Listin Diario Logo
24 de septiembre 2021, actualizado a las 11:01 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Separatas miércoles, 21 de julio de 2021

Viejo, aprendí mucho de ti

  • Viejo, aprendí mucho de ti
  • Viejo, aprendí mucho de ti
  • Viejo, aprendí mucho de ti
  • Viejo, aprendí mucho de ti
Nadelyn Franco Caro
Especial para LD

La paternidad, fuera de ser una de las eta­pas más retadoras de la vida de un hombre, también es una opor­tunidad de revalorar quiénes son, conocer su potencial y aprender desde los ojos de los hijos para guiarlos a ser mejores personas.

Quienes hoy son abuelos, fue­ron los padres que a los contem­poráneos papás dejaron ense­ñanzas para toda la vida y que pasarán de generación a genera­ción.

¿Pero cómo lo ven ellos? ¿Có­mo perciben la relación con su padre y qué darán a sus hijos? Al­gunos comentan la forma en que se ven ellos como padres, a partir de la crianza recibida por sus pro­genitores.

Especial y alocada

El comunicador Jhoel López cuenta que la relación con su pa­dre es “especial y un poco loca”. Confiesa que a pesar de que estu­vieron un tiempo distanciados, su padre es una persona muy diver­tida, de quien entiende heredó su carisma, por ser este una persona “con el que todo el mundo disfruta estar, incluyéndome, porque es un tipo muy ameno, muy cherchoso, que le saca una sonrisa a cualquie­ra”.

Jhoel dice que una de las ense­ñanzas para no olvidar de su papá fueron acciones, más que las pala­bras. Cuenta que su padre siempre ha sido una persona muy alegre y feliz, que siempre está contento y contagia a todos.

En cuanto a la relación de su pa­pá y sus nietas, él exige que esta se desarrolle, pero enfatiza que “la clave es estar juntos”, pasar más tiempo de calidad que cantidad. “Yo pienso que sí, que se fomen­ta. Lo esencial es reunirse, hablar y estar juntos”, aclara.

Un ejemplo generacional

Por su lado, Danilo Reynoso, jo­ven productor de cine y actor, di­ce: “La relación con mi papá, que por demás es tocayo, es muy bue­na, armónica, basada en el respe­to y comunicación. Sin dudas, la relación ha mejorado con el tiem­po y más luego de que me he con­vertido en padre de dos hermosos niños”.

Danilo cree que con la paterni­dad se nace a la verdadera ma­durez, si se asume con amor y responsabilidad. “Todo cobra un sentido más altruista y tus deci­siones en lo adelante van filtradas por el pensamiento de qué le con­viene a mis hijos”.

Para él ser padre es la manera más cercana de entender el amor de Dios.

Respecto a cómo fomenta la re­lación de abuelo y nietos, dice que con el tema del distanciamiento no ha sido tarea fácil. A lo sumo, debido a compromisos laborales fuera del país, su padre tuvo que asumir responsabilidades que lla­ma “abuelísticas-paternales”, co­mo llevar y recoger a sus hijos en el colegio, “eso obviamente los acercó y ha creado una relación especial entre ellos”.

Vivir dignamente

Los nuevos padres también tienen his­torias únicas. Tal es el caso de Manuel Méndez, a quien todos conocen co­mo el Chef Manu.

“La relación con mi padre, suelo definirla como adulta y se­ria; su forma particular de querer es un tema de larga conversación”, explica. Sien­do el menor de tres herma­nos, considera que esto lo ha hecho madurar de una ma­nera diferente, y a la vez, te­ner una relación más madu­ra con su papá.

Un recuerdo que tiene muy marcado es que cuando era bien joven, deseaba comprar algo. “Él me dijo: si crees que comprando eso te sentirás mejor, cómprala. Debes saber que lo más importan­te en la vida es vivir de forma digna y con eso es suficiente”.

Tanto mi papá como mi abuelo han sido personas trabajadoras, honestas, emprendedoras, independientes y alegres. Creo que es algo que consciente o no, llevo conmigo siempre”, Danilo Reynoso.

Amorosa

Liondy Ozoria, comediante y ventrílocuo, es otro que de­muestra que a pesar de todo pasar tiempo de calidad con su viejo es indispensable para él. Cuenta que con don Cirilo, siem­pre ha mantenido una buena relación. “Ambos somos muy sentimentales y alegres a la vez, con esa mezcla cualquier cosa negativa pasa desapercibida”.

Un consejo que su padre le dio que mantiene vivo, es hacer siempre las cosas bien.

“Como tapicero, mi papá me enseñó a trabajar dignamen­te y a hacerlo bien, y lo que me enseñó es que las cosas o se hacen bien o no se hacen, de ahí en adelante procuro entre­gar calidad en mi trabajo sea cual sea”.

Para él ser papá es una responsa­bilidad grande, que le da signifi­cado a su vida, en todos los as­pectos. Es una tarea que lo lleva a mejorar, porque cuando piensa en algo que va a hacer,“siempre pienso en cómo esa acción la ve­rían mis hijos en lo adelante”.

Sentimiento y alegría

Los valores aprendidos por los padres se traducen en la manera en que cada ser educa a sus hijos, y en la relación que busca que estos tengan con sus abuelos.

El saber disfrutar la vida con los pequeños detalles como escuchar un bolero los domingos en la tarde o bien encontrarse con el don después de llevar días esperando esa visitada ya agendada, son recuerdos que se quedan marcados en la vida de los hijos. Estos hombres, al igual que muchos, aprendieron de sus progenitores los principios y valores que traspasarán a sus hijos y luego a sus nietos.

 


Más en Separatas