Listin Diario Logo
03 de diciembre 2020, actualizado a las 12:21 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Ventana sábado, 13 de abril de 2013

Avance en RD

20 años de cultura y conocimiento

LA BIBLIOTECA DEL CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA EN SANTO DOMINGO OFRECE A LOS DOMINICANOS UNA ENTRADA GRATIS AL MUNDO LITERARIO

  • 20 años de cultura y conocimiento

    Una labor como pocas. Este año la biblioteca del Centro Cultural de España se regocija al celebrar 20 años de su apertura en Santo Domingo.

  • 20 años de cultura y conocimiento
Indhira Suero
Santo Domingo

“Nuestro éxito radica en que nos hemos enfocado en conocer la realidad del público que nos sigue y así hemos creado el servicio y las condiciones para que se sientan a gusto”, estas son las palabras de Ricardo Vérgez, encargado de la biblioteca del Centro Cultural de España en Santo Domingo (CEESD), que este 2013 celebra su vigésimo aniversario.

Vérgez conoce al dedillo cada tramo de este espacio que, en sus 20 años, ha entregado al público criollo una oferta literaria variada y que se actualiza de manera constante.

De acuerdo a su coodinador, la biblioteca, se ha destacado por el “importante número de actuaciones que gravitan en torno a ella, como el programa de animación a la lectura Lero Lero Leo, así como por su vocación capacitadora”. 

Queda esperar que su ejemplo sirva a los encargados del sistema bibliotecario dominicano,  ya que en República Dominicana muchos de estos centros languidecen ante el descuido de las autoridades.

¿Cómo fueron los inicios del Centro? 
Cuando llego al Centro Cultural Hispánico en 1992,  era el convenio de dos entidades. La primera el Instituto de Cultura Hispánica y la segunda el de Cooperación Iberoamericana, luego convertido en Agencia Española de Cooperación Internacional. De la unión del Instituto de Cultura Hispánica de Madrid y el del Instituto Dominicano de Cultura Hispánica nace el Centro Cultural Hispánico.

En ese entonces, la biblioteca inicia como un complemento de las actividades culturales con conferencias, tertulias literarias y organización de congresos internacionales con el idioma español como eje principal.

¿Cómo evoluciona?
En la medida en que fue aumentando la Cooperación Española. Inició en los 50 con el Instituto de Cooperación Hispánica; en los 60 se crea el Instituto de Cooperación Iberoamericana y luego este absorbe al de Cultura Hispánica. Luego se convierte en Agencia Española de Cooperación Internacional y luego pasa a Agencia Española de Cooperación Internacional. Cada uno de estos cambios ha implicado, lineamientos, leyes y políticas en España que se han visto reflejadas en el centro cultural en República Dominicana y en todos los países en que se encuentra.

A finales de los 90 pasa a ser Centro Español y luego Centro Cultural de España.

¿A qué se debe la pluralidad que existe en sus propuestas?
Entendemos que hay que ayudar a que se cumplan los objetivos del milenio. No actuamos aislados de las demás agencias internacionales de cooperación. Como miembros de las Naciones Unidas se avalan los proyectos que agencias como la ONU y Unesco promueven. La cultura popular es un entramado de cosas, también implica el patrimonio intangible, que está muy ligado con esos temas. 

Además, no estamos solo para promover el quehacer cultural español en la RD, tenemos que propiciar que la cultura dominicana evolucione y desarrolle. 

¿Se interesan los dominicanos en actividades culturales?
Sí, mucho o poco dependerá de diversos factores, entre ellos el cómo difundir la información y hablarle al público en el lenguaje que entienden. Un ejemplo es que ahora los jóvenes mediante las redes sociales los jóvenes se involucran en causas que hace cinco años eran impensables. La clave está en hacerles saber que es su espacio y que con una actitud apropiada se puede disfrutar sin problemas.

