Listin Diario Logo
28 de febrero 2021, actualizado a las 12:07 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 21 de septiembre de 2013

Drama humano

Bestia de cardo, un cine diferente

LA ESCRITORA, TEATRISTA Y ACTRIZ VIRGINIA SÁNCHEZ OFRECE DETALLES SOBRE SU PRIMER FILME

  • Bestia de cardo, un cine diferente
    Desarrollo. De acuerdo a la directora “el cine es un arte relativamente joven, pero es el arte en que la audiencia se cansa más rápido, por lo tanto debe estar en constante evolución”.
  • Bestia de cardo, un cine diferente
  • Bestia de cardo, un cine diferente
Indhira Suero
Santo Domingo

Virginia Sánchez Navarro desea ofrecer “un homenaje a las segundas impresiones, a todos esos que van errantes por la vida y que quisieran cambiar pero no saben cómo y que sienten el peso de las miradas condenantes”.

Esta vez, la joven graduada del Lee Strasberg Institute — y reconocida como Personalidad Cultural, en 2011, por el Ministerio de Cultura — presenta Bestia de Cardo, un filme de corte dramático que contará con la participación los actores Angélica Aragón, Jorge Luis Moreno y Mauricio Bustamante, Cheddy García, Bernardita García Smester, Tommy Suarez, Paolo Modolo, Mabel Santos y Mercedes Calderón, entre otros.

¿Qué te motivó a filmar esta película?
Desde siempre he tenido amor por contar historias. Así fui llegando poco a poco a cada una de mis pasiones: la actuación, la escritura, el teatro, el cine. Hay algo reconfortante en saber que uno está allí, observando, mientras la vida sigue su camino, uno mira desde la esquina descubriéndole todos los trucos. Es un tipo de privilegio. Fue en una de estas sentadas en que se me cruzó por la mente algo que desde niña me ha molestado. Y es que vivimos en un mundo en que lo más fácil es asumir y lo más entretenido es pensar mal.

Sobre todo como actriz he aprendido que siempre, siempre, hay una razón detrás de la buena o mala conducta de alguien. Pero la humanidad ha avanzado muy poquito en ese ámbito. No es que sea pesimista en cuanto a nuestra raza humana, pero hay muy pocos en el mundo que de verdad se pone en los zapatos del otro antes de emitir un juicio inmediato y permanente sobre él. Así nace Bestia de Cardo.

¿Qué organismo aportó los recursos para la realización del filme?
Estamos trabajando con Grupo Estrella, Aeropuerto Internacional del Cibao y Banco BHD a través de la ley de cine.

¿Quién lo musicalizará?
Nico Casal. Es un joven pianista y compositor español que reside en Londres desde haber estudiado composición para cine allá. Su último largometraje “El Árbol Magnético”, que fue una co-producción de Chile y España, acaba de ser aceptada como participante en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

¿Será una narración o tendrá incluido algún corte documental?
Es una narración que hace referencia a la manera en que se contaban los cuentos en la época de Hans Christian Andersen.

¿Será una película comercial o de autor?
Es una película de autor. Claro que me gustaría que llegara a mucha gente pero la verdad es que no es comercial. Con Bestia de Cardo queremos explorar verdades, y eso generalmente es difícil de hacer en el cine comercial, pues este último muchas veces tiene que obviar la verdad para darle a la audiencia lo que fue a buscar: un momento chévere en el que por dos horas se olviden de todas las realidades del mundo.

¿Qué actores dominicanos participarán en el filme?
Estamos felices de contar con la talentosa Cheddy García. Me gustó mucho su trabajo en La Lucha de Ana y desde ese entonces supe que la quería para Bestia de Cardo. Además tenemos con nosotros a Bernardita García Smester, Tommy Suarez, Paolo Modolo, Mabel Santos y Mercedes Calderón, entre muchos otros más. Yo dirigiré y actuaré.

¿Qué tipo de actores buscas para esta película?
El objetivo fue buscar actores que no trataran a estos personajes como estereotipos, que fueran más allá y que se llevaran de nuestra filosofía: siempre hay una razón por la que la gente hace lo que hace; y así mismo pasa con nuestros personajes. Las cosas se fueron dando para que se unieran al proyecto algunos actores, como Angélica Aragón, Jorge Luis Moreno y Mauricio Bustamante, que no son dominicanos pero que tenían esas cualidades perfectas que requerían cada uno de sus personajes, y estamos felices de tenerlos con nosotros, como estamos felices de tener a los actores dominicanos.

