Listin Diario Logo
14 de noviembre 2018, actualizado a las 02:00 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC31ºC
Ventana domingo, 04 de marzo de 2007
0 Comentarios

CONTENIDO

El “Librog” de Gustavo Sorzano

  • El “Librog” de Gustavo Sorzano
    Don Ramón Báez Romano visto por Gustavo Sorzano.
Erick Castillo

SANTO DOMINGO.- Genialidad o distracción del inmortal “Manco de la batalla de Lepanto”, lo cierto es que la anécdota repetida tantas veces es cierta: en una escena del Quijote, el autor da muerte al pollino que cargaba las miserias del escudero insigne, para luego de manera inexplicable colocarlo encima de su misma montura páginas más tarde, en un acto de prestidigitación quántica al estilo de los experimentos mentales del mismísimo físico alemán Shroedinger.


¿Y qué tiene que ver un burro célebre con la demencial propuesta lógica de Gustavo Sorzano?  Pues todo, si aceptamos con la misma consternación que resignadamente tiene que hacerlo la ciencia moderna, como a niveles subatómicos, la materia (de la que todo esta compuesto, incluidos los humanos) se comporta exactamente igual de caprichosa, que el autor de las aventuras manchegas del hidalgo caballero: Hablo de un libro que deja de serlo para convertirse en algo nuevo, sin dejar de ser lo anterior, como suele ocurrir con lo “realmente creativo”, exige una segunda lectura más atenta. Y como si esto fuera poco, esa lectura inaugura (por lo menos en nuestra isla) una provocación al lector “televidente”, nueva especie, producto de la enorme cantidad de estímulos visuales que crecen como verdolaga en nuestras calles, vallas, aceras, salas, cocinas y habitaciones conectadas. Entonces... ¿qué tenemos?: un lector que no es tal, sin dejar de ser y un libro que deja de serlo para luego terminar siendo eso mismo. (Ahora respire profundo y continué o busque refugio en la sección deportivaÖambas opciones son válidas)

El sello editorial
Con la esperanza de que nuestro buen juicio no perezca en el intento y si lo hacemos, por lo menos correr la misma suerte de Sancho, montemos la cabalgadura de nuestra experiencia personal con esta publicación que Editorial Pagés pone en nuestras manos, demostrando  una vez más porqué este apellido se ha mantenido vinculado a lo mejor de la industria de la persuasión en nuestro país. El planteamiento a nuestro modo de ver, corre paralelamente en dos líneas:

 La validez de explicar la posibilidad de estructurar un pensamiento eminentemente creativo como respuesta holística a los más diversos aspectos de la actividad humana, productiva o lúdica, e inmediatamente después demostrar la utilidad práctica de un pensamiento lógico creativo acertadamente denominado por el autor como “todoterreno”.

“Lógica-demente”
Como consecuencia de lo primero, el librog se presenta inevitablemente didáctico en su forma de la manera más atrevida. Los códigos de comunicación y lecto ñ escritura adoptan todas las formas posibles de evocación ñ provocación de los signos gráficos. La capacidad de síntesis, marca y denominación de origen legítima de las obras del autor, se eleva a todos los registros posibles de los espacios visuales y su contenido. Aquí salta en mi imaginario cual conejo de sombrero “Sorzano” una provocadora anécdota. Conversando con mi agradable y erudita suegra (combinación por demás letalmente efectiva en su especie) precisamente acerca de los retos de la educación inicial en el capitulo de la capacidad de lecto-escritura en los infantes, me confesaba el simpático caso de La Pipa: Sencillamente, en textos escolares sur americanos, utilizados frecuentemente en las escuelas, es común la técnica de asociación grafica de objetos a los cuales se desea identifiquen los párvulos con las sílabas que componen la palabra que los nombre, presentado uno (la grafica del objeto) sobre el otro (la palabra Ej.: Pipa). En el caso en cuestión, un avispado cibaeñito, al ver el objeto que asociaban a la palabra, no dudó en exclamar “CACHIMBO” refiriéndose a la PIPA, sin equivocarse en un solo acento, pero sin poder asociarlo a ningún signo aprendido pues, para llegar a palabras con “CH” le faltaban por lo menos dos ciclos mas del programa. La cuestión es evidente: ¿Que cantidad de lecturas posibles puede tener la página de un librog compuesto de gráficos y texto combinados, de acuerdo al contexto cultural del lector-televidente? ¿Qué ventajas representa esta nueva forma de comunicación frente a un ecosistema tan diverso que compone nuestra “selva interconectada”? Las respuestas prometen ser tan estimulantes como los músculos cerebrales que resultan del gimnasio mental que cierra los capítulos del libro-objeto Lógica Demente.

Funcionalidad
Bien, veamos el segundo aspecto que podría ser más cuesta arriba y sin embargo, en velocidades nano ñ espectaculares  pude ser testigo de excepción de un resultado absolutamente inesperado: ¿Para que sirve un librog como este? Fuera de las aulas de las universidades de diseño y publicidad (donde nada es lo suficientemente escandaloso) ¿Donde podemos encontrar utilidad práctica al método 4 x 4 de pensamiento creativo? ¿Cómo puede ser útil en carreras como el derecho? Por si no fuera suficiente el perfil de mi querida suegra, fue mi amada esposa, una eficiente abogada (Si lo se, estoy preso y para colmo soy inmensamente feliz) quien me dio la sorpresa en la sala de mi casa, apenas a días de publicado el libro.

El génesis
Conversaban las discípulas de Mazeud y D¥Artagnan Pérez animadamente en mi sala sobre el efecto causado en ellas por el librog de Sorzano, con el mismo entusiasmo que las he observado al hablar del más reciente capitulo de Grey¥s Anatomy o como se llame una de esas series que provocan esas apasionadas competencias conyugales por el controlÖremoto. Sí, hablaban con ojos brillantes de entusiasmo de sus revolucionarias ideas de la aplicación del pensamiento creativo en la reforma de la leyes que norman su especialidad técnica. Y llegaron a vías de hecho. Todo el que se aproxime a sus oficinas verá en el mural composiciones gráficas del libro motivando tareas específicas.

“Un espíritu libre”
Es sencillamente un caso cerrado por pruebas de facto. Los hechos pueden ser mucho más evidentes que cualquier descripción que desde mi saña con Gustavo pudiera sugerir. Me queda la satisfacción de haber transmitido de primera mano a este moderno “Alfonso Quijano,” el único  y más autentico premio que puede recibir un “espíritu libre” como nombrara Nietzche al hombre del mañana: El testimonio de admiración de un agradecido y conmovido discípulo de sus ideas. El burro de Sancho muere y resucita, cada vez más curioso y robusto en cada capitulo de la historia del hidalgo caballero colombiano que ha venido a nuestra isla a enderezar los repetidos entuertos y rescatar las aburridas  dulcineas. Enhorabuena a la creatividad dominicana.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre