Listin Diario Logo
01 de diciembre 2021, actualizado a las 12:31 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Religión/Senderos sábado, 30 de octubre de 2021

ÁNIMO EN DOS MINUTOS

El triple amor

  • El triple amor
Santo Domingo, RD

Me contaba Roberto: “Reuní a mi esposa y a mis hijos y les dije: ¡En esta casa el primero soy yo, después soy yo y para variar sigo siendo yo!”.

¿Crees que Roberto se ama a sí mismo?

Un escriba se acerca a Jesucristo y le hace esta pregunta: “De todos los mandamientos, ¿cuál es el más importante?”  (Marcos, 12, 28)

Jesús le respondió:

El que dice: “Oye Israel, el Señor nuestro Dios, es el único Dios. Amarás al Señor con toda tu mente, con todas las fuerzas de tu ser.  Este es el principal mandamiento. Y el segundo es: Amarás a los demás con el mismo amor que te amas a ti mismo. No hay mandamiento más importante que estos dos.”

Lo vemos en su oración al Padre, y lo expresa de una manera clara y sencilla: “Mi ruego es que mantengan siempre la unidad espiritual como Tú y Yo, Padre, la mantenemos. Y que de la misma forma que Tú estás en mí y Yo en ti, que ellos estén en Nosotros” (Juan 17, 21).

Nosotros hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, procedemos de Él, constituimos una fuente individual y permanente de valores vivos.

Cada uno de nosotros es único, especial, diferente e irrepetible. Somos mejores de lo que nosotros creemos que somos, es que somos hijos de Dios. ¡Acéptalo, crece en amor a ti mismo como Dios te creó!

Esta labor puede empezar por la “aceptación de nuestra imagen física y psicológica”. Querernos como somos y no como pensamos que deberíamos ser.

Naturalmente, ese amor hacia nosotros mismos no puede ser egocéntrico, como el de Roberto, porque él se tiene una estimación inmoderada, excluyendo a los demás. Actuar así nos convertirá en ególatras.

Nuestro amor al prójimo estará siempre en relación con nuestra estima propia y nuestro amor a Dios.

Para querer plenamente a cada hermano tal y como es y no como nosotros quisiéramos que fuera, lo primero es aprender a aceptarnos a nosotros mismos con nuestras virtudes y fallas, como Él nos ama. Con esta autoaceptación podremos amar a nuestros hermanos tal cual son.

Dios me ama tal como soy, y a ti, a él y a ella y a cada uno.

Me siento muy agradecido del Señor y quiero proclamarlo públicamente, porque me ha permitido por muchos, muchos años, contemplar a cientos de hombres y mujeres que se han aceptado como fueron creados y han ido creciendo día a día, convirtiéndose en personas que viven esta triple verdad:

- “Amar a Dios con todo su corazón, con todas sus fuerzas y con toda su mente,

- Amarse a sí mismo y

- Amar al prójimo, como a sí mismo”

______

Escrito por el doctor Rafael Francisco Bonnelly B. (1933-2020)


Más en Religión/Senderos