tanya Badía exponen su opinión ante el tema de las editoriales en República Dominicana. Ambas escritoras coinciden en que falta una demanda por parte de los lectores. 

Esto evidencia, una vez más, uno de los mayores retos que posee la nación dominicana: aumentar el interés de sus ciudadanos por la lectura. 

Daniela Cruz: “No tenemos quien nos lea”
¿Se extiguen las editoriales de habla hispana?

Más que estar en vías de extinción, entiendo que el control de las editoriales va quedando en menos manos, y en el peor de los casos, manos que no hablan español.

¿Realmente existen los derechos de autor para los escritores?
Yo pienso que sí existen. Tal vez no se respeten como deberían o incluso, tal vez no tengamos mucha conciencia como escritores de hasta dónde llegan esos derechos que tenemos y hacerlos valer. Pero existen.

¿Qué opina sobre el mercado editorial en RD?
¿Mercado editorial? Para que exista un mercado, debe haber demanda. Y aquí, lamentablemente, los pocos consumidores de la literatura dominicana somos los mismos escritores y escritoras y unos pocos, muy pocos, interesados en la literatura dominicana.

El resto, que son la mayoría, prefieren leer best sellers, clásicos o escritores extranjeros de renombre. Y si se pudiese hablar de un mercado, habría que mirar las publicaciones que se hacen con un sello editorial de base extranjera, como ocurre con los novelistas. Es muy complicado el tema porque básicamente el mercado necesita lectores que busquen libros dominicanos, esto forzaría a las pocas editoras que hay a publicar autores dominicanos con mayor frecuencia, tirada y publicidad. Pero no hay suficientes lectores. Y todos sabemos por qué.

¿Qué retos enfrenta un escritor que desee lanzar un libro al mercado?
Muchos y pocos. Un escritor dominicano enfrenta retos según la etapa de su carrera literaria. Y a veces no basta con ser reconocido o ganar varios premios. Tampoco es una excusa ser joven como no es un argumento estar “consagrado”. Es una mezcla de diligencia, astucia, relaciones, calidad literaria, obstinación. Pero el proceso no es fácil.

A veces no basta con lograr la impresión porque la promoción del libro se complica. En mi caso, la publicación de Gastrocuento estaba amarrada a una beca, así que yo solo tuve que cumplir mi parte del contrato y el Ministerio de Cultura cumplió la suya.

¿Es cierto que ya “no hay ediciones ni de 500 ejemplares”?
Desconozco esa realidad. Todavía no he visto ese caso, pero sé que vender 500 libros en este país, a veces es un milagro.

¿Deben los escritores dominicanos financiarse sus libros o cuentan con el apoyo para esto?
Ambas cosas suceden y deben suceder: financiarse sus libros y contar con el apoyo de entidades estatales o privadas. Y seguirán sucediendo hasta que no exista ese mercado literario real: con oferta y demanda, contratos para los escritores, agentes literarios, promoción... Como en los mercados editoriales reales. 

Tanya Badía: “No hay un mercado”
¿Están en vías de extinción las editoriales de habla hispana?

No sé si las editoriales en sí están en extinción, la tendencia que puede observarse en los últimos años es que los que manejan las editoriales suelen no ser de habla hispana.  No significa la muerte de la editorial como negocio, pero entiendo sí afecta el mercado al que está dirigido el lineamiento inicial de la editorial.

¿Realmente existen los derechos de autor para los escritores?
Sí, existen los derechos de autor para los escritores.  Pero el derecho no es más que un concepto sobre algo en particular.  Este concepto toma poder cuando se realizan hechos tendentes a protegerlo (en este caso el derecho de autor del escritor); también cuando se toma conciencia de que el derecho existe.  Mientras el derecho de autor no sea más que esas tres palabras y no tengamos una conciencia de respeto, cuidado y protección a ese derecho, seguirá siendo una quimera.  Por otra parte, resultaría interesante una discusión sobre el alcance del derecho de autor y qué es realmente lo que persigue el escritor con su obra.  Dinero es una respuesta muy obvia, pero tenemos a la vista los escapes a esas retribuciones (la piratería): qué tanto dañan al escritor a largo plazo es la cuestionante a tratar.

¿Qué opina sobre el mercado editorial en RD?
Reducido es una palabra que puede usarse en este tema.  Lo primero es que no tenemos muchas editoriales, lo segundo es que las que tenemos generalmente deben contentarse con hacer ediciones de bajo presupuesto; nuestros escritores, sin importar lo buenos que son, deben en muchas ocasiones cubrir sus ediciones completamente.   No hay un mercado que demande giras de autor, que obligue a una editorial a tener firmas de libros, a tener charlas con el escritor, a realizar más de un formato impreso o no del libro en cuestión.  Reducido.  Simplemente un mercado reducido.

¿Qué retos enfrenta un escritor que desee lanzar un libro al mercado? ¿Al mercado nacional o a cualquier mercado?
En ambos creo que los retos son parecidos: hay que tener conexiones y estas se logran con el tiempo y el trato, condiciones que no aparecen fácilmente; encontrar alguien que esté dispuesto a darle a tu idea una oportunidad de salir (sin importar si eres escritor joven o ya consagrado, aunque a los consagrados puede hacérseles más fácil esta parte); hay que tener calidad (aunque ha sido demostrado que no es obligatorio) y hay que entender - para que el libro llegue a las personas- que al escritor mismo le corresponderá la promoción de su escrito.  

Debe existir además, un mercado que demande y las publicaciones y un estudio actualizado de los diferentes mercados existentes en el país (no a todos les gusta leer lo mismo).  Estos son algunos de los retos que enfrenta un escritor.

¿Es cierto que ya “no hay ediciones ni de 500 ejemplares”?
Pues no sé.  Rara vez me fijo en la información sobre la cantidad de ejemplares impresos en un libro y con las tecnologías de ahora menos se fija el lector.  En estos tiempos puede ser más sencillo que un escrito llegue a millones de personas en cuestión de horas o pocos días, pero volvemos a un punto ya mencionado: ¿hay demanda de literatura?

¿Deben los escritores dominicanos financiarse sus libros o cuentan con el apoyo para esto?
Ambos.  Muchas veces los escritores deben cubrir el costo de sus impresiones (ediciones), otras veces reciben apoyo de algunas instituciones como el Ministerio de Cultura, organizaciones privadas e incluso instituciones financieras.  El mercado reducido y los retos que enfrentan los escritores se fusionan en este punto.

¿Cómo se pueden “reinventar las editoriales” en RD?
No sé.  Primero tendrían que decidir si existe un mercado por el que valga la pena reinventarse.  O si el público comienza a exigir algo nuevo.  Las editoriales son las que deben tomarse un momento y responder a esto.

¿Qué piensa de las editoriales independientes?
Merecen mi respeto.  Han sido importantes en las publicaciones de los autores dominicanos y entiendo deben recibir un mayor apoyo de las instituciones privadas y públicas para avanzar en sus actividades dando a conocer la literatura del país.

¿Faltan más propuestas editoriales en RD?
Creo que faltan mejores propuestas, lo de ‘más’ dependerá de la demanda.  Aumenta la demanda, se diversifica, pues entonces se necesitarán más propuestas.