¿Cuál ha sido el impacto de la biblioteca? 
Ha impactado favorablemente. Es el único servicio permanente que tiene el centro cultural desde hace 20 años. En sus inicios se concibió como refuerzo de las actividades culturales del pueblo y de las tareas propias de la Agencia de la Cooperación Cultural.  Aunque el espacio físico que tenemos no nos permite crecer mucho, al crearla no teníamos la misma cantidad de recursos que ahora.

¿Qué tipo de servicios ofrece?
Se especializa en cultura iberoamericana e historia. Esto ha servido a mucha gente como profesores de escuelas, bachilleres, universitarios, artistas y estudiantes de arte. Algunos han encontrado fuentes de inspiración para sus tesis y monográficos. Una de nuestras ventajas es que un gran porciento de los libros que tenemos aquí solo lo tenemos nosotros. Por ejemplo, de nuestra colección de revistas culturales, más de un 50 porciento  son títulos que solo nosotros recibimos. 

¿Cuál ha sido la respuesta del público a las actividades que ofrecen?
Siempre hay una audiencia que prefiere más unas actividades que otras. El centro ha aprendido a no concentrar todo lo que hace en sus paredes y por eso nos esforzamos en hacer convenios con otros agentes culturales locales. 

A pesar de esto, hay de todo en la viña del Señor y muchos de nuestros visitantes solo vienen por el internet, pero poco a poco se van interesando en las revistas y libros. 

¿Los ha afectado la crisis económica?
Claro que sí, pero los tiempos de dificultad hay que abordarlos con inteligencia y creatividad. Esa situación nos ha afectado más de lo que el público ha sentido, porque hemos hecho el trabajo para que la gente lo sienta lo menos posible. Aunque se mantengan ciertos niveles de calidad alguien inteligente sabe que ha habido cambios. Incluso hay actividades y programas como Lero Lero o los talleres literarios para adultos que antes hacían animadores externos o subcontratados, ahora los tenemos que hacer nosotros. 

¿Cuáles planes tienen luego de estos 20 años? 
Creamos una colección de gestión cultural y para eso quisimos crear una biblioteca abierta en la que el público pudiera  tomar libremente lo que le interesa.

En junio empezaremos un curso de formación bibliotecaria para el refuerzo de bibliotecarios dominicanos.  Además ofreceremos talleres de formación de usuarios para que conozcan la organización de la biblioteca y cómo manejarse en ella. También queremos que hacer entender que no somos simplemente un centro de internet. 

(+) 
UNA OFERTA DIVERSA

 Su colección de más de 24.000 volúmenes de documentos sobre la cultura española e iberoamericana que consta de libros, fascículos de publicaciones seriadas, unidades de material gráfico, unidades de material audiovisual, piezas de material cartográfico, grabaciones sonoras en cintas magnéticas, grabaciones de vídeo en cintas magnéticas y recursos electrónicos, están disponibles para ser consultados en cualquier momento que el usuario así lo decida.

Servicios
Préstamo en Sala, préstamo fuera de sala de documentos de circulación libre y préstamo interbibliotecario e interinstitucional. 

Préstamo de documentos audiovisuales (vídeos, DVDs, CDs, casetes) a grupos de escolares, estudiantes de arte y cualquier grupo organizado que esté interesado en alguna de las manifestaciones la cultura iberoamericana.

Servicio de referencia documental: Atención y respuesta a las consultas de los lectores en ayuda a sus investigaciones o al uso de nuestros servicios, documentos y facilidades.

Consulta telefónica y Web. Respuesta a consultas sobre cultura iberoamericana hechas vía teléfono o correo electrónico.

Consulta a la base de datos REBECA y a otras desde el Ministerio de Cultura de España. Está disponible para otras bibliotecas y para investigadores.

Servicio de Acceso a Internet, conexión Wi-fi, computadores con programas ofimáticos para uso de nuestros lectores.

Donación de más de 3000 documentos por año a más de 15 bibliotecas escolares, públicas y universitarias.