Listin Diario Logo
19 de enero 2022, actualizado a las 05:03 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Religión/Senderos viernes, 26 de noviembre de 2021

ÁNIMO EN DOS MINUTOS

¡Fuera el desaliento!

  • ¡Fuera el desaliento!
Luis García Dubus
Santo Domingo

Cuenta una anécdota que los diablos menores temblaron cuando su jefe máximo les llamó la atención.

 “¡Cómo es posible que aún no hayan podido vencer a este hombre! ¡Ineptos!”.

“Pero, jefe, le hemos puesto en frente ambición, orgullo, resentimiento, poder.... ¡todo...! Y no hemos podido confundirlo con nada”.

“¡Estúpidos!”, dijo el diablo mayor aún más furioso. “¿Cuántas veces tendré que decirlo? ¡Les he explicado mil veces que lo que tienen que hacer cuando todo les falle es usar el arma secreta!”.

“¿Cuál?”, preguntaron temblando.

“El desaliento, idiotas, ¡el desaliento!”.

Atacaron a una mujer alegre y optimista. Con la ayuda de Dios había sabido vencer toda clase de obstáculos. Últimamente, sin embargo, porque Dios no le concedió una petición, ella “se enojó” con Dios y dijo: “No soporto mi vida”.

El desaliento es una tremenda tentación que el diablo pone a los creyentes. Produce lo contrario que alegría y paz: produce miedo, desesperación, hasta deseos de morir.

¿Qué les falta? Acoger la buena noticia que nos da el Señor en el evangelio de Lucas 21, 25-28. El Señor nos dice que aun cuando nos sucedan cosas que nos hagan “quedar sin aliento por el miedo”, no nos dejemos vencer y, en cambio, dice que cuando peor nos sintamos, hagamos esto: “Pónganse derechos y alcen la cabeza, que se acerca su liberación”. 

En ninguna parte vamos a encontrar luz, paz, impulso nuevo para vivir, si no lo encontramos dentro de nosotros, que es donde está Dios, que es donde penetra la llovizna suave del Espíritu Santo, Señor y dador de vida.

Y esa liberación de nuestro desaliento no es solo para el fin de los tiempos. ¡No! El efecto de la potencia salvadora del Señor es ¡para ahora mismo!

El Salmo 91 nos dice claramente lo que tenemos que hacer: “Dí al Señor: Dios mío, confío en ti”.

Y Él te responderá: “Porque me quieres, te liberaré. Porque me tratas personalmente, te protegeré, me invocarás y te escucharé, contigo estaré en el peligro, te defenderé, te honraré, te saciaré de largos días, te haré gozar de mi salvación...”.

Estamos en tiempo de Adviento, y Adviento significa “llegada”. Es el tiempo en que el Señor desea especialmente llegar a nuestra vida para liberarnos.

La pregunta de hoy
Si yo me siento mal, ¿no significa que sin duda estoy mal?

Aunque usted se sienta sin ánimo puede estar seguro de que su sentimiento, por fuerte que sea, no tiene razón. 

Porque usted no está solo. El Señor está mirándolo amorosamente y acompañándolo en su proceso. 

Solo hace falta que, en silencio, exprese su necesidad y su confianza.  

 


Más en Religión/Senderos