Listin Diario Logo
11 de diciembre 2018, actualizado a las 01:08 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual20ºC30ºC
Ventana jueves, 17 de marzo de 2011
0 Comentarios

ANIVERSARIO

El postumismo cumple noventa años

  • El postumismo cumple noventa años
Manuel Mora Serrano

Cuando una vanguardia envejece, le vemos los músculos fláccidos y solemos darle tanta importancia como la que se le tiene a un trasto inservible. Hará este mes de marzo noventa años de la proclama del movimiento Postumista.

Algunos amigos de los miembros y admiradores de la tríada fundadora Domingo Moreno Jimenes, Andrés Avelino y Rafael Augusto Zorrilla, nos aprestamos a celebrarlo en la medida de nuestras posibilidades, porque en estos tiempos no hay vientos favorables  para acontecimientos como estos, que son única y exclusivamente literarios.

 Sin embargo, entre algunos modestos actos, estará la noche del 23 de este mes en la Sala Ramón Oviedo, a las 7.00 P.M., de acuerdo a informes del Ministerio de Cultura con una autopresentación, se pondrá a circular, después de más de veinte años de investigaciones,  el primer tomo del libro de nuestra autoría intitulado ‘Postumismo y vedrinismo, primeras vanguardias dominicanas’, editado por la Editora Nacional.

 Aunque en sus páginas expongo casi todo cuanto he atesorado sobre el movimiento y los postumistas y sus antecedentes nacionales y extranjeros, hasta el día de hoy, nadie, absolutamente nadie, ni siquiera los propios miembros fundadores, han podido explicar de una manera convincente, qué realmente es, o fue el postumismo.

 Aunque hay muchas declaraciones y está el dossier de la revista ‘La Cuna de América’ donde se hizo la proclama, y hemos cometido la audacia de hacer “manifiestos virtuales” tomando como base entrevistas y artículos de Moreno, Zorrilla y Avelino, además del famoso Manifiesto Postumista de éste, y hay multitud de estudios de investigadores y de críticos importantes, y aparecen detalles en diccionarios de literatura nacionales e internacionales, la verdad es que nadie sabe a ciencia cierta qué cosa es o fue el postumismo. Esa es su grandeza, porque donde hay misterio, donde nada está claro y transparente, es el lugar donde todavía da gusto ir a buscar.

 Una personalidad de alto vuelo como Manuel Rueda, la más relevante de las figuras que han estudiado nuestras vanguardias y un crítico que gozó de mucha fama en su época, como Pedro René Contín Aybar, le dedicaron capítulos y ensayos a los postumistas, pero tampoco en ellos podemos sacar en claro si el postumismo fue o es, tal o cual cosa.

 Un artículo de periódico en un medio abierto como este, no se presta a elucubraciones de fondo. Aunque dudo que aún haciendo un gran esfuerzo pudiéramos salir al camino verdadero.

 Vamos, pues, a recordar a los lectores, especialmente a los jóvenes estudiantes de nuestra literatura, que Andrés Avelino consiguió que don Félix Ma. Pérez el director, le cediera toda una edición de ‘La Cuna de América’ para hacer la proclama. La revista “L” que había sustituido a ‘Letras’ (cerrada porque publicó en portada una foto del campesino salcedense Cayo Báez, martirizado por los marines yanquis), le había hecho la promesa a Moreno, de cederle sus páginas, pero el dinámico montecristeño se le adelantó.

 La carta acompañando el paquete de poemas y prosas, está fechada el 28 de marzo. Aunque realmente la publicación salió a principios de abril, porque la carta de Pérez contestando, es del 4 de ese mes, y entonces no había las facilidades tipográficas de hoy. La mancheta editorial señala: Segundo Número del mes de marzo 1921. Año IX No. 19.

 Sea marzo finalmente, porque el 28 de ese mes irrumpieran en la redacción, como dice Moreno en la ‘Historia circular de mi vida’, el caso es que en este mes celebraban los aniversarios en la casa de Zorrilla, que era el anfitrión en la Colina Sacra de Villa Francisca.