Aquí este es un tema que causa mucha controversia pero la verdad es que, viniendo de trabajar por tantos años en Nueva York, trabajar en un equipo multicultural se me ha hecho muy natural. El arte no tiene limitaciones raciales ni entiende de problemas políticos. Claro que jamás vendría a mi país a filmar sin utilizar a nuestros actores pero si me sentiría contenta de crear elencos y equipos internacionales. Todos aprendemos de todos, y tanto nuestra mente como nuestra industria se van abriendo a todo un mundo artístico que espera saber un poquito más de los dominicanos como artistas.

¿Viene contigo al país alguien de Nueva York en tu equipo de trabajo?
Si, vienen mis productoras Starsha Gill y Rosie Hernández y mi asistente de dirección Doug Moffit, personas con las que he trabajado por mucho tiempo. De México vienen Carlos Benassini y Alisarine Ducolomb en el departamento de arte y Diego García como director de fotografía; y de Londres, Nico Casal el compositor que estará presente en parte de la grabación.

¿Qué esperas aportar al cine dominicano?
Pues oportunidades. Espero que la realización de proyectos como este anime a más personas a realizar y a invertir en este tipo de cine. Es la única manera de que nuestra industria crezca y se diversifique.

¿Qué te gustaría que implementaran los directores y guionistas de cine en RD?
 Me gustaría que pensáramos de una forma más global. El hecho de que seamos dominicanos no es lo único que nos define pero yo veo que eso en nuestro cine se ha hecho costumbre.

Yo soy dominicana, pero aparte de eso soy ser humano, soy mujer, soy artista, soy veinteañera, soy hermana, amiga, extranjera...Hay muchas cosas que me definen y que a la vez hace que empatice con personas de todo el mundo. Y ese es el alcance que debemos lograr con nuestro cine.

¿Qué cambios o tendencias observas en el cine internacional?
Romper con las formulas. Al menos en el ámbito de festivales, veo que lo que sale de lo ordinario tanto en casting, actuación y estructura de la historia es lo que llama más la atención.

El cine es un arte relativamente joven pero es el arte en que la audiencia se cansa más rápido, por lo tanto debe estar en constante evolución.

Por eso debemos tratar en nuestro país de imitar lo que ya se ha hecho sino crear nuestra propia manera de hacer las cosas; eso nos llevará más lejos en menor tiempo que siguiendo patrones establecidos por Hollywood.

¿Piensas que el género “drama” tema será atractivo para los dominicanos, acostumbrados a la comedia?
Ese es el reto, ver si podemos llegar al público dominicano por una vía al que no está acostumbrado.

Muchas veces el público no pide algo porque no está acostumbrado a que se le ofrezca. Pero esto nunca se logrará si algunos no empezamos a intentarlo.

Dices que deseas hacer “un cine basado en el arte”, ¿Qué significa esto?
 Significa que cada una de las personas que trabajen en el filme hagan tributo a su arte. Que los actores, eléctricos, continuistas, productores, etc, estén sirviendo a un solo amo, que es su arte, y a ningún otro. 

(+)
CINE HECHO EN LA ISLA

¿Qué opinas sobre el cine de RD?
Que se está tratando, pero hay muchas cosas que trabajan a nuestra desventaja como el miedo a hacer películas que no vendan, la falta de organización de los sectores y el no entender que, cuando una industria se está formando, hay que hacer muchos sacrificios personales para aportar al bien de la causa. No podemos pedir que algunas cosas funcionen a nuestro favor como funcionarían si estuviésemos en Hollywood o en algún otro lugar donde el cine ya se haya establecido.

Para hacer buen cine, yo como artista o como productora dominicana tengo que adaptarme a nuestras circunstancias, dar más de mi tiempo y saber que los beneficios personales van a ser limitados.

En nuestro país no hay nada que impida que la industria del buen cine se desarrolle; cada vez hay más artistas preparándose, lo cual es esencial, y más público que pide ver mejores y más trascendentes historias.