 Los que aparecen como fundadores por orden de las publicaciones son: Los capitaleños Domingo Moreno Jimenes con su primer poema titulado ‘Postumismo’ y Vigil Díaz, con su primer ‘Tímpanos de la Montaña’; el montecristeño Andrés Avelino con el poema ‘Irrupción’ inspirado en Cayo Báez; el seibano Rafael Augusto Zorrilla con ‘Viernes’; los locales Francisco Ulises Domínguez con ‘Penumbra’, Esteban Polanco Billini, con ‘Tedio’, y el vegano R.M. Lora con ‘Partida’. 3 poemas de Moreno: ‘Claror’, ‘Paisaje’ y ‘Enlace’, como de “tendencia postumista” y uno a dos manos de Moreno y Avelino titulado ‘Alma a Alma’. Hay tres estudios. Uno de Luis Yépez cónsul venezolano en el país, ‘Consideraciones sobre el Postumismo’; otro del entonces joven narrador capitaleño Ángel Rafael Lamarche, titulado ‘Postumismo’ y cerrando Zorrilla con un estudio corto ‘Origen   del postumismo.’ De modo que se trató de un movimiento nacional, con representantes de las tres regiones del país, e internacional con el venezolano Yépez.

 Eran mejores días para la cultura popular y esta proclama fue todo un escándalo. La caricatura de Rafael que ilustra estas notas y que aparecerá en la portadilla interior del libro, presenta a Yépez o a un postumista iracundo que patea la rima, la metodología, la retórica y la métrica. Una auténtica condensación satírica de lo que se decía en el pueblo.

 En los días subsiguientes aparecieron en el Listín Diario, artículos satíricos y burlones de personalidades de nuestro mundo cultural como el cronista social Diódoro Danilo (Juan A. Vicioso el abuelo de Chiqui) y José Ernesto García Aybar. El crítico más importante del país, Federico García Godoy, defendió y atacó al movimiento. Sólo hubo un defensor a rajatablas: Antonio María de Lima, que echó a rodar la especie en el ambiente político de que los postumistas eran de izquierdas (él simpatizaba por los comunistas, aprovechando que ellos se llamaban camaradas entre sí). Y todo eso ocurrió a los pocos días, en el mismo mes de abril. También hubo unas declaraciones satíricas de Manuel Patín Maceo, que los llamó poco menos que el albañal de Villa Francisca.

 Todavía no se ha publicado todo lo que se escribió para defender a Vigil Díaz como no miembro del movimiento. Que sí lo hicieron varios intelectuales como Lorenzo Despradel, Luis Yépez, José Luis Perozo y Alfonso Concepción Tapsire declarando que Vigil no intentaba nada nuevo. Es extraño que Vigil nunca protestara en esos años, ni siquiera cuando Tomás Hernández Franco en 1923, en su famosa conferencia de París, dijera que el postumismo era la primera manifestación en el país de las vanguardias y que Vigil era la figura principal.

 Había que vivir aquellos días hermosos para la cultura, luctuosos para la patria, aunque la verdad sea dicha: los postumistas tomaron tan en serio su movimiento que publicaron un boletín, una antología, tres revistas y aparecieron en actos en El Paladión.

 Estas cosas sucedían en un momento en el cual nuestra independencia estaba eclipsada por las botas yanquis. Moreno y Zorrilla aparecieron en un acto que los periodistas realizaron, protestando contra la invasión. Moreno mismo fue golpeado por los marines y arrojado en un saco en un colmado. Sin embargo, con todo y que Avelino era un revolucionario hecho y  derecho, el postumismo no cayó en la celada política. Por el contrario, devino en mesiánico (aunque sólo en Moreno, la verdad sea dicha). Pero estos acontecimientos rebasan en mucho los presupuestos de este artículo.

 Falta todo por investigar sobre este movimiento y sus proyecciones nacionales. Muchos le debemos las cosas mejores que poseemos: Un amor desaforado a lo nuestro. Por eso, donde quiera que estén los espíritus de Moreno, Zorrilla y Avelino, echamos un ¡Viva el Postumismo! por haberse conservado siempre joven y lleno de misterios.